LIBROS DE LA SEMANA

0
1

Umberto Eco. La memoria vegetal. Lumen. Trad. Helena Lozano Miralles. 263 pp.

El cerebro humano cuenta, desde el principio de los tiempos, con una memoria orgánica y otra mineral, grabada en piedras y tabletas de arcilla. Junto a ellas, de forma paralela, se ha desarrollado otra más profunda, silenciosa y revolucionaria: la memoria vegetal, impresa en papiros y en trapos hasta llegar al papel procedente del árbol que conocemos hoy. Su instrumento de supervivencia es el libro, objeto de amor y devoción durante siglos. Umberto Eco, dedica estos textos inéditos e iluminadores a los bibliófilos como él, a los futuros bibliófilos y a los que todavía no saben que lo son. Un libro para aprender, deslumbrarse, emocionarse y seguir leyendo siempre.

 

 

 

Quincy Delight Jones Jr. Q: Autobiografía de Quincy Jones. Libros del Kultrum. Trad. Luis Murillo Fort. 528 pp.

La música pop no se puede entender sin Quincy Jones. Productor de Frank Sinatra, Ray Charles, Dinah Washington, Sarah Vaughan y Count Basie; además de incontables partituras para bandas sonoras de películas y programas de televisión; mas también la producción del álbum más vendido de todos los tiempos, Thriller, de Michael Jackson, son parte de un legado. Aquí encontraremos su relación con sus pares pero también su azarosa infancia, sus años como trompetista de artista del calibre de Billie Holiday y mucho, mucho más.

 

 

 

 

Ingrid Solana. Memorias tullidas. Dharma Books. 238 pp.

Artemisa, la protagonista, regresa a distintos momentos de su vida y cuestiona las ‘verdades’ aprendidas. Viajando entre tiempos, la novela atrapa historias en el flujo discontinuo de la memoria, la fotografía, el basquetbol, el boxeo, las sombras de una juventud perdida, su felicidad y el dolor. A partir de su reconstrucción visual y escrita, nos habla la importancia de las narrativas como soporte de identidad.

 

 

 

John Vercher. El color de su piel. Motus. 334 pp.

Bobby está agotado, ha hecho un doble turno otra vez en el restaurante para conseguir el dinero del alquiler, que su madre otra vez se gastó bebiendo. Esa noche se reencuentra con Aaron, su mejor amigo que acaba de salir irreconocible de prisión.  Un joven afroamericano busca pelea, y Aaron le responde con una violencia atroz. Los dos huyen, pero es Bobby quien teme por su vida y por su libertad. A partir de entonces, la acción no cesará y cada paso que los dos amigos dan parece ser aún más peligroso. Mientras tanto, la historia de la madre y el padre de Bobby no está cerrada, y el pasado vuelve para remover los cimientos de la vida de todos. Una novela negra más que recomendable. (Aristegui Noticias)

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí