Las sillas vacías… – Así nos vemos

Edgar Prz

En muy poco tiempo el “mar del olvido” se ha tragado a varios personajes políticos que se sentían de primer nivel, de grandes ligas, estrategas, analistas, poseedores de un buen olfato político y se jactaban de sus extraordinarias relaciones.

 Algunos sólo fueron flor de un día, otros siguen medrando pero ya en lo opuesto, en el bajo mundo tratando de negociar su permanencia y vigencia política…

José Luis Pech cumplió por segunda ocasión su obstinación de ser candidato, aunque en este último intento cavó su tumba, se engolosinó y se peleó con los molinos de viento, cual Quijote caribeño, amagó, amenazó, profirió improperios, tiró aceite, aborreció y abandonó al equipo con el que jugaba, donde había agarrado cierta gloria. 

No solo los traicionó sino que empezó a hablar mal de las delicias del poder, acusó a Mara Lezama de varias cosas, entre ellas de corrupción y de sus malos resultados para gobernar Cancún, de su dependencia del famoso Niño Verde… José Luis Pech tiene un prestigio de hombre inteligente, capaz, académico, sólo que adolece de lo más elemental para la carrera política: “carisma”, y sin ella su futuro no pinta bien…

Hubo acusaciones que demostraban que nadie es impoluto, nadie es ausente de las caricias del poder, así que cuando más a gusto estaba atacando le cayó el misil de los deslices de su lindo hijo en su paso por la Universidad Politécnica y de inmediato acusó recibo, le bajó a sus ímpetus de torero y se volvió banderillero. Percibió que si seguía por ese rumbo, muy pronto formaría parte del selecto club de Dinosaurios del Parque Jurásico de Chixchulub…

Después un mutismo total desapareció por completo, no se ve en el mercado, en las carnicerías, tortillerías, es más: no asistió a las dos últimas asambleas mensuales de los franeleros y limpiavidrios de los semáforos, si sigue sin aparecer se tendrá que activar una Alerta Amber para localizar a Qué Pech…

Mientras, su curul senatorial la sigue calentando Rogelio Márquez Valdivia, quien le está agarrando cariño al nivel de vida que trae consigo el escaño. Reuniones, viajes, comidas, desayunos, visitas a algunos estados, en fin, una activa vida pública por allá,  porque por acá nadie sabe qué hace, a qué se dedica, en qué ha apoyado al estado.

Eso se suma a la otra posición senatorial, la que dejó Marybel Villegas, quien abandonó el servicio a la nación por seguir su sueño, su juego personalísimo de seguirle haciendo la vida imposible a Mara Lezama gobernadora electa; recordemos que hace poco pactaron una “fingida” amistad, traen un celo que no se puede apagar ni con el abrazo ante Adán Augusto…

Es nuestra realidad, nuestros senadores prefirieron su sueño a su servicio y la orfandad se cierne sobre el estado, ya que la suplente de Villegas, Gabriela López Gómez, no sólo es una perfecta desconocida sino que radica en Yucatán y se supone sirve a Quintana Roo, así se las gastan. Se niegan a mirar atrás, su mente sólo tiene grabado su horizonte, no el de los demás y aún así, siguen aspirando a más y más, no terminan los encargos y eso es decir bastante…

Total, el poder creen poder ejercerlo a control remoto, siguen enfiestadas en su momento de fama, se sienten la Karely Ruiz del momento, donde nadie las cuestiona, nadie es capaz de decirles: ‘oye te estas equivocando’, nadie osaría levantarles la voz, solo que el triunfo fue por la decisión del pueblo y deben recordar que el pueblo las contrató para que estén a su servicio y no al revés. 

Mara tendrá el voto de confianza, no necesitará enemigos externos, los tendrá cerca y sabrá que eso ocasionará que navegue por tramos en aguas turbulentas, su pericia como capitana del barco será puesta a prueba y no pasará mucho tiempo para presenciar esa escena…

La Ixtup

Si a alguien hay que felicitar es a Rafael Pantoja, rector de la Uimqroo (Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo), quien dio a conocer el programa “Expansión de la Educación  Media  Superior y Superior”, donde se exenta del pago de inscripción y reinscripción a todos los estudiantes de nivel licenciatura en el semestre Otoño 2022, para apoyar a las familias de los estudiantes indígenas en su mayoría que acuden a ese centro de estudios. Es de reconocer el esfuerzo, pero más la osadía y valentía de tomar esa atinada decisión, así se apoya a la educación, así se le apuesta al futuro. Ojalá esta medida sea un contagio generalizado en las demás instituciones escolares, es cuestión de voluntad, ¿no lo cree usted?

Mejor seguiré caminando y cantando: “dónde estarán los amigos de ayer, la novia fiel que siempre dije amar, donde andarán mi casa y su lugar, mi carro de jugar, mi calle de correr. Dónde andarán la prima que me amo, el rincón que escondió mis secretos de ayer…”