Kim no estaba muerto, estaba de parranda | EL BESTIARIO

En tiempos de ‘Coronavirus’, una nueva tragedia al estilo ‘british’ de William Shakespeare, ‘La desaparición de Kim Jong-un’, amenazaba a la ‘monarquía socialista’ de Corea del Norte. Del ‘missing’ pasamos al ‘appeared’…

 

SANTIAGO J. SANTAMARÍA GURTUBAY

Todos los países del mundo destinan en mayor o menor medida recursos y esfuerzos para labores de espionaje e inteligencia, esto con el pretexto de la seguridad nacional. Sin embargo, si bien el nombre de los espías o la misión que tienen encomendada suele ser un secreto bien resguardado, las agencias de algunos países han alcanzado una gran fama a nivel mundial, como CIA (Estados Unidos), Mosad (Israel), MI6 (Reino Unido), FSB (Rusia), Bundesnachrichtendienst (Alemania)… México también cuenta con su propia agencia de inteligencia en el CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), para preservar la integridad, estabilidad y permanencia del Estado. En España está el CNI; en Cuba, el G2; Guoanbu, en China; NIS de Corea del Sur; y Kim Jong-un y su familia ‘real’, en Corea del Norte. El denominado ‘Querido Líder’, yo diría más bien el ‘Terrorífico Líder’ volvió a desaparecer y aparecer de repente en una fábrica química en Sunchon junto a su hermanita Kim Yo Jong, su posible sucesora, si no cae en desgracia.

La ausencia de todo un eterno mes del líder que acojona desató los rumores en las cancillerías de todo el mundo -ahora se denominan ‘fake news’- de un problema grave de salud, incluso su fallecimiento, o de un retiro espiritual a la montaña sagrada, el volcán Paektu, donde se le vió galopar sobre un caballo blanco –el corcel no pudo superar el esfuerzo de trasladar al inmenso jinete, muriendo en la intentona-… Kim logró no contagiarse por el COVID-19. En las últimas horas, en la Habana, se especula que el ‘norcoreano’ superó un grave envenenamiento, tras hacerse anjuagues bucales de lejía e inyectarse otros productos de limpieza y desinfectantes como ‘Lysol’ y ‘Clorox’. Hay un sospechoso. Su amigo y promotor de pócimas mágicas fallidas contra el coronavirus, el presidente norteamericano Donald Trump, declaró nada más conocerse la reaparición: “Ya lo sabía…”. Les une la alopecia pero le desune el destino histórico de ser eternos enemigos al ser los primeros mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte. El ‘amor imposible’ de estos dos bufones políticos ha vuelto a reflejarse en los puntos suspensivos censurados que seguía a “Ya lo sabía…”: “Te has convertido en parte de mi vida. Brindándome todo lo que quería. Ya lo sabía, que enamorarme no me convenía…”.

Los rumores sobre la salud de Kim Jong-un, que fueron creciendo desde que el líder norcoreano no acudiera a los actos de una destacada fiesta nacional este pasado pandémico abril, han alimentado las cábalas sobre su posible sucesión. Y un nombre aparece en casi todas las quinielas: el de su hermana menor y mano derecha, Kim Yo-jong. Cuenta con ventajas obvias. Puede presumir de pureza de sangre. Tiene la absoluta confianza de su hermano. Y conoce desde dentro los círculos de poder. Aunque algunos expertos expresan cautela: los predecesores de Kim Jong-un también se apoyaron durante su mandato en un hermano, que no tuvo un buen final tras la muerte del dirigente, mientras es difícil pensar que una mujer pudiera liderar un régimen tan patriarcal como el norcoreano. Los tres dirigentes de la dinastía fundada por Kim Il-sung siempre han sido varones. Pero a la vista no hay hombres disponibles que puedan presumir de llevar la sangre de la dinastía Kim. Se cree que Kim Jong-un tiene un hijo varón, pero demasiado pequeño como para tomar las riendas. El único hermano varón vivo del líder norcoreano, Kim Jong-chul -un entusiasta de la guitarra y de Eric Clapton, según el antiguo número dos de la Embajada norcoreana en Londres y ahora, como desertor, diputado electo en Corea del Sur, Thae Jong-ho-, estaba considerado demasiado “afeminado” por su padre, Kim Jong-il. Y el hermano mayor, Kim Jong-nam, fue asesinado en el aeropuerto de Kuala Lumpur en febrero de 2017, en un acto orquestado por los servicios secretos del Norte. Otros familiares se encuentran en el exilio o alejados de los círculos de poder.

Como ocurre con el resto de la dinastía Kim, poco es lo que se sabe con certeza de la hermana del líder supremo. Casada con el hijo de un vicepresidente del partido, nació, según NKleadershipwatch, en 1987. Como su hermano, cursó sus primeros años de escuela en Suiza, antes de regresar a Corea del Norte. Allí estudió en la Universidad Kim Il-sung, el centro de estudios superiores de élite en Pyongyang, y es posible que completara su formación en alguna institución de Europa Occidental tras la muerte de su madre en 2004. Dos años antes, cuenta la página especializada, su padre, Kim Jong-il, ya había mencionado ante representantes extranjeros el interés de su hija por la política y su deseo de hacer carrera dentro del sistema político del país. Al igual que muchas tragedias occidentales, la de William Shakespeare suele describir a un protagonista que cae desde el páramo de la gracia y termina muriendo, junto a una ajustada proporción del resto del cuerpo protagónico. Se ha sugerido que el giro que el dramaturgo hace del género, es el polo opuesto al de la comedia; ejemplifica el sentido de que los seres humanos son inevitablemente desdichados a causa de sus propios errores o, incluso, el ejercicio irónicamente trágico de sus virtudes, o a través de la naturaleza del destino, o de la condición del hombre para sufrir, caer, y morir… En otras palabras, es una representación con un final necesariamente infeliz.

El escritor inglés compuso tragedias desde el mismo inicio de su trayectoria: una de las más tempranas fue la tragedia romana de Tito Andrónico, siguiendo unos años después Romeo y Julieta. Sin embargo, las más aclamadas fueron escritas en un período de siete años entre 1601 y 1608: Hamlet, Otelo, El rey Lear, Macbeth (las cuatro principales), y Antonio y Cleopatra, junto a las menos conocidas Timón de Atenas y Troilo y Crésida. Muchos han destacado en estas obras al concepto aristotélico de la tragedia: que el protagonista debe ser un personaje admirable pero imperfecto, con un público capacitado para comprender y simpatizar con él. Ciertamente, cada uno de los personajes trágicos de Shakespeare es capaz de ejercer el bien y el mal. La representación siempre insiste en el concepto del libre albedrío; el (anti) héroe puede degradarse o retroceder y redimirse por sus actos. El autor, en cambio, los termina conduciendo a su inevitable perdición. Kim Jong-nam, hermano mayor del líder supremo norcoreano Kim Jong-un, fue asesinado en Malasia, según afirmaron desde un primer momento los servicios secretos surcoreanos. La televisión por cable Chosun sostuvo que Jong-nam, hijo de una relación extramarital entre Kim Jong-il y la actriz Song Hye-rin, fue envenenado con jeringuillas por dos mujeres, posiblemente agentes norcoreanas, en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Las sospechosas se dieron a la fuga. De confirmarse, el asesinato de Kim sería el mayor caso de muerte violenta durante el régimen de Kim Jong-un desde la ejecución en diciembre de 2013 de Jang Song-thaek, tío del líder supremo y hasta entonces considerado el auténtico poder en las sombras. El nombre de Jong-nam, nacido en 1970, el mayor de los hijos de Kim Jong-il, se llegó a rumorear como posible sucesor de su padre. Pero en 2001 fue descubierto mientras intentaba entrar en Japón con un pasaporte falso para visitar Disneylandia y cayó en desgracia. Kim Jong-un llegó al poder en Corea del Norte, a finales de 2011 tras la muerte de su padre, Kim Jong-il. Durante este tiempo el joven dictador ha purgado a 340 cargos del Gobierno, del Ejército o del Partido de los Trabajadores, decenas de los cuales han sido ejecutados, en lo que los servicios de Inteligencia de Corea del Sur consideran un aumento de los “actos brutales e inhumanos” con el objetivo de asentar el poder del joven líder.

Esta es una de las principales conclusiones de una investigación del Instituto de Estrategia de Seguridad Nacional surcoreano. Kim se abstuvo de ejecutar a altos cargos en los primeros meses de su mandato, sostiene la publicación, pero en los años siguientes ha mostrado “niveles extremos de brutalidad y crueldad”. “Matar a funcionarios de alto rango de ha convertido en una parte de la vida diaria del régimen”, dice el texto. Entre los ejecutados de más relevancia están Jang Sung-thaek, tío del joven Kim y el entonces número dos del régimen por traición; Hyong Yong-col, exministro de Defensa por quedarse dormido durante un desfile militar; Choe Yong-gon, entonces vice primer ministro por estar en desacuerdo con la política forestal del dictador o Kim Yong-jin, antiguo responsable de la cartera de Educación, por sentarse de manera informal e irrespetuosa. Las ejecuciones se realizaron mediante métodos como el pelotón de fusilamiento o hasta con el uso de cañones antiaéreos. De estas presuntas ejecuciones, Pyongyang solamente publicó en su momento el de Jang Sung-thaek. El resto procede de informaciones de Seúl y no han sido confirmadas ni desmentidas por los medios estatales del país vecino. El secretismo sobre estos casos y la imposibilidad de que la prensa local o extranjera actúe libremente en el país hace prácticamente imposible verificar de forma independiente el contenido de estos informes elaborados por Corea del Sur, que en ocasiones ha errado: a principios de 2016 se anunció la muerte del exjefe del Estado Mayor norcoreano, Ri Yong-gil, pero un mes después reapareció en público. Lo mismo pasó con Han Kwang-san, responsable de Finanzas. La mayoría de los cargos de alto perfil que según Corea del Sur fueron ejecutados, sin embargo, no han vuelto a ser mencionados en los medios del régimen.

Aunque purgar no significa necesariamente ejecutar. Otros castigos son de carácter temporal y consisten en enviar a los funcionarios fuera de la capital, en ocasiones a granjas de trabajo, como modo de reeducación. Esto es lo que habría ocurrido, por ejemplo, al vice primer ministro de Asuntos Exteriores, Kung Sok-ung, desaparecido de la esfera pública después de los varios casos de deserciones registrados en el cuerpo diplomático norcoreano en los últimos meses. El tratamiento a las élites es, de hecho, una de las principales diferencias entre el mandato del joven Kim en comparación con el de su padre y su abuelo: mientras estos últimos eran más reacios a mover las sillas, Kim es más imprevisible y ha reorganizado en varias ocasiones los altos cargos del Gobierno, el Ejército y el Partido en solamente estos últimos ocho años y medio de mandato. Y durante estos cambios algunos ven rebajada su posición, otros son castigados temporalmente o despedidos y, los más desafortunados, condenados a muerte. Ni “gordo” ni “obeso”. Desde que heredó el poder en diciembre de 2011, Kim Jong-un ha engordado de manera visible. Aunque en su país es algo tabú, en el resto del mundo el peso del líder supremo norcoreano es objeto constante de memes y chascarrillos. China, vecino de Corea del Norte, no era una excepción. Hasta ahora: los censores del ciberespacio chino, el más transitado del mundo, han bloqueado el término ‘Jin San Pang’, o ‘Kim Tercero el Gordo’, el mote con que los internautas de este país le habían bautizado popularmente. Una prueba en Baidu, el principal buscador chino, no arroja ningún resultado. Tampoco reconoce el término Weibo, una de las principales redes sociales chinas.

Según el periódico de Hong Kong Apple Daily, la desaparición de este apodo por arte de birlibirloque se debe a la presión del gobierno norcoreano. Aunque internet está bloqueado oficialmente en Corea del Norte, donde los ciudadanos corrientes solo pueden acceder a una intranet muy limitada, el régimen estaba molesto con las alusiones que consideraba poco respetuosas de sus vecinos. Y quizá en parte para facilitar una mejora de las relaciones transfronterizas, muy frías durante el mandato del joven Kim, y en parte para evitar que el trato irreverente de los internautas se extienda a sus propios líderes, China ha accedido. “El Gobierno chino está comprometido a crear un clima sano y civilizado de expresión de las opiniones”, ha declarado el portavoz del Ministerio de Exteriores en Pekín, Geng Shuang. “No aprobamos las referencias a líderes de ningún país mediante burlas o alusiones insultantes”, ha indicado Geng, que no obstante insiste en que las informaciones sobre la censura al apodo “no respetan los hechos”.

Según los servicios secretos surcoreanos, Kim -el tercero en una dinastía en la que ha estado precedido al mando del país por su padre Kim Jong-il y su abuelo Kim Il-sung- ha engordado 40 kilos en cuatro años y ha pasado de pesar 90 kilos a ponerse en 130. El exceso de peso podría explicar su desaparición de la vida pública durante 40 días a finales de 2014 y su reaparición caminando con un bastón. Entonces, los analistas consideraron que podría deberse a un ataque de gota -una enfermedad que padecieron su padre y su abuelo y que tiene entre sus posibles causas un consumo excesivo de carne roja- o una rotura de tobillo por demasiada carga. Entonces, el régimen norcoreano indicó que su líder supremo había padecido problemas de salud por haber recorrido fábricas de todo el país de manera demasiado intensa. Aunque el régimen norcoreano recibe constantes críticas desde el exterior sobre sus violaciones de los derechos humanos y su programa nuclear, los comentarios sobre la vida personal o el aspecto de su líder suscitan una irritación especial. En mayo pasado fue expulsado del país el corresponsal de la televisión británica BBC Rupert Wingfield-Hayes. Uno de los posibles motivos que se barajaron fue que el periodista había descrito a Kim como “corpulento” en uno de sus reportajes. El veto de la censura no parece haber importado mucho a los internautas chinos, ya muy experimentados en hallar juegos de palabras y expresiones que les permitan saltarse los frecuentes bloqueos. ‘Kim Tercero el Gordo’ se ha convertido ahora en ‘Kim Tercero de la Media Luna’, resultado de dividir el ideograma “pang” (gordo), en sus dos componentes, “yue” (luna) y “ban” (mitad).

Una de las características más importantes del teatro Shakespeare en particular, es la multitud de niveles en las que giran sus tramas. Lo trágico, lo cómico, lo poético, lo terreno y lo sobrenatural, lo real y lo fantástico se entremezclan en mayor o menor medida en estas obras. Las transiciones entre lo melancólico y lo activo son rápidas y, frecuentemente, se manifiestan a través de duelos y peleas en escena que debían de constituir una animada coreografía muy del gusto de la época. El bufón (en inglés, fool) -o bufones, con Kim Jong-un y Donald Trump como principales protagonistas en esta última desaparición del presidente norcoreano- es un personaje importante para la obra shakespeariana, ya que le da libertad de expresión y soltura. Se reconocía el él una insuficiencia mental o carencia física que le permitía decir cosas u opinar sobre cuestiones polémicas que habrían sido prohibidas en boca de personajes de mayor fuste. Sin duda esta estratagema era ideal para el autor inglés, puesto que cualquier crítica a la realeza podría ser justificada adjudicándosela a un personaje que no piensa como la generalidad de las otras personas dadas las insuficiencias que padece. Los personajes de sus obras parecen autistas, no saben escucharse y permanecen cerrados en su mundo a toda comprensión profunda del otro. ¿Qué simpatía existe entre Hamlet y su pobre y torturada novia Ofelia? ¿Se han “escuchado” alguna vez Marco Antonio y Cleopatra, quienes, a pesar de ser amantes, desconfían patológicamente el uno del otro? Esta es una de las diferencias más notables y sensibles entre el inglés William Shakespeare y el español Miguel de Cervantes, autor la novela ‘Don Quijote de la Mancha’. En este último existe empatía, amistad y conexión humana entre sus personajes, de forma que estos aprenden de los demás y evolucionan, mientras que los autistas personajes trágicos de Shakespeare son incapaces de comprenderse y realizar este humano acercamiento. Kim Jong-un y Donald Trump, shakesperianos ‘purebred’.

@BestiarioCancun

@SantiGurtubay

www.elbestiariocancun.mx

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario