Ley de Bienestar Animal, un distractor: Claudia Lewy Sánchez Aldana

0
1

La directora de Ammvezoo considera que la iniciativa que se promueve en el Senado no tomó en cuenta el criterio de especialistas, es contradictoria y lo que propone ya está contemplado en otras leyes a las que no se da cumplimiento

SALVADOR CANTO

Para la doctora Claudia Lewy Sánchez Aldana, directora ejecutiva de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especializados en Animales de Zoológico, Silvestres y Animales de compañía no convencionales en Quintana Roo (Ammvezoo), la Ley de Bienestar Animal que se promueve desde el Senado de la República no es más que un distractor de las autoridades y de proseguir tal cual, se advierte una cascada de amparos.

“El tema de los animales siempre cautiva la atención del público, atrae, es un tema muy sensible, pero lo que no se dice es que ya existen leyes que deberían de aplicarse o en su caso, ser reforzadas en lugar de crear otras nuevas que lo único que generan es confusión y malestar”, explicó en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

De Viva Voz, dijo que el sentir del gremio es que sean tomados cuenta como los profesionistas que en los temas de bienestar animal.

Mencionó que con cierta periodicidad se vuelven a presentar una vez y otra vez este tipo de iniciativas porque los políticos saben que se trata de un tema muy llamativo pues muchas personas se interesan por el bienestar de los animales, lo cual es bueno, pero afirmó que no siempre estas iniciativas son el mejor cauce para las problemáticas.

Incluso, refirió que muchas especies de fauna mexicana están en peligro de extinción y carecen de protección real porque las dependencias encargadas de su conservación como con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) e incluso la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), no están involucradas al no tener presupuesto suficiente.

También, defendió la labor y contribución que hacen los zoológicos, ya que gracias a ellos se han recuperado muchísimas especies en peligro de extinción que hoy han regresado a su hábitat natural.

Sin embargo, cuestionó el destino de muchos otros ejemplares que las autoridades aseguraron tras la ley de “circo sin animales”, pues aunque muchos fueron a dar a zoológicos, otros más desafortunadamente fallecieron por falta de atención debido a que las dependencias encargadas no tuvieron la capacidad y el presupuesto para su atención.

—¿Qué opina del tema de la Ley de Bienestar Animal que se promueve desde el Senado de la República?

—Estas iniciativas de ley parece ser que con cierta periodicidad se vuelven a presentar una vez, otra vez y otra vez, ¿por qué?, no lo vamos a negar, el de los animales es un tema que es muy llamativo, muchas personas se interesan por el bienestar de los animales y qué bueno que estamos viviendo otra era totalmente distinta. Sin embargo, no siempre son estas iniciativas el mejor cauce para realmente preocuparnos por los animales; hay muchas cosas que debemos de tener en cuenta, sobre todo en nuestro país en donde muchísimas personas viven todavía del aprovechamiento legal de algunas especies, tal es el caso de los pasajeros y no les podemos quitar su sustento porque muchas familias viven de eso. Algunas personas les gusta tener animales en sus casas, mascotas a lo mejor exóticas que no son convencionales y mientras provengan de un criadero y las tengan en condiciones óptimas, pues tendríamos que valorar si realmente tenemos el derecho a inhibir eso.

—¿Por qué existe inconformidad del gremio de médicos veterinarios?

—El meollo del asunto, por lo que los médicos veterinarios estamos preocupados fundamentalmente, es porque no se nos tomó en cuenta, no se nos ha considerado para ninguno de los incisos de esta iniciativa de ley y yo creo que somos los especialistas en el área. ¿Quién va a saber más de bienestar animal que un veterinario, que los biólogos, que los ecólogos?, nosotros tenemos años y años de conocimientos científicos para poder valorar realmente qué es el bienestar animal. No es una apreciación que se haga, son datos realmente científicos que son medibles, repetibles y que tienen años y años de experiencia para elaborarse, para poderse medir de una manera sistemática y científica.

—¿Cuál considera que sea el trasfondo de insistir en esta Ley de Bienestar Animal?

—Es un distractor y eso hay que decirlo, y por qué no, hay que reconocerlo también, el tema de los animales siempre cautiva la atención del público, atrae, es un tema muy sensible. ¿Quién no va querer en su sano juicio luchar por los animales?, todo el mundo se va a involucrar, pero no en la mejor forma, no como realmente es necesario hacerlo, algunos de los puntos que maneja la iniciativa de ley son muy válidos y estamos absolutamente de acuerdo en ellos, pero otros vienen repitiendo lo que ya está publicado en otras leyes. ¿Por qué no reforzar estas leyes o hacerlas cumplir? Tenemos tantos capítulos de leyes y leyes que están ahí y que no se refuerza su cumplimiento.

—Para ustedes como especialistas en el cuidado animal, ¿qué es lo que se tendría que regular si es que se insiste en esta Ley?

—Tan fácil como la Ley General de Vida Silvestre. ¿Cuántas especies de fauna mexicana están en peligro de extinción que carecen de protección real?, ya no está involucrada la Profepa, la Conanp por ejemplo que tenía programas de conservación a nivel nacional tan importantes no tienen recursos, entonces yo creo que hay que reforzar más bien eso, lo que está funcionando bien, seguirlo apoyando, seguir contribuyendo a que continúen esos programas de conservación, de protección in situ de investigación, de educación al público que son fundamentales si queremos garantizar para las generaciones venideras que esas especies se conserven y puedan tener las mejores de bienestar.

—Se habla de cierre de zoológicos y parques para convertirlos en santuarios, así como la prohibición de venta de mascotas en tiendas, ¿qué hay de eso?

—Hay que tener en cuenta que muchísima gente vive de los zoológicos, pero no solamente es eso, la contribución que hacen los zoológicos a la sociedad es incuestionable, ya que gracias a ellos se han recuperado muchísimas especies en peligro de extinción y que hoy han regresado a su hábitat natural, otras aún no se pueden regresar a su hábitat porque las condiciones no son adecuadas, las actividades antropogénicas en donde el ser humano está destruyendo el hábitat no han permitido que se regrese a esas especies al medio silvestre y el último refugio o bastión y protección de estas especies es en los zoológicos. Ahora, dicen que crearán un santuario pero ¿qué es un santuario?, ¿a qué se refieren con santuario?, ¿quién lo va a mantener?, ¿quién lo va a sostener?, ¿cuál será su función?, porque sabemos las funciones de un zoológico que son cuatro y son importantísimas que son la conservación, la educación, la investigación y generar empatía en la sociedad.  Pero, ¿cuáles serán las funciones del santuario?, ¿quién lo va a sostener?, ¿con qué recursos se va a llegar para mantener a esos animales?

—En ese sentido, ¿se sabe cuál es ha sido el destino de los animales que aseguraron o decomisaron de los circos?

—Nunca se informó nada, tristemente fueron muchísimos ejemplares, algunos zoológicos incorporaron algunos de esos animales, pero la gran mayoría fallecieron porque un circo que no opera ¿con qué recursos puede mantener un animal que necesita consumir por ejemplo hasta 50 kilos de carne al día?, entonces no es tan sencillo como parece. Y ahora, nada se sabe de estos ejemplares valiosísimos e importantísimos para la conservación como son por ejemplo elefantes asiáticos, tigres, leones que no sabemos ni siquiera cuál era la línea genética de esas especies.  

—¿No hubo acercamiento con los especialistas en el tema del cuidado animal, en torno a esta iniciativa de ley?

—Yo creo que lo que importa verdaderamente es el diálogo, no podemos tomar decisiones aunque estemos a un nivel más alto de gobierno, no podemos tomar decisiones por nosotros mismos aunque sean diputados o senadores, son representantes de la población y por eso tienen que sentarse a dialogar con los especialistas y las personas afectadas, porque de otra forma vamos a tener una ley más de las que ya existen que no se va a poder complementar o se van a generar amparos o problemas sociales graves. Si vemos la Ley general, Morena dijo que se va a sentar a dialogar con todos los involucrados y sobre todo con los conocedores en el tema, pero eso no ha sucedido todavía. A mí me impresiona que la Facultad de Medicina y Zootecnia por ejemplo no ha sido convocada y hayan hecho caso omiso de la Federación de Médicos Veterinarios Zootecnistas en donde estamos más de 58 mil profesionistas, creo que tenemos muy buenas ideas, me parece que podríamos trabajar en conjunto toda la sociedad. Por eso insisto que no pueden hacerse leyes con buenas intenciones.

—Ante todo esto, ¿qué es lo que esperan con este movimiento y qué es lo que más les inquieta?

—Ser escuchados, que nos tomen en cuenta y algo que es muy sensible para nosotros como médicos veterinarios es que esa iniciativa sugiere criminalizar el ejercicio de un profesionista y eso me parece inconcebible porque nosotros no vamos cinco o 10 años a la universidad a capacitarnos todos los días constantemente a invertir en comprar equipo, en dar lo mejor posible a los animales en el ámbito que sea para causarles un daño, eso es inconcebible para nosotros.

—Por último, ¿qué opina respecto al tema de los delfines, que ha sido una situación que durante muchos años ha evidenciado a Quintana Roo como una entidad en donde las leyes no se respetan?

—Es lo que te comentaba, eso ya está regulado en las leyes y por eso me refiero que las autoridades deberían de reforzar lo que ya existe y no crear una ley, otra ley y otra ley porque esos son recursos de pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo cuando realmente deberían de estar preocupados en que se apliquen correctamente las leyes que ya existen.

*****

¿Qué dice la Ley de Bienestar Animal?

En días pasados, representantes de organizaciones animalistas, veterinarios, integrantes de clubes de caza, galleros, charros y tauromaquia, marcharon en distintas ciudades del país para manifestarse en contra de la Ley de Bienestar Animal, una iniciativa propuesta por el Senador de la República Ricardo Monreal.

La iniciativa consta de 57 artículos que proponen diferenciar las relaciones humano-animal para así detallar la competencia de las autoridades a través de conceptos como animal de compañía, animal destinado para consumo y animal de trabajo.

Además, la Ley de Bienestar Animal propone sentar las bases para la creación de un sistema nacional de información, así como la regulación de los refugios.

Otro punto importante es la sugerencia del establecimiento de Centros de Conservación de Fauna Endémica como centros de reproducción, los cuales se pretende que sean los únicos recintos del país donde sea posible reproducir especies exóticas y silvestres.

Con ello, se contempla el cierre de zoológicos para reconvertirlos en santuarios, la prohibición de la cría de mascotas a particulares y la compra de animales en tiendas.

Los opositores a la Ley de Bienestar Animal argumentan que se trata de una iniciativa “contradictoria” y carente de rigor científico.

Médicos veterinarios, zootecnistas, biólogos e ingenieros ambientales han señalado que la iniciativa busca el “bienestar animal” quitándoles a los animales derechos como la reproducción para garantizar la perpetuidad de la especie, así como obligar a su esterilización.

Argumentan también que la  Ley ocasionará corrupción en el sector ambiental, actos ilegales y clandestinos, mercado negro de especies y el aumento del maltrato animal.

De acuerdo con la Unión de Profesionistas en pro del Bienestar Animal (UPBA), actualmente existen 12 iniciativas de ley en la materia en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados, además de las que hay en Congresos locales.

GALERÍA