Libros de la semana

Mónica Lavín. Últimos días de mis padres. Planeta. 256 pp.

Cuando el padre de la narradora muere, lejos está de imaginar que tan solo un año después tendría que enfrentar también la pérdida de su madre. A partir de este golpe tan doloroso como real, los recuerdos y las emociones irán tejiendo un texto donde la fuerza de la sinceridad da paso a una novela íntima que indaga sobre la orfandad y la necesidad de reconstruir el origen: quiénes fueron los padres. Mónica Lavín ofrece su obra más personal y emotiva. Frente a la pena de la ausencia, en Últimos días de mis padres queda el recuerdo de lo vivido, el aprendizaje de un camino recorrido y, por último, la literatura como una forma de celebrar la vida.

Emiliano Ruiz Parra. Golondrinas. Debate. 296 pp.

Golondrinas es un barrio marginal de Ecatepec, en la periferia de la Ciudad de México. La cuestión es que Golondrinas es el futuro del mundo: en 2050, nueve de cada 10 mexicanos vivirán en sitios como éste. Es el pasado, el presente y el futuro de un planeta que se empobrece, se precariza y se sobrecalienta. Ruiz Parra documenta por qué la transformación de la Tierra en un gran barrio marginal es un cambio tan importante como la transición al Neolítico o la Revolución Industrial, pero pasará inadvertida en las grandes discusiones intelectuales.

Natalie Diaz. Poema de amor poscolonial. Vaso Roto. Trad. Elisa Díaz Castelo. 229 pp.

Canto poético a la raíz, a la tierra, a la lengua. Nacida en un poblado mojave de California, Diaz recupera para su tribu el sentido de la dignidad, el lugar, la singularidad. Una novedosa propuesta de la autora que la sitúa en el nuevo movimiento poshumanista. Las fronteras no se temen, se habitan. Las minorías étnicas no se desprecian, se acogen. Merecedor del Premio Pulitzer, este libro es un río poético por el que navegamos hacia nuevas orillas.

Ana Rita Sousa y Mijail Lamas (Selección y edición). ¿Lo diría mejor el tiempo? Un siglo de poetas portuguesas. Círculo de poesía. 194 pp.

Son poetas muy distintas, con visiones del mundo y de la palabra a veces antagónicas, las que conviven en esta antología y pueden permitir una lectura inclusiva de la poesía portuguesa del último siglo. La antología es en paralelo una ventana para descubrir auténticas joyas.