Manejo presupuestal fue poco efectivo: Observatorio

Desproporcionada distribución de recursos, escasa obra y sin reducción de deuda pública; al cierre del sexenio, siguen los mismos retos, pero amplificados

REDACCIÓN

CANCÚN.- El análisis del manejo presupuestal gubernamental constituye uno de los mejores indicadores de su comportamiento, objetivos y logros, y en ese sentido, al cierre del actual gobierno estatal se observa que lo destinado en los presupuestos fue básicamente para mantener la operación y funcionamiento de la administración, no se efectuaron grandes inversiones en obra pública, no se redujo la deuda pública, se transfirió su monto a más largo plazo y con un impacto mayor de intereses a cubrir.

Lo anterior fue dado a conocer en un análisis del Observatorio de Quintana Roo, que preside Eduardo Galaviz Ibarra, el cual añade que la entidad sigue con los mismos retos de hace seis años: la inseguridad, un sistema de salud ineficiente, la necesidad de una diversificación económica y de mayor inversión en obra pública; ahora, además, con el reto de atender a la población en niveles de pobreza y pobreza extrema, que creció en los últimos años hasta llegar al 47% de la población del estado.

Entre algunos de los hallazgos hechos por la asociación civil en la revisión de los presupuestos aprobados por el Congreso y publicados en el Periodico Oficial del 2017 al 2022, menciona que el monto ejercido durante esos años suma 166 mil 686 millones 578 mil 490 pesos, con un promedio anual de cerca de 28 mil millones de pesos (mdp) y una alta dependencia de las aportaciones de la federación, que en el 2022 llegaron a cerca de 29 mil mdp.

Las dependencias del Ejecutivo que mayores recursos recibieron fueron Seguridad Pública con 11.1 mil mdp —el 38% del total presupuestado— y Sefiplan, con 4.8 mil mdp. A Educación y Cultura se destinaron 2.4 mil mdp —el 8%—; a la oficina del Gobernador 1.4 mil mdp —el 5%—; en tanto que a la Secretaría de Salud se destinaron 436 mdp, el 1% del presupuesto total durante 2017 al 2022.

La asociación civil destacó que la Secretaría de la Contraloría fue una de las dependencias a la que mas se dotó de recursos, más de mil cien millones, “que si lo comparamos con los recursos recuperados en el Sistema estatal Anticorrupción y el indicador de que el principal problema del estado sigue siendo la corrupción, fue un presupuesto que no dio los resultados necesarios”.

De igual forma, a los Poderes Judicial y Legislativo se les asignó un monto total promedio de 4 mil mdp cada uno, “algo desproporcionado entre la estructura, operatividad y funcionalidad de cada uno de los poderes” y a los partidos políticos 364 mdp. 

Al rubro de paraestatales se destinó el 52% de los presupuestos, con mas de 86 mil mdp, la mayor parte a la educación en sus diferentes instituciones con cerca de 52 mil mdp; al Sistema Estatal de Salud se le destinaron más de 19 mil mdp, el 23% de lo destinado a las paraestatales; a la Juventud y el deporte 1.6 mil mdp (1.9% de lo destinado a las paraestatales); mientras que instituciones orientadas a la cultura, comunidad indigena, maya, mujeres y atención a victimas recibieron un mínimo porcentaje.

En lo que respecta a lo destinado en el periodo a la deuda pública, fue de mas de 14 mil mdp, que incluyen amortizaciones, intereses y gastos devengados por la reestructuración que se efectuó y que amplió plazos hasta de 25 años; es decir, señala el Observatorio, “seguiremos con deuda a largo plazo y con intereses que incrementarán los montos a pagar”.