EN LA OPINIÓN DE…

AMADOR GUTIÉRREZ GUIGUI

Qué sorpresa me he llevado al ver la noticia de que el equipo de los Rangers de Texas de las Grandes Ligas ha anunciado que para la temporada 2021 tendrá un aforo completo en su estadio. Como quien dice, el Globe Life Field podrá tener llenos en las gradas para ver a los vigilantes en la temporada regular, pese a que seguimos en pandemia y no se ha declara su fin.

Las normas locales de varias ciudades de los Estados Unidos han permitido a los equipos profesionales el que regrese la afición a sus butacas en porcentajes bajos, entre un 10 hasta un 30 por ciento dependiendo de la capacidad del inmueble y las reglas estatales de sanidad.

Lo vimos inclusive en el súper tazón de americano, o en la pelea del Canelo en Miami, también en la serie mundial, algo que cada vez es más recurrente. Además, que varios otros clubes de baloncesto lo han empezado a hacer igual.

La decisión radica en que el gobernador tejano declarara hace unos días que en Texas no es obligatorio el uso de la mascarilla, y otras normas que en la nueva normalidad son vitales. Lo ha dejado opcional de la población. Entonces, da libertad de mercado a que los negocios abran sus puertas y en el caso del béisbol profesional podrán tener 100 por ciento de aforo, eso sí, los Rangers han dicho que la gente que asista tendrá que cumplir las reglas de sanidad internacionales como el uso de la mascarilla a excepción cuando este comiendo o bebiendo en sus asientos.

Esta semana igual hubo un anuncio respecto a la asistencia a los deportes y es que los Juegos Olímpicos tendrán asistencia de fanáticos en Tokio pero solo de locales no habrá turistas.

La realidad es que el deporte de paga en todas sus modalidades necesita si o si a su aficionen los inmuebles, es un tema económico comercial y de aliciente, al igual que los aficionados necesitan sentir a sus equipos cerca. Cada vez se está más cerca de una normalidad donde podamos disfrutar de lo que teníamos como aficionados, sin embargo, mucho depende de nuestro comportamiento y que los gobiernos vacunen a su población. Entre más rápido sea esto último, más rápido llegara el fin. Mientras tanto se necesitan pruebas, pruebas y más pruebas.

En México parece que nos tardaremos un poco más para llenar estadios, dado que las cosas son muy lentas y no quiero decir que son pretextos e la autoridad federal para no abastecer plenamente el tema de la vacunación, porque no es cuestión de dinero o de almacenamiento, es simplemente gestión ante el mundo. Aunque en muchos lugares ya se han aceptado fanáticos en las gradas, lo vimos en el béisbol de la Liga del Pacifico, en la primera división de futbol y otros espectáculos, eso sí, con aforos muy limitados.

Sin embargo, en el metro de la ciudad de México sí parecen estar en estadios llenos. Incongruencias.

Síganme por twitter en @AmadorG_G

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí