Lidera Macron, pero pierde mayoría

Con el resultado de las elecciones legislativas del pasado domingo, Francia se asoma a un territorio político inexplorado

AGENCIAS

PARÍS.- Francia se asoma a un nuevo territorio político sin explorar, el de una Asamblea Nacional sin mayoría gubernamental pero tampoco una alternativa en la oposición, lo que abre dudas sobre la gobernabilidad del país.

El presidente Emmanuel Macron perdió el domingo su mayoría absoluta ante el fuerte empuje de la coalición de izquierda Nupes y la ultraderecha, en una composición inédita en la V República.

En una cámara con 577 diputados en la que se necesitan al menos 289 para la mayoría absoluta, la alianza macronista Ensemble obtuvo 245 (frente a 350 en 2017), por 131 de la coalición izquierdista Nupes (desde 63), 89 escaños del ultraderechista RN (8) y 61 del conservador Los Republicanos (LR), que había logrado 112 hace cinco años.

La portavoz del Gobierno, Olivia Grégoire, avanzó que su objetivo será “convencer a los moderados” para intentar sacar adelante el programa legislativo de Macron, aunque reconoció que “va a ser complicado”.

La solución más lógica será “un Gobierno en minoría” que intente tejer alianzas “caso por caso”, opinó Émeric Bréhier, responsable del Observatorio de la Vida Política de la Fundación Jean Jaurès, pero es “extremadamente complicado”, explica, ya que en Francia no hay cultura del pacto, pues no hay coaliciones desde hace más de 60 años, cuando la inestable IV República.

El sistema político diseñado por Charles De Gaulle para la V República prevé un presidente fuerte con una mayoría parlamentaria firme que le permita aplicar su programa. Y ahora a Ensemble le faltan 44 diputados para lograr esa mayoría absoluta, una cifra muy importante que no se alcanzará solo con diputados independientes de izquierda y derecha.

Más aun tras una elección de la que han salido tres grandes bloques (macronistas, izquierda y ultraderecha) que se detestan, lo que hace inverosímil que puedan cooperar entre sí.

Macron tiene otro problema y es que los que han sido sus dos grandes artífices en la Asamblea Nacional, Richard Ferrand (presidente de la cámara) y Christophe Castaner (jefe del grupo parlamentario), no han sido reelegidos, por lo que la delicada orfebrería de tejer alianzas recaerá en parlamentarios menos experimentados.