Libros de la semana

0
1

Verónica Murguía. El cuarto jinete. Era. 240 pp.

Según Juan de Patmos, el cuarto jinete del Apocalipsis vendrá montado en un caballo bayo; su nombre será Mortandad y le acompañará el Infierno. Pareció cumplirse así en 1348, cuando la peste bubónica mató a más de un tercio de la población europea. Esta novela nos sumerge en aquel momento terrible. La escritora otorga poderosa vida al horizonte espiritual de finales de la Edad Media, pero también a la atmósfera, los enseres, prendas y muebles, y hasta al color, la textura, el olor de aquel mundo lejano, que bajo su pluma luce más que próximo.

John Gray. Filosofía felina. Sexto Piso. Trad. Albino Santos Mosquera. 188 pp.

Todos envidiamos el aristocrático desapego con el que los gatos contemplan el mundo y lo cómodos que parecen sentirse en su propio pellejo, como si supieran algo fundamental que nosotros ignoramos. John Gray, uno de los grandes pensadores de nuestra época, defiende que tenemos mucho que aprender de los gatos y de su comportamiento. A partir de autores como Montaigne, Junichiro Tanizaki o Patricia Highsmith, nos propone una suerte de filosofía felina que sirva de guía para una vida más auténtica y sosegada.

Carmen Mola. La bestia. Planeta. 544 pp.

Con el Premio Planeta como carta de presentación, la obra de este colectivo de escritores que firma como Carmen Mola, nos traslada al Madrid de 1834 cuando se da una terrible epidemia de cólera. Pero la peste no es lo único que aterroriza a sus habitantes: en los arrabales aparecen cadáveres desmembrados de niñas que nadie reclama. Todos los rumores apuntan a la Bestia, un ser a quien nadie ha visto pero al que todos temen.

Julia Cagé. El precio de la democracia. Trad. Darío Zárate Figueroa. Grano de Sal. 402 pp.

Una persona, un voto: he ahí el principio esencial de la democracia. Fácil de enunciar y, lamentablemente, fácil de pasar por alto, esa regla está bajo asedio en muchos países. El financiamiento de las campañas electorales y de los partidos políticos que, a pesar de su generalizado descrédito, aún son la vía natural para acceder a los puestos de elección popular es uno de los frentes donde está dándose la batalla por la representación y por la fuerza del Estado. En este ambicioso repaso de los sistemas imperantes en algunas de las más añejas democracias del mundo, Julia Cagé revisa aquí los riesgos de que el dinero privado domine la discusión pública y determine la acción gubernamental. (Aristegui Noticias)