DE VIVA VOZ

SALVADOR CANTO

Muchos se interesan en invertir en Quintana Roo, pero no lo hacen por falta de certeza jurídica y voluntad política, considera la presidenta de la Asociación China Latina y empresaria gastronómica; no se ha cumplido con el apoyo gubernamental ofrecido al sector por la pandemia

“Hace falta mayor certeza jurídica y que exista voluntad política para que pueda fluir mayor inversión china en Quintana Roo que vendría a generar más fuentes de empleo y a fortalecer al comercio de la región”, afirmó Kit Bing Wong Ho, presidenta de la Asociación China Latina y empresaria gastronómica en el Caribe Mexicano en donde es dueña del emporio de restaurantes Hong Kong.

La también líder empresarial, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo, De Viva Voz reconoció la buena relación que existido desde hace muchos años entre los gobiernos de México y China, pero desde su punto de vista, “siento que podemos hacer mucho más a través de hermanamientos para incentivar el turismo, la cultura y desde luego las inversiones, pues yo he recibido a muchos grupos interesados en hacerlo pero no se concreta por falta de garantías”.

Reconoció que haber dirigido los destinos de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Cancún no fue fácil debido a que se enfrentó al machismo, incluso platicó que durante su primera entrevista a la prensa en un programa televisivo, una persona habló para decir que no era posible que una mujer y además extranjera, le tenía que decir a los restaurantes qué hacer, situación que la motivó para robustecer la fuerza empresarial de ese organismo.

De hecho, afirmó que desde hace muchos años la diversificación gastronómica del Caribe Mexicano es un “valor agregado” a la industria turística, pues hay visitantes que vienen por el tipo de la comida que se prepara en el destino.

En cuanto al empoderamiento de la mujer, la empresaria originaria de Hong Kong pero ya naturalizada mexicana desde hace muchos años, aplaudió que dentro del ámbito político ya se ha avanzado, pero consideró que en el sector empresarial “si no se es dueña de tu propio negocio todavía es complicado, pero no imposible, hay que seguir trabajando para lograrlo”.

A título personal, dijo que ni durante la pandemia y tampoco en el proceso de reactivación económica su grupo restaurantero Hong Kong ha visto beneficio alguno en cuanto al tema de impuestos o reducción de pagos de permisos como anunciaron los gobiernos para incentivar a los empresarios, sino por el contrario “no hemos dejado de pagar puntualmente y a pesar de las bajas ventas, se ha mantenido también nuestra plantilla laboral”.

Otro tema al que se refirió la también Gobernadora del Distrito 4195 del Club Rotario que abarca siete estados de la zona Sur-Sureste del país, fue del proyecto del Tren Maya, del que opinó que “es un buen concepto, mientras haya viabilidad y accesibilidad, porque eso va a permitir que haya más turistas”.

 

—¿Quién es Kit Bing Wong Ho, de dónde es originaria y cuántos años tiene viviendo en Quintana Roo?

—Soy originaria de Hong Kong y llegué a Cancún en abril de 1986 y cuando lo hice, me sorprendió mucho el hermoso color azul turquesa del mar, porque allá de donde yo vengo, es gris y negro.  Me considero una persona muy trabajadora, muy auténtica, me gusta la justicia y la equidad en todos los sentidos como en el género, en el trabajo, en las obligaciones, sin ser feminista aunque tampoco estoy a favor a favor del machismo, pues creo como el Yin y el Yang, cuya teoría nos dice que todo lo que nos rodea se compone de dos fuerzas opuestas que se unifican para favorecer el movimiento, la armonía y el balance completamente equilibrado que siempre es importante.

 

—¿Cómo inicia su actividad empresarial?

—Cuando mis papás vinieron a México yo me quedé en Hong Kong con mi tía, ella es fabricante de lámparas en mayoreo de exportación. Al llegar a Cancún ingresé directamente con mi papá a trabajar en el restaurante que había abierto y ahí trabajé de recepcionista, cajera, auxiliar de la cocina, encargada de la cocina, encargada de hacer las nóminas, los depósitos y poco a poco fui asumiendo la administración del negocio. Gracias a la Canirac, que me dio la oportunidad de acercarme, creo que desde los 16 años, tomé todos los cursos que allí se impartían.

 

—Por su calidad de extranjera y por cuestiones de arraigo, ¿fue difícil dirigir los destinos de la Canirac en el estado, y cuáles fueron los principales retos que tuvo al aceptar la encomienda?

—Por primera vez en mi vida salí del entorno familiar para emprender una encomienda y ahí tuve la oportunidad de ser la presidenta y definitivamente sí sentí en esa época un poco de machismo en donde había quienes querían imponer las cosas que se tenían que hacer, hubo incluso quienes me veían feo pero poco a poco con mi esfuerzo y dedicación, el trabajo se fue demostrando  y con ello llegó la confianza de la gente. De hecho, en la primera entrevista pública que me hicieron, una persona llamó por teléfono al programa y reclamó horriblemente que una mujer extranjera llegara a dar órdenes a los restauranteros, pero el conductor del programa me defendió y le dijo que yo había hecho mucho más que cualquier otra persona por los restauranteros y desde ahí entendí que se venía un reto importante en mi desarrollo y a pesar de que siempre hubo opiniones en contra, mi trabajo habló por mí.

 

—En ese sentido, ¿cómo ve el empoderamiento de la mujer dentro del ámbito político y empresarial?

—Yo hice un estudio sobre la discrepancia y ya el gobierno ha determinado que para un cargo público tiene que haber el 50% hombre y el 50% mujer, y antes no había esa equidad. A nivel empresarial es muy notorio, si no eres la dueña o si no tienes una especialización es muy difícil destacar, incluso como trabajadora, la mujer sigue ganando alrededor de un 30% menos que el hombre y eso yo no lo entendía. En mi empresa yo he encontrado mucha mujer soltera con hijos y son las personas más responsables a pesar de que tienen todos los problemas, no ponen excusas ni pretextos para el desarrollo de su trabajo, incluso cuando acuden a pedir algún permiso es porque realmente lo necesitan. Aquí he logrado una sinergia con muchas madres solteras y ese ha sido el principal éxito que han tenido los restaurantes Hong Kong.

 

—Como restaurantera, desde su perspectiva, ¿cuál ha sido el mayor reto del sector frente al crecimiento turístico del estado, particularmente de Cancún?

—Desde el 2005 el tema gastronómico ha sido muy importante para el desarrollo turístico del estado; cuando fui presidenta de la Canirac, en el primer Tianguis Turístico de Acapulco que me tocó, comenzamos a llevar una muestra gastronómica como un complemento turístico y ha tenido mucho éxito, pues veíamos cómo llegaban los clientes apurados a contratar los paquetes o a cerrar tratos con los hoteles, pero hacía falta algo y nosotros implementamos en un stand de Canirac el “Cechive Cancún” y eso ayudó mucho. Después de nosotros, en los siguientes años los demás estados comenzaron a copiarnos y actualmente hoy eso ha sido importante, pero contestando la pregunta, creo que la aportación gastronómica ha sido muy importante y hoy el turismo no sólo viene por sol y playa, sino también por la comida y eso es un valor agregado. Hace unos 30 años, tuvimos aquí un banquete de caracol y la gente de Canadá venía por esta comida, no venía por las playas y eso fue muy importante, pero esto ya se dejó de hacer porque el caracol rosado entró en veda permanente.

 

—En este punto, han vivido en carne propia huracanes e incluso el tema de la inseguridad, ¿cuál ha sido lo más complicado para ustedes?

—Con el tema de los huracanes ya existe una cultura, la sociedad se ha integrado más y está más atenta a esa situación para poder ayudarnos unos a otros, pero a pesar de eso, creo que hace falta más empuje y liderazgo en la sociedad para afrontar los problemas que enfrenta una ciudad en franco crecimiento como Cancún y es importante la sociedad organizada, aparte de las cámaras, asociaciones y organizaciones como Rotarios que ya existen. En tanto, con el tema de la seguridad sí nos hemos visto muy afectados por las extorsiones y los robos no sólo a las empresas, sino a los mismos trabajadores que al cobrar su nómina, muchos han sido asaltados.

 

—En la actualidad, ¿qué tanto ha afectado al sector gastronómico formal las “dark kitchen”, cuyo esquema se ha multiplicado tras la pandemia por COVID-19?

—Muchísimo. En un principio los restaurantes estuvieron cerrados y posteriormente se empleó el concepto de servicio a domicilio y ahí nos afectó un 50 y hasta el 70 por ciento. Ahí empezó la venta de comida de cualquier concepto con entrega gratis y se han convertido en un negocio informal que representa una competencia desleal para nosotros porque bien o mal, nosotros nunca hemos dejado de pagar impuestos con todo nuestro compromiso, y aunque según el gobierno habría un subsidio, en grupo Hong Kong no hemos visto nada; al contrario, hemos tenido muchas verificaciones precisamente por COVID-19 y por todo, lo cual es bueno y correcto, pero esto debería ser exigido a todos, incluidos los informales que abren una página de internet o se promueven en redes sociales para vender, así como los que sólo abren la cajuela de su auto y venden comida en la calle. Nosotros no hemos bajado la guardia al compromiso de más de 300 trabajadores y bien o mal, jaloneando, ahí vamos sacando todo.

 

—Desde hace muchos años la presencia de ciudadanos chinos en México ha ido en franco crecimiento y hoy son una comunidad muy fuerte; sin embargo, desde su punto de vista, ¿a qué considera que no haya inversiones chinas en la entidad?

—Hace falta una certeza jurídica y voluntad política, yo me acuerdo que Yucatán tenía muchas prerrogativas para cualquier persona que vaya a invertir y en Quintana Roo no hay nada, yo he recibido como representante de la Asociación China Latina a muchas delegaciones de China interesados en invertir, pero no lo hacen porque no hay las condiciones. Creo que hace falta que trabajen mucho en eso las autoridades de los tres niveles de gobierno, porque la inversión genera empleo.

 

—Si existen acuerdos diplomáticos entre China y México, ¿por qué el tema de las inversiones es complicado?

—Sí, de hecho existe un tema de Libre Comercio, pero el punto es que al momento que un empresario viene a querer invertir, en lugar de recibir facilidades, incentivos o la información correcta, lo único que encuentra son complicaciones y al no haber esa certeza jurídica y ni tampoco voluntad, deciden mejor no invertir.

 

—¿Qué opina del Tren Maya?

—Es un buen concepto, pues mientras haya viabilidad y accesibilidad, va a haber más turistas, ojalá que se pueda concretar y todo el sureste de México se verá beneficiado.

 

—Háblenos sobre la Fundación Hong Kong por una Paz Sustentable, ¿qué compromisos hay con la sociedad?

—Nosotros desde siempre hemos ayudado a todas las organizaciones y con la fundación lo que buscamos es apuntalar programas de ayuda para nuestros trabajadores, y también el concepto del medio ambiente, para ir por la paz, y ya teniendo ese enfoque, todas las cosas van a salir mucho mejor.

 

—En junio del año pasado y en plena pandemia asumió el cargo como Gobernadora del Distrito 4195 del Club Rotario Internacional, ¿eso qué significa?, porque además es la única mujer, ¿cuál es el compromiso que tiene con esta encomienda en los siete estados que abarca?

—En primer lugar me siento muy honrada porque efectivamente soy la única mujer de los seis gobernadores de rotarios que tenemos en el país. En mi caso el Distrito 4195 conjunta a Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco, Oaxaca, Chiapas y el sur de Veracruz. Somos más de mil 200 socios de rotarios en todos los distritos. En estos momentos estamos trabajando varios programas, principalmente uno relacionado con el agua potable y para lo cual tenemos un convenio con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México para aterrizar 79 proyectos para beneficio de 53 comunidades con casi 43 mil personas, y eso significa una inversión de 470 mil dólares de los que el Rotari aportará 220 mil, y la ONU 250 mil distribuido en dos etapas.

 

—En medio de todo esto, para Kit Bing Wong, ¿qué representa el rotarismo?

—Es la perfecta oportunidad de fomentar el real significado basado en ética, valores, servicio y amistad, concretando acciones que ayuden a quien más lo necesita en rubros como salud, agua y saneamiento, prevención y resolución de conflictos, desarrollo económico y educación.

 

 

*****

  • La Asociación China Latina es dirigida por Kit Bing Wong, quien se ha desarrollado en el ámbito empresarial de Cancún y fortalecido la amistad entre China y México por muchos años.
  • En el 2016, mediante la firma de un convenio con la Delegación de Qingdao China, encabezada por el Gobernador Li Qun, el cual contó con la presencia de empresarios de esa Provincia y de Cancún, se establecieron tres ejes: el primero para fortalecer el sector el turístico, el segundo basado en el tema económico y el tercero en la promoción, principalmente de la zona maya.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí