AGENCIAS

 

VANCOUVER.- La gran mayoría de los microplásticos hallados en el océano Ártico proceden de fibras sintéticas utilizadas para la ropa y probablemente desembocaron en sus aguas tras su paso por las lavadoras de Norteamérica y Europa, según un nuevo estudio.

La presencia de microplásticos en organismos vivos se ha detectado en todos los océanos del mundo, incluido en la fosa de las Marianas, la depresión más profunda del mundo ubicada en el Pacífico.

Estas partículas proceden de la degradación de ocho millones de toneladas de plástico que cada año desembocan en los océanos, procedentes en parte de los textiles sintéticos, como el poliéster, el nailon y el acrílico.

Según los científicos, a cada lavado a máquina, centenares de miles de microfibras se cuelan por el circuito de evacuación y una parte, las que son demasiado pequeñas para ser filtradas por las plantas de tratamiento, llegan al mar.

La organización Ocean Wise y el departamento de Pesca y Océanos de Canadá estudiaron las muestras de agua marina tomadas en 2016 en 71 estaciones de las zonas árticas, desde Noruega hasta el norte de Alaska, pasando por Canadá y el Polo Norte.

“Hallamos microplásticos en todas las muestras salvo en una, lo que demuestra la presencia masiva de este elemento contaminante en estas regiones recónditas”, dijo el principal autor del estudio, Peter Ross, del Ocean Wise y de la universidad canadiense British-Columbia.

El 92% de los microplásticos estudiados, de un tamaño inferior a 5 mm, procedían de fibras sintéticas similares a las empleadas para la ropa, de las cuales el 73% eran de poliéster.

Aunque se desconoce el mecanismo exacto que provoca esta concentración en las zonas árticas, las corrientes oceánicas parecen desempeñar un papel importante en su deriva hacia el norte, estima Ross.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí