Con el compromiso de aportar una mirada objetiva sobre las distintas problemáticas que enfrenta la sociedad, El Despertador de Quintana Roo ha privilegiado el género del reportaje, presentando cada semana una investigación de fondo, que posibilite a nuestros lectores un ejercicio sustentado de reflexión y análisis. Ofrecemos a continuación una serie de textos introductorios de algunos de los temas abordados en nuestras páginas durante los últimos meses. Los textos completos y varios más se encuentran disponibles en nuestra sección REPORTAJE.

POR SALVADOR CANTO

 

 

LAS AGUAS TURBIAS DE AGUAKAN

Pese a la ineficiencia, abusos e incumplimiento de normas sanitarias exhibidos una y otra vez a lo largo de los años, la rescisión de la concesión que posee la empresa hasta 2053 es tan sólo una bandera política recurrente en cada campaña electoral

 

Desde el 20 de octubre de 1993, el gobierno del Estado en la administración de Mario Villanueva Madrid condenó a los ciudadanos de Benito Juárez (incluidos los de Puerto Morelos que aún pertenecía a Cancún), así como de Isla Mujeres, a pagar por el servicio de suministro de agua potable que con el paso de los años se ha convertido en uno de los más caros e ineficientes del país, en manos de la empresa Desarrollos Hidráulicos de Cancún SA de CV mejor conocida como Aguakan, propiedad de la familia Ballesteros, una de las más acaudaladas de la República Mexicana.

El castigo para las miles de familias se amplió el 11 de diciembre del 2014, luego de que la XIV Legislatura aprobó prorrogar anticipadamente la vigencia del título de concesión para la prestación de los servicios públicos de agua potable, alcantarillado, saneamiento y tratamiento de aguas residuales hasta el 31 de diciembre del 2053, añadiendo al municipio de Solidaridad.

De igual manera, la empresa tiene a su favor leyes y reglamentos hechas por diputados locales que le permiten incluso suspender el servicio a quien no pague, además de cobrar mes con mes una cuota de consumo a pesar de que el usuario continúen sin el suministro del vital  líquido.

 

 

PARAÍSO DE LA PROSTITUCIÓN

En internet, redes sociales y en la vía pública, el “comercio de la carne” se oferta las 24 horas del día sin problema alguno en Cancún, sin ninguna restricción a lo largo de toda la pandemia, bajo la complicidad y corrupción de los tres niveles de gobierno

 

Sin restricción alguna, la prostitución en todos los niveles ha sido la única actividad que se ha mantenido en funciones durante toda la pandemia por COVID-19 en Cancún, bajo la complicidad y corrupción de las autoridades de los tres niveles de gobierno que se han mantenido indolentes a pesar de los riesgos sanitarios que ello implica.

Quintana Roo junto con la Ciudad de México, Baja California, Chihuahua y Guerrero, son las entidades donde se concentra más del 80% de casos de prostitución con mujeres mexicanas y extranjeras, según informes de la Comisión Unidos VS Trata que encabeza Rosa María de la Garza (Rosi Orozco).

En internet, redes sociales y en la vía pública, el “comercio de la carne” se oferta las 24 horas del día sin problema alguno; incluso en casos más graves, hay indicios de prostitución de menores de edad, lo que mantiene la percepción del Caribe Mexicano ante el mundo como un destino idóneo para la explotación sexual infantil.

En diversas zonas de la ciudad bajo la fachada de “casas de masaje” y/o spa, proliferan los negocios clandestinos y en las céntricas supermanzanas 64 y 66 de este municipio, hay decenas de viviendas que a la vista de todos son utilizadas para esta actividad por mujeres que con diminuta ropa ofrecen desde las banquetas sus servicios sexuales a todo quien pasa por ahí.

 

 

MÉXICO MILITARIZADO

La asignación cada vez más amplia de atribuciones a las Fuerzas Armadas, incluso del ámbito civil –irónicamente, de manos del presidente que prometió devolverlas a los cuarteles–, les otorga un poder que en determinadas circunstancias podría poner en riesgo la estabilidad del país

 

Históricamente, el Ejército Mexicano tenía como principales misiones orgánicas la defensa de la soberanía y el territorio nacional, la preservación de la seguridad interior, el combate al narcotráfico, la aplicación de la Ley Federal de Explosivos y Armas de Fuego y la ayuda a la población civil en casos de desastre mediante la aplicación del Plan DN-III-E.

Sin embargo, desde hace tres administraciones federales lleva sobre sus hombros tareas más complejas, relacionadas de lleno con el combate a la delincuencia en casi todos los niveles, pero además, durante el actual gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, quien desde el 2010 hablaba e insistía en todo acto público que las Fuerzas Armadas deberían de regresar a sus cuarteles, hoy en el poder no sólo las mantiene como el escudo de acción en materia de seguridad del país a través de la creación de la Guardia Nacional (GN), sino que además les ha conferido funciones adicionales que los facultan a hacer detenciones que antes no podían hacer de acuerdo a la Constitución.

Pero lo más lamentable es que también a las Fuerzas Armadas les ha encargado responsabilidades civiles como la de construir el Aeropuerto “Felipe Ángeles” en la Ciudad de México, los tiene haciendo carreteras, hospitales y sucursales del Banco del Bienestar en distintos puntos del país, se encargarán de un tramo del Tren Maya, lo cual es contrario al discurso que mantuvo en campaña durante más de 10 años, de que en seis meses los regresaría a sus cuarteles; por el contrario, estas acciones equivalen a otorgarles más poder.

 

 

ZONA HOTELERA, CONDENADA A MUERTE

Envejecido prematuramente, sobredensificado y con servicios colapsados, el principal destino turístico de América Latina sucumbe tras décadas de construcción desmedida, cobijada por la corrupción y la impunidad, pese a los daños ecológicos irreversibles

 

En los últimos 20 años, Cancún se ha convertido en un destino de corrupción e impunidad en materia ambiental que se refleja con una sobredensificación de la zona hotelera, un colapso en su drenaje y servicio de agua potable, una grave contaminación en el sistema lagunar, algunos proyectos frenados por medio de litigios precisamente por violar las leyes y reglamentos que reflejan la opacidad con la que se han conducido las autoridades de los tres niveles de gobierno.

De acuerdo con el abogado ambientalista Gerardo Solís Barreto, quien entre muchos casos encabeza el litigio contra la polémica construcción de un hotel de la cadena RIU en la tercera etapa de la Zona Hotelera, el problema que hay en Cancún es que todas las autoridades han sido omisas para hacer que se respeten las leyes.

“Lamentablemente, como van las cosas, Cancún no llegará a otros 50 años por tanto daño ambiental que se ha cometido y lo grave de esto es que lo que ocurre en la zona hotelera se replica también en la ciudad, en donde los empresarios se han acostumbrado a construir sin permisos y luego pagar las multas, lo que nos está llevando al precipicio en materia ecológica”, explicó el litigante y activista en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

 

 

HARTAS DE SER VÍCTIMAS

Tras clamar justicia inútilmente una y otra vez ante las autoridades, organizaciones feministas se han declarado en pie de lucha permanente, en exigencia de atender el creciente problema de los feminicidios y dejar de minimizarlo

 

Quintana Roo ocupa el quinto lugar nacional con mayor impunidad en feminicidios, con base en la más reciente estadística emitida por la organización “Impunidad Cero” en su reporte 2020 que pone en primer lugar a Baja California Sur, seguido por Guerrero, Jalisco y Colima.

De acuerdo a diversos colectivos feministas en la entidad, existe el reporte de casi un centenar de casos de feminicidios en lo que va del presente año en Quintana Roo, la mayoría de ellos se concentra en el municipio de Benito Juárez, pero la fiscalía apenas reporta 12 documentados, incluido el de la joven Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado.

Cabe recordar que a pesar de la fuerza que ha cobrado el movimiento feminista en México, los asesinatos de mujeres cada vez se presentan de forma más alarmante en todo el país y Quintana Roo no ha sido la excepción.

En Quintana Roo siete de cada 10 feminicidios quedan sin castigo, de acuerdo a un reporte de Impunidad Cero, que establece que el caso de Bianca Alejandrina, joven de 20 años conocida como ‘Alexis’ y cuyo crimen provocó una protesta feminista que fue reprimida a tiros frente al palacio municipal de Benito Juárez generó repudio en indignación a nivel nacional.

Información de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo establece que de enero a septiembre pasado se han reportado al menos 40 mujeres asesinadas, la mayoría de los casos han ocurrido en Playa del Carmen y Cancún. Pese a ello, el titular de la dependencia, Oscar Montes de Oca Rosales, comenta que solamente una mínima parte que son alrededor de 12 a 15 casos en la entidad han sido tipificados como feminicidios, con base en lo establecido en la propia ley.

 

 

REBOSANTE DE PODREDUMBRE

El sistema de drenaje sanitario en Cancún, inadecuado e insuficiente, se suma a las problemáticas desatendidas durante décadas a pesar de su continuo agravamiento, que, como una bomba de tiempo, amenazan con colapsar el principal polo turístico del país

 

La saturación constante del drenaje sanitario en Cancún exhibe la falta de infraestructura adecuada por parte de la concesionaria Aguakan, empresa que señala que tan sólo en Benito Juárez hay poco más de 145 mil viviendas que tienen conectado el sistema pluvial a sus instalaciones, lo que provoca que en periodos de lluvia se registre un constante colapso y, por ende, se rebosen las aguas negras de las coladeras.

El gobierno municipal, a través de la Secretaría de Ecología y Desarrollo Urbano, destaca que la mala planeación que se viene arrastrando desde hace muchos años ha generado que existan fallas en los sistemas de drenaje y por ello es que para atender el tema pluvial se han tenido que construir pozos de absorción para que el agua pueda escurrir.

De acuerdo con Salvador Diego Alarcón, director general de Obras Públicas, en Benito Juárez existen alrededor de 6 mil pozos en toda la ciudad; sin embargo, alrededor del 50% presenta problemas de saturación; además hay estudios que indican que se requieren entre 30 y 40 pozos adicionales en el municipio para afrontar las temporadas de lluvias, además de desazolvar periódicamente los existentes.

Cancún se convirtió en una ciudad de rápido crecimiento en la que fue casi imposible crear proyectos de infraestructura adecuada para cada colonia, por lo que en diversos sectores los pozos de absorción y de drenaje son casi inexistentes, lo cual pone a sus habitantes en serios problemas cuando llueve, con calles inundadas, e incluso domicilios.

Estudios indican que el mal manejo de aguas residuales y el crecimiento hotelero desmedido del centro turístico más importante del país como lo es Cancún, aunado a Puerto Morelos y Playa del Carmen, son las  principales causas del daño que sufre en la zona el Sistema Arrecifal Mesoamericano, una barrera coralina que se extiende por más de mil kilómetros en el Caribe, entre México, Belice, Guatemala y Honduras.

 

 

INVASIONES, “NEGOCIO” IMPUNE E INTERMINABLE

Al menos 70% del desmesurado crecimiento de la mancha urbana de Cancún se ha debido al despojo y ocupación ilegal de tierras, modus vivendi y botín electorero de muchos, en contubernio con autoridades, durante décadas

 

A pesar de ser un delito que se castiga con cárcel, la invasión y/o despojo de propiedades en Quintana Roo –en plena pandemia por COVID-19 que no frena sus contagios– se mantiene de forma impune y más aun, como siempre ocurre en pleno arranque de cada proceso electoral, cuando actores políticos y sus allegados buscan sacar provecho de la situación a través de organizaciones, lo que en cualquier momento podría desencadenar mayores problemas en materia de seguridad debido al engaño con el que se conducen.

Son cientos de familias que actualmente se encuentran convertidas en un “botín político-electoral” a través de diversos grupos que manejan las invasiones en zonas irregulares o se aprovechan de predios en disputa, con la única finalidad de incrementar su padrón electoral.

Carlos Ríos Castellanos, titular de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable en Quintana Roo, señala que existen algunas denuncias por invasiones, pero remarcó que en primera instancia le corresponde a la Secretaría de Seguridad Pública actuar, debido a que se estaría infringiendo la ley con este tipo de acciones, y desde luego los municipios, que deben de cuidar su territorio.

La Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus), reconoce la existencia de al menos 40 zonas con más de 30 mil lotes irregulares en Benito Juárez y sus límites con Isla Mujeres y además, la Fiscalía General del Estado cuenta con poco más de un centenar de carpetas de investigación por invasión que no se han resuelto hasta la fecha.

Históricamente, el crecimiento desproporcional de la ciudad de Cancún derivado de la alta inmigración que se registró a partir de los primeros años de su fundación ha sido con base en invasiones, y a 50 años de distancia la problemática continúa.

De hecho, las autoridades consideran que al menos el 70% del crecimiento de la ciudad de Cancún ha sido con base en invasiones y su posterior regularización, sólo que ahora la situación es más grave debido a que no existe infraestructura adecuada y cada vez el problema es mayor, sobre todo porque detrás de estas acciones existen grupos delictivos que lucran en algunos casos con la necesidad de la gente, pues en otras circunstancias hay familias que han hecho de la invasión un modus vivendi.

 

 

EL NEGOCIAZO DE LOS ESTACIONAMIENTOS: RICOS A CAMBIO DE NADA

Durante varias administraciones municipales se han privatizado impunemente espacios que deberían ser libres, cobrando por su uso sin asumir responsabilidad alguna por posibles daños o robo, y sin que ninguna autoridad actúe a favor de los ciudadanos

 

Bajo el amparo de la impunidad y durante varias administraciones municipales, los estacionamientos se han convertido en un gran negocio para algunos empresarios que han privatizado espacios que deberían ser libres tanto en plazas comerciales como en edificios públicos, tal y como lo establece el Reglamento de Construcción de Benito Juárez.

Cada año ingresan a la tesorería municipal poco más de 450 mil pesos por concepto de permisos de funcionamiento expedidos a administradores de estacionamientos en plazas comerciales y a cada empresa sus ganancias se le multiplican por millones de pesos. Por ejemplo, la de Plaza Las Américas obtiene ingresos por arriba de 60 millones de pesos al año.

Rafael Ortega Ramírez, presidente de la Asociación Civil “La Fuerza del Consumidor”, dejó en claro que el reglamento de construcción establece que las plazas comerciales deberán dejar un cajón de estacionamiento por cada 15 metros cuadrados construidos y a pesar de ello, eso no se cumple.

Puntualizó que en gran medida el que se mantenga el cobro de los estacionamientos  obedece a que la misma ciudadanía sigue acudiendo a las plazas y pagan por entrar a consumir a los negocios. “Lo he dicho en muchas ocasiones, aquí los ciudadanos cometemos el error de acudir a las plazas y pagar; deberíamos de actuar como se hizo hace algunos años en Mérida, Yucatán, en donde la sociedad se unió y logró que quitaran el servicio de cobro en todas las plazas comerciales en menos de 15 días, pues dejaron de acudir a ellas y las pérdidas para los negocios fueron incuantificables, por lo que optaron por retirar las plumas”, explicó.

Pese a la pandemia por COVID-19 y la lenta recuperación económica de la ciudad, para cientos de familias de Cancún que buscan acudir a las plazas comerciales a disfrutar momentos de distracción, les resulta caro y de mucho riesgo, pues a pesar de que les cobran por el uso del estacionamiento, la empresa no se hace responsable de los daños que pudieran ocurrirles a los autos, como “cristalazos” o que, de plano, sean robados, pese a que es una obligación con base en lo estipulado en la reglamentación municipal.

 

 

 

AUMENTAN PRECIOS, BAJAN SALARIOS

Costo de la vida, canasta básica y servicios se vuelven inalcanzables; el lento proceso de reactivación económica, insuficiente para paliar el cierre de negocios y la pérdida de empleos, situación agravada por un repunte de la inflación superior a lo previsto

 

La pandemia por COVID-19 no sólo ha provocado una imperante pérdida de empleos en Quintana Roo derivada de la falta de turismo que es el único motor de la economía, sino que, además, de manera paulatina también genera un incremento en el precio de los productos de la canasta básica y de múltiples servicios ante la baja del poder adquisitivo de quienes han logrado mantener su trabajo, aunque con ingresos muy por debajo de lo que percibían hasta antes del problema sanitario.

Pero además existen ya decenas de negocios en todo el estado que han tomado la decisión de cerrar sus puertas ante lo complicado de la situación, y uno de los municipios que más se ha visto impactado con ello es Benito Juárez.

Rafael Ortega Ramírez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Cancún, advirtió que en la ciudad, entre dos y tres de cada 10 Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) han cerrado o están en fase de hacerlo definitivamente antes de finalizar el año a causa de la pandemia, pues a pesar de una reactivación que ha comenzado a darse, ésta es lenta y hasta la fecha no han encontrado la forma de poder afrontar sus gastos.

Por su parte, el asesor financiero Rafael del Moral González advirtió que como consecuencia de la pandemia, la inflación está creciendo más allá de lo que esperaba el gobierno federal, “andamos arriba del 4%, cuando lo pensado era que llegaría máximo al 3%; es peligroso y preocupante y lo estamos viendo en las cuentas del súper, la baja del poder adquisitivo derivado de la pérdidas de empleos y el salario inferior de la  gente que ha podido conservar sus trabajos”, explicó.

 

 

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTURO

Su acelerado y anárquico desarrollo hotelero y urbanístico, en absoluta e impune transgresión a los instrumentos de regulación y control ambiental la ponen camino a repetir, multiplicadas, las problemáticas que hoy padece la zona turística de Cancún

 

A pesar de ser un área con un alto potencial turístico, que crece a pasos agigantados con una docena de hoteles de lujo en funcionamiento y otros más en proceso de construcción, la Zona Continental de Isla Mujeres –donde se encuentran los desarrollos Playa y Costa Mujeres, que comprende además toda la parte conocida como Isla Blanca– corre el riesgo de padecer los mismos, graves, problemas ambientales que actualmente enfrenta Cancún, debido a que no se respetan las leyes y reglamentos al respecto.

Además, existen polígonos que se mantienen como tierra sin ley, donde los despojos y litigios de predios continúan a la orden del día, pese a que toda esta parte debería de tener mayor atención, en virtud de que forma parte de la Gran Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano, decretada en diciembre del 2016.

Todo ello, aunado a los graves problemas de contaminación al subsuelo que ya se presenta en la parte urbana conocida como Ciudad Mujeres donde no existe drenaje, la venta de tierras para asentamientos humanos sigue de forma desmedida y sin control, además de la existencia de cuatro basureros (rellenos sanitarios), tres de ellos clausurados y uno en funcionamiento, que en su conjunto generan una grave contaminación al sistema lagunar Chacmuchuch con el escurrimiento de lixiviados, particularmente el conocido como “Sufre y Calla”.

Cabe destacar que después de los problemas de inseguridad, los delitos ambientales son los hechos que más dañan la imagen de Quintana Roo y la zona norte del estado, es un ejemplo claro de que con una maleta llena de dinero se puede devastar y afectar el medio ambiente para construir un hotel de lujo o cualquier otro proyecto, aún sin contar con los permisos conducentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí