Los 25 Chiflados… – Así nos vemos

Edgar Prz

La semana pasada se dio una cosa curiosa, un evento sui generis, algo chusco, en donde un grupo de respetables, críticos y preocupados chetumaleños que forman el Frente Cívico Quintanarroense le otorgaron un diploma de ‘antirreconocimiento’ al Congreso Local por ser simulador, inoperante, ineficiente, improductivo y lo oneroso que resulta mantener a los  25 legisladores..

Podría parecer un acto desesperado de locura, alguna travesura otoñal, una exhibición desesperada, un evento carnavalesco, una llamada de atención para que Mara diga hey, qué pasa, tantas lecturas que podrían darse. Lo cierto es que el hastío, la opacidad también es calificable…

Esta XVI Legislatura entró como cuchillo en mantequilla, vino a dar esperanza por tantas lagunas legislativas, por tanta lentitud laboral, por falta de resultados de las anteriores, por el hartazgo,  más se tardo en originar esos buenos propósitos cuando empezó la rebatinga, la  lucha interna, el fuego amigo. Era previsible por los orígenes de los diputados, por sus formaciones académicas, algunos con primaria trunca, otros con nivel secundaria y la mayoría bachillerato; así es, a ellos se les confíó la expedición de leyes, era como poner al borrachito de la cuadra como encargado de un bar… Sálvame Blue Demon.

Cayó la torre isleña, Edgar Gasca, surge Reyna Durán y aparece la pandemia, cerró las puertas del Congreso y al término de su mandato se negaba a entregar, se la creyó que iba a ser como la reina Isabel, igual de longeva en el trono, al ‘chico todo palacio’ Gustavo Miranda, quien con su juventud e inexperiencia puso en el brocal del pozo el prestigio del legislativo. Hubo despilfarro de recursos y nunca se investigó, ya que entre ellos hay una máxima: “al saliente se le protegen las espaldas” y así fue. Martínez Arcila nunca ordenó auditorías, sabedor de que trae una tremenda cola heredada de la anterior Legislatura que también presidió.

En este sexenio, también Eduardo Martínez se aventó los seis años como diputado, a esta Legislatura él le entregó y ahora, para Ripley, le vuelve a tocar entregar, de veras que si anduvieran en París no se enterarían de estos nobles gestos.

La benevolencia de la ley se lo permitió, pero lo más increíble, sin pasar por el escrutinio ciudadano, sin pasar la aduana de las urnas, ya que fue plurinominal las dos veces…

Este Congreso Local es el más caro de todos, el costo para sostener la operación de los excelsos legisladores es de 113.9 pesos por habitante, el más alto de todo el país. El presupuesto anual para este 2022 fue de 690 millones, de los cuales le otorga 204 a la Auditoria Superior.

Está dejando en caja (se supone) 160 millones para la operatividad de la nueva legislatura, para su gasto en los próximos cuatro meses, etiquetados con 26.8 millones para septiembre y octubre, 28 millones noviembre y 78 millones diciembre, para pago de prestaciones y aguinaldos…

Un trabajo súper bien pagado para no hacer nada, para aparentar, para simular y solamente cobrar. Saldrán por la puerta trasera y los nuevos vendrán animados, orgullosos y muy pronto todas sus actitudes de desplante, de sentirse toreros, verán que muchos no llegarán ni a banderilleros. ¿Hasta cuándo se les marcará un alto?  ¿Hasta cuándo se les exigirá que cumplan con sus encargos y no vegeten ni turisteen? Se les paga por trabajar, no por descansar, ¿no lo cree usted?

La Ixtup

El pasado jueves cumplió 29 años de su creación el municipio de Solidaridad, fue de las decisiones profundas de Mario Villanueva, quien es el padre de ese municipio, ayer villa de pescadores, hoy referente turístico a nivel internacional. Hay que ponerle mayor atención y cuidarlo, que no se desborden las pasiones y que siga creciendo  bajo el amparo de la ley…Felicidades…

Mejor seguiré caminando y cantando: “fue en un cabaret donde te encontré bailando, vendiendo tu amor al mejor postor, soñando y con sentimiento noble, yo le brindé como un hombre  mi destino y corazón y pasado ya algún tiempo pagaste mi noble gesto con calumnias y traición…”