MARISOL BALADO ESQUILIANO

El pasado sábado el titular que dio la vuelta al mundo fue Joe Biden electo para Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, aunque todavía no hay un ganador oficial, en parte por lo complejo del sistema electoral ya que en ese país tienen una democracia indirecta pero por otro lado lo cerrado del proceso en el que participaron alrededor de 179 millones de electores, se espera una etapa de impugnaciones ya que Trump empezó una colecta entre sus simpatizantes para judicializar el reciente proceso, destacando la llegada a la vicepresidencia de Kamala Harris, primera mujer que llega a ese cargo.

Como no se había visto antes, la sociedad mexicana siguió con mucho interés las campañas de Trump y Biden traspolando las preferencias a uno u otro dependiendo de la aprobación o no del gobierno federal, pensando los que simpatizan con la idea de que Biden ganara la elección que eso entorpecerá la relación entre ambos países ya que López Obrador abiertamente mostró su simpatía hacia la reelección, tal vez por eso no ha felicitado hasta hoy al ganador.

Pienso que independientemente de quien ganara la Presidencia de los E.U.A. la agenda bilateral se mantendrá con los mismos temas: inmigrantes, lucha contra el tráfico de drogas y el tratado de comercio porque son los temas que interesan a la economía del imperio. La personalidad y las formas de hacer política de los contendientes en la mencionada elección son distintas pero los intereses son los mismos: defender y afianzar a toda costa la economía de su país. Al confirmarse el triunfo de Biden en segundo lugar quedarán las políticas a favor de los derechos humanos y el cuidado del medio ambiente; su prioridad será, como ya lo anunció, abordar los problemas de la pandemia y  el desempleo.

Ardua tarea de conciliación le espera a Biden ya que este proceso ha dejado a la nación norteamericana polarizada, partida en dos pedazos casi por la mitad.

 

LA RUEDA DE LA FORTUNA

La nota de la semana se la lleva el INE al definir los lineamientos para garantizar la equidad de género con la obligación impuesta a los partidos políticos de postular a mujeres en 7 de las 15 gubernaturas que se van a disputar en 2021. Habrá que ver si no se interponen impugnaciones para invalidar esta medida con el argumento de que el proceso electoral ya inició y por consiguiente esta normativa debió emitirse en los 90 días anteriores al inicio de este proceso electoral que arrancó el 7 de septiembre pasado.

Aquí en el estado la nota de la semana la dio el PT al anunciar la presentación de una iniciativa que modificará el período de gobierno reduciéndolo a 2 años con el argumento de homologar todos los procesos electorales locales a las federales, de manera que el relevo de Carlos Joaquín gobernaría por 2 años para que en el 2024 con la renovación de la Presidencia de la República en Quintana Roo se homologaran por fin todos los procesos de elección y entonces sí, el candidato que ganara lo haría por 6 años. Esta propuesta causó conmoción entre los adelantados cambiándoles el esquema porque con las 2 circunstancias mencionadas en esta columna se afianza la posibilidad de que una mujer gobierne en nuestro Estado.

Aquí le dejo mi correo por si tiene algún comentario marisolbaladoes@gmail.com

Sonría que hoy también hay buenas noticias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí