DE VIVA VOZ

SALVADOR CANTO

El diputado federal por Quintana Roo, recién nombrado representante del Presidente en torno al Tren Maya, consideró que aplicar un cobro más a los visitantes será contraproducente, pues hará a la entidad menos competitiva ante otros destinos

 “Me siento muy honrado por haber sido nombrado por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, como su representante y ser el enlace directo con los empresarios para tratar lo relacionado con el Tren Maya, a fin de que se pueda llegar a buen puerto con este importante proyecto que será de enormes beneficios para el pueblo de Quintana Roo y del sureste de México”, expresó entusiasmado el diputado federal Luis Javier Alegre Salazar, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

De Viva Voz, el también presidente de la Comisión de Turismo en la Cámara de Diputados, dijo no estar de acuerdo con el impuesto del 10% que se le comenzará a cobrar a los turistas que lleguen a Quintana Roo a partir de abril próximo, pues remarcó que lo que se requiere en estos momentos es ser más competitivos, y aplicarles un cobro más a los visitantes será contraproducente para la entidad en comparación con otros destinos.

En torno a su desempeño legislativo, reconoció que pese a las expectativas adversas que hubo en algunos sectores por haber llegado por la vía de representación proporcional, “la verdad me siento contento, he trabajado en más de 40 iniciativas, he defendido al sector turístico en todo momento y las pruebas ahí están, te puedo decir que estoy muy contento con esta oportunidad que me dio el presidente y el partido”.

Sobre el actual proceso electoral consideró que será complejo, porque las votaciones se llevarán a cabo en plena pandemia, lo que podría ocasionar que los sufragios no sean muy altos y en torno a los candidatos que su partido eligió, algunos en busca de la reelección, les deseó suerte y que ojalá hagan bien su trabajo.

A pregunta directa sobre si aspira a llegar a ser gobernador de Quintana Roo dejó abierta la posibilidad, pues remarcó: “todos podemos aspirar a servir a nuestro Estado en las capacidades que la ciudadanía y las circunstancias lo permitan”. No obstante, dijo que por ahora además de que quiere terminar su periodo como diputado federal, tiene la responsabilidad adicional que le confirió el presidente.

 

—¿Qué significa para Luis Alegre Salazar ser representante del presidente de la República y enlace directo ante los empresarios de Quintana Roo para tratar y atender las dudas en torno al Tren Maya?

—Es un honor que el presidente me haya distinguido con esa confianza para ser su representante y enlace ante los empresarios de Quintana Roo para llevar a buen puerto este importante proyecto del Tren Maya al que yo le llamo “crucero tierra adentro” por todos los beneficios que tiene para la entidad y todo el sureste de México.

En este caso, me encargaré de ser el enlace para aclarar duras, que no haya más desinformación y que todo sea de manera transparente. Debo aclarar que la parte operativa la sigue teniendo Fonatur, yo no tengo ningún cargo operativo, es más, no estoy en la nómina de Fonatur ni de Presidencia.

 

—¿Cómo es que lo nombró el presidente?

—Me mencionó que tras una reunión de gabinete surgió la necesidad de tener un representante permanente en Quintana Roo para atender el tema del Tren Maya, en particular con los hoteleros. Como sabemos, el motor de la industria de Quintana Roo es el turismo y en particular el internacional, entonces los hoteleros manifestaron su preocupación por una posible afectación a las vialidades durante el periodo de la construcción del tren y en esa reunión de gabinete, mi nombre surgió y el presidente tuvo a bien hacerme esta invitación para ser su representante personal. Déjame decirte que hay una relación cercana con el presidente de muchos años y pues también venimos trabajando con el proyecto del Tren Maya, yo estuve en el grupo de obras e infraestructura del candidato Andrés Manuel en donde se cuajaron todos los proyectos de infraestructura importantes que se están llevando a cabo en esta administración y muchos de los representantes que hay ahora como parte del Ejecutivo de ahí salieron, de ese grupo; soy el único que me fui al Poder Legislativo y desde ahí busqué la presidencia de la Comisión de Turismo, precisamente para fortalecer estos trabajos.

 

—¿Por qué están en contra algunos empresarios en torno a este importante proyecto para el Sureste del país?

—En su gran mayoría los empresarios están a favor de este proyecto, porque saben que representa una enorme inversión de infraestructura en nuestro estado. Estamos hablando de un proyecto generacional y parte de la preocupación del sector hotelero, en particular el de Cancún, es que durante el proceso de la construcción se pudieran generar problemas en la vialidad en lo que se construyen las vías del Tren Maya y el presidente escuchó estos mensajes y aprovechando la experiencia que tuvo como jefe de gobierno en la Ciudad de México, en donde se construyeron los segundos niveles, anunció que el tramo cinco norte de Cancún a Playa del Carmen será elevado, y esa es una gran noticia, pues además serán los ingenieros del Ejército los que la llevarán a cabo. Entonces, mi función será precisamente acercar la información correcta a los empresarios que pudieran todavía tener dudas al respecto para que se sumen y esa será mi función.

 

—¿Por qué dice que el Tren Maya es un “crucero tierra adentro”?

—Un pasajero de cruceros del Caribe, según su presupuesto viaja cinco, seis o siete días y visita diferentes islas, pues eso es lo que yo le veo al Tren Maya, es decir, cuando se llegue al aeropuerto de Mérida o Cancún y se quiera visitar Palenque, que no se haga en las 9 o 10 horas del trayecto, sino que lo hagan en 9 o 10 días, que el turismo vaya parando y pernoctando, comiendo en el camino y sea ese parte del beneficio, y creo que toda la sociedad debemos verlo con buenos ojos porque traerá una inversión importantísima. En el caso de Quintana Roo, es el único estado que no tiene red ferroviaria y eso implica mucha obra con importante generación de empleos, desarrollo económico, bienestar y además estamos creando infraestructura que va articular pueblos que estaban desarticulados.

 

—¿Qué ha pasado con el tema de la descentralización de la Secretaría de Turismo, aún no concretada pese a ser un compromiso del presidente?

—Ya se está trabajando. El meollo del tema es que la mega escultura de Chetumal fue construida adentro de la Bahía en lo que legalmente se considera terrenos ganados al mar, por lo que se convierte en terrenos de la federación, pero se construyó con recursos de Quintana Roo y la federación nunca tuvo la intención de hacerse de ese edificio como propio como un tema legal a través de la Semarnat. Entonces, eso ha sido parte de lo que ha retrasado este tema, tengo información de que ya hizo ese trámite ante la Semarnat, ya se selló, ahora se están llevando a cabo las sesiones de comodato entre el Gobierno del Estado y la Sectur para que se ocupe el espacio que se requiere, que es todo el primer piso.

Lo que puedo comentar es que la Sectur está tratando de ajustar qué áreas son las que se vendrán para acá, pues hay que recordar que una parte importante de su personal son los Ángeles Verdes y estos no se pueden operar desde donde empieza México, se tiene que hacer desde el centro del país por un sistema operativo, ya que sería más caro enviar unidades desde Chetumal a Tijuana que desde la Ciudad de México.

 

—Llegar a una diputación por la vía de representación proporcional siempre genera polémica entre la ciudadanía, pues hay quienes dicen que es inmerecido y muchas veces ni conocen al funcionario porque no hizo campaña. ¿Qué hace diferente a Luis Alegre de esta situación?

—Primero que nada, es verdad; muchos decían que no haría nada, pero déjame comentarte que soy de los diputados de Quintana Roo que más propuestas ha hecho, y la mayoría de ellas enfocadas a beneficios directos para el estado. Yo estoy muy contento con esta oportunidad, traduje la Constitución del Estado de Quintana Roo en lengua maya, hice una caravana con la que recorrimos 67 pueblos para recabar las firmas de 317 dignatarios mayas y al mismo tiempo les llevamos servicios médicos gratuitos a más de 20 mil familias en la zona maya con Rayos X, clínicas móviles, medicamentos, entregamos más de tres mil lentes. Además, durante la pandemia arrancamos una campaña denominada “echemos los kilos por Quintana Roo”, en donde me pusieron el “Diputado Frijol” porque se me ocurrió recabar seis toneladas de granos básicos pero logramos 15 y de ahí llegamos a 20, 30, 40 y saltamos hasta las 60 toneladas, hasta que decidimos llegar a las 100 toneladas y finalmente, terminamos entregando 124 toneladas de comida, frijol, maíz, azúcar, tomate cherry, carne de res, pescado, papaya y sandía y lo entregamos desde Solferino en Lázaro Cárdenas, hasta la zona limítrofe con Campeche con lo que apoyamos a 496 mil quintanarroenses sin usar un solo peso de gobierno municipal, estatal y federal, pues todo fue mediante gestión directa con empresarios y amigos. Me gusta lo que estoy haciendo, no sólo en la parte legislativa, sino en todo este trabajo que vengo haciendo en Quintana Roo y esa es una carta de presentación.

 

—Atender a los pueblos mayas es continuar con el legado de su padre, don Gastón Alegre, ¿qué representa esto para usted?

—Efectivamente, de él lo aprendí. Yo recibí, en mi opinión, un reconocimiento inmerecido del Gran Consejo Maya en 2018: me reconocen por el impulso a la comunidad maya y creo que todo eso habla del gran trabajo que hizo mi padre. En ese evento pedí dar un discurso y aunque no hablo maya, fonéticamente preparé un discurso en el que me comprometí a entregar la Constitución del Estado de Quintana Roo en maya y para eso pedí apoyo a muchos amigos para que me ayudaran a traducir este documento jurídico. Uno de los objetivos fue preservar el idioma y la cultura maya, pues si no hacemos nada para que se mantenga, en dos o tres generaciones podría desaparecer. Ahora hay que impulsar la lectura y escritura en maya en las comunidades en particular para que esto se pueda mantener.

 

—Como representante de Quintana Roo y presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados y luego de todo lo que ha pasado con la industria a causa de la pandemia, ¿cree existan las condiciones para que el turismo sea ya una prioridad e incluso tema de seguridad nacional?

—Yo presenté un exhorto a mi excompañera Tatiana Clouthier, ahora secretaria de Economía, para que se considere al sector turismo como un área prioritaria para México y claro que no vamos a quitar el dedo del renglón, es importante impulsar esta industria principalmente para nosotros, sobre todo porque no hubo un estado más afectado en México por el tema de la pandemia que Quintana Roo. Se perdió una cuarta parte de los empleos formales, más los informales, los indirectos y los que yo les llamo la demanda insatisfecha que son aquellos que habrían buscado trabajo, lo hubieran conseguido pero las empresas no estaban contratando. De hecho, aquí se tuvo más bajas formales que en la misma Ciudad de México, pues a pesar de que nosotros “le pegamos” a los dos millones de habitantes y la Ciudad de México a los 30 millones. Tan sólo en Cozumel no para un crucero desde febrero del año pasado más que para bajar tripulación mexicana, por lo que definitivamente tenemos que buscar mecanismos.

 

—¿Cómo ve el nuevo impuesto de 10 dólares que se le comenzará a cobrar a los turistas en Quintana Roo a partir del próximo mes, cree que eso beneficiará al Estado?

—No estoy de acuerdo porque ya existe un impuesto y en estos momentos lo que necesitamos es ser más competitivos, ahora más que nunca, pues Estados Unidos, que es nuestro principal cliente, ya ha aplicado más de 60 millones de vacunas y su población va a comenzar a viajar y ya lo estamos viendo aquí en Quintana Roo con un aumento en la ocupación hotelera; lo que menos queremos es que a través de un impuesto como este haya complicaciones, es decir, que los turistas vean esto de forma negativa u opten por viajar a otros destinos en donde no se los cobran. Déjame decir que en la Cámara de Diputados yo me opuse al incremento del DNR (Derecho de No Residente) que se intentó hacer y aunque en un principio se aprobó, los compañeros senadores la frenaron, nos la regresaron y con esa modificación de ellos nosotros dimos marcha atrás, pues era claro que se incrementaría más el costo del pasaje hacia México y eso nos hace en estos momentos un destino menos deseable.

 

—En ese contexto, como diputado federal, ¿qué opina del tema del aborto, así como de la legalización de la mariguana?

—En el tema del aborto es un asunto que se tiene que estudiar, no tomar una decisión a la ligera y en torno a la mariguana, creo que se está convirtiendo un problema de seguridad pública en uno de salud pública.

 

—En la parte política, ¿cómo ve el proceso electoral y particularmente, la reelección que buscan actuales presidentes municipales emanados de Morena?

—Tengo entendido que por lo menos en Morena, unas mil 300 personas se inscribieron para 15 cargos, 11 presidencias municipales y cuatro diputaciones federales en Quintana Roo y los resultados, evidentemente, iban a dejar a mucha gente insatisfecha; yo no participé en el proceso de las encuestas que contrataron por fuera, el CEN del partido lo organizó, yo me di por notificado cuando el partido anunció los candidatos y por lo tanto yo no soy una persona para revisar ese tema porque no fui parte de la decisión. Ya el delegado de la tercera circunscripción, Oscar Cantón, hizo los anuncios de los resultados y explicó cómo se dieron. Ahora, el proceso viene complejo, estamos llevando a cabo elecciones en plena pandemia y eso le agrega una complicación mayor. Creo que no nos debemos de sorprender de que siendo elecciones intermedias y en plena pandemia, la votación no sea muy alta.

 

—¿Qué opina del tema de Aguakan y la lucha que existe por retirarle la concesión, cree que es viable?

—Yo entiendo que Aguakan ha generado utilidades importantes durante este periodo de su concesión y sin embargo no ha habido la reinversión necesaria para mantener los estándares que necesitamos en el sistema de tratamientos y distribución del agua. Yo creo que si Aguakan no cumple, habría que hacerle una revisión minuciosa a su concesión. De hecho, vemos que hoy muchos servicios están concesionados y ese modelo no ha funcionado, así que yo sería de la idea de que todas las concesiones que se han entregado, deban ser supervisadas con mayor detenimiento y que los mecanismos para poder revocarlas puedan estar más claros y evitar que puedan llevar a cabo un perjuicio a la ciudadanía.

 

—¿Qué opina respecto al tema del arraigo, sobre todo de quienes aspiran a cargos públicos en Quintana Roo?

—Nosotros somos un estado muy joven, realmente es difícil buscar personas que sean de dos o tres generaciones de Quintana Roo porque no existen. Yo creo que hay que tomar en cuenta eso y si bien el arraigo es importante para asegurarte que las personas que están buscando los cargos tengan el conocimiento de la entidad, hay que entender que hay mucha gente capaz en la República que puede ocupar cargos que pudieran ser benéficos para el estado, que tal vez sería en áreas técnicas pero importantes para el desarrollo. Por ejemplo estamos viendo el desarrollo del Tren Maya y ese conocimiento no existe en Quintana Roo, por lo que hay que traer gente de afuera, aunque no sean de acá porque necesitamos de sus conocimientos.

 

—¿Nos puede recordar algunas de las iniciativas ha presentado?

—Hay una relacionada al uso de dispositivos digitales para trámites migratorios en el aeropuerto, pues nos ha tocado ver en temporada alta que se llena la sala de migración y muchas veces hay turistas esperando afuera con bebés en brazos, con maletas, sudando y esa no es la experiencia que queremos darle a los visitantes. Por eso propuse que se dote la facultad al Instituto Nacional de Migración de poder utilizar dispositivos digitales para agilizar los trámites migratorios. Esta iniciativa pasó prácticamente por unanimidad, sólo con un voto en contra, no hubo ninguna abstención. Tengo otra que pasó también por unanimidad que tiene que ver con el turismo médico, que es un segmento altamente transversal, pues hablamos de un paciente que viene a tratarse a México porque es menos costoso y lo que promovemos es que se generen las condiciones para que los pacientes, especialmente de Estados Unidos y de Canadá, vean a través de sus compañías de seguros, la opción de venirse a tratar en su servicio médico a México. Somos el país número uno en turismo dental en la frontera norte, no genera pernocta, pero sí genera turismo y somos el país número dos en turismo médico, después de Tailandia, y creo que tenemos todas las condiciones para ser el número uno por la cercanía que hay con Estados Unidos. De igual manera hay otra para el sistema de votación digital, porque el proceso como está actualmente, en boleta, está sujeto a mucho fraude, pero si se emite el sufragio de forma electrónica se va a ir directamente a la nube codificada, no hay apagones y se respalda inmediatamente, no hay forma de tumbar un sistema, además los resultados de una elección serían más inmediatos y confiables, pero además menos costosos para todos.

 

—En noviembre pasado tuvimos la oportunidad de entrevistar a don Gastón Alegre y dijo sentirse orgulloso de su hijo, que es un hombre preparado, que habla cuatro idiomas y que tiene la capacidad para ser gobernador de Quintana Roo, aquí la pregunta sería: ¿Luis Alegre Salazar quiere ser gobernador?

—Yo creo que todos podemos aspirar a servir a nuestro estado en las capacidades que la ciudadanía y que las circunstancias lo permitan. Actualmente quiero terminar la diputación, porque hemos hecho un buen trabajo legislativo y también dentro de la sociedad. Mi trabajo en estos momentos es como diputado y así voy terminar, y hoy tengo una responsabilidad adicional que me confiere el presidente como su representante en el Estado para ser enlace con los empresarios en torno al Tren Maya. Yo le pedí al partido no buscar la reelección como diputado federal porque si en algún momento se presenta la oportunidad de la siguiente elección, no sería muy sensato que a los seis meses esté pidiendo licencia después de haber pedido el voto para aspirar a otro cargo. Eso no quiere decir que esté casado con el proceso del 2022, pero en la medida que yo pueda, desde mi trinchera seguiré trabajando.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí