Juez suspende al padre de Britney Spears de la tutela

0
8

La sala de la audiencia estaba llena. Admiradores de la cantante llegaron horas antes para garantizar sus puestos. Mientras que afuera del tribunal, otro grupo de seguidores cerró una calle para hacerse escuchar

 

La Corte Superior de Los Ángeles suspendió este miércoles al padre de Britney Spears, Jamie Spears, como su tutor legal, un cargo que ha ejercido durante más de 13 años.

La decisión de la jueza Brenda Penny supone una victoria para la cantante, quien el pasado junio se pronunció por primera vez en contra de su progenitor, aunque la tutela se mantendrá a cargo de un funcionario del estado de California con carácter temporal.

La suspensión de Jamie Spears tiene efecto inmediato, y será reemplazado con un tutor provisional «en el mejor interés» de Britney Spears, dijo la jueza Brenda Penny.
«El señor Spears debe entregar todos sus activos y poderes como tutor», dijo Penny.

El tutor provisional permanecerá al frente hasta el 31 de diciembre de este año, aunque hay expectativas de que el acuerdo sea deshecho antes de eso.

El controversial acuerdo, que la princesa del pop consideraba «abusivo», fue decretado en 2008 luego de que Britney atacara a un paparazzi en una estación de gasolina y entregaba a Jamie Spears el control financiero y personal de la cantante.

Su abogado, Mathew Rosengart, había solicitado esta semana la remoción inmediata de Jamie Spears en una petición presentada ante la justicia.

«Cada día que pasa con él como su tutor -cada día y cada hora- es un día en que le causa angustia y dolor a su hija», dice el documento.

Estas afirmaciones fueron aparentemente reforzadas por un documental del New York Times divulgado el viernes, que sostiene que Jamie Spears tenía aparatos de vigilancia instalados secretamente en el cuarto de Britney para grabar sus conversaciones.

«Me hacía pensar en alguien que estaba en una prisión», dijo un exfuncionario de seguridad a los productores del documental «Controlando a Britney Spears».

Los abogados de Britney esta semana dijeron que las afirmaciones del documental sobre Jamie Spears revelaban «horribles y excesivas violaciones de la privacidad de su hija adulta».

Jamie Spears negaba vigilar de forma ilegal a su hija, de 39 años.

Otro documental, «Britney vs Spears», que Netflix divulgó el martes, afirma que Britney trató dos veces de contratar su propio abogado en los primeros años de la tutela pero le fue negado.

Britney Spears se comprometió con su novio de años, Sam Asghari, este mes, lo que significa que se creará un acuerdo prenupcial en el que su padre no debería estar involucrado, señalan los documentos judiciales.

En 2019 James Spears dejó de ser tutor personal de su hija, con control sobre sus asuntos personales, manteniendo solo su papel como tutor de su patrimonio, con control sobre sus finanzas. Él y sus abogados han dicho que eso hace que muchas de las quejas de su hija sobre su control sobre su vida carezcan de sentido.

Jodi Montgomery, una profesional designada por la corte, ahora actúa como tutora personal de Britney Spears, y Rosengart dijo en documentos judiciales que Montgomery también accede a poner fin a la tutela siempre que se pueda hacer de manera segura y sin problemas.

James Spears ha dicho que sólo ha actuado en beneficio de su hija. Señaló en un expediente judicial que no conoce de un “solo profesional médico ni el informe de un solo investigador de sucesiones” que haya concluido que su presencia como tutor fuera dañina para su hija o que debiera ser reemplazado.

La tutela se estableció en 2008, cuando Britney Spears atravesaba una crisis mental que la prensa cubrió obsesivamente, con hordas de paparazzi acechándola por todas partes, y que la llevó a perder la tutela de sus hijos.

#FreeBritney

La sala de la audiencia estaba llena. Admiradores de la cantante llegaron horas antes para garantizar sus puestos. Mientras que afuera del tribunal, otro grupo de seguidores cerró una calle para hacerse escuchar.

Horas antes de la audiencia, una importante calle fuera de la corte se cerró al tránsito vehicular, permitiendo que 100 simpatizantes de Spears marcharan y realizaran una protesta en la que gritaban “¡La tutela debe terminar!” y otras consignas a favor de Britney. A medida que creció la protesta, los fans cantaron éxitos de Spears como “Toxic” y “Baby One More Time”, mientras que había oradores que describían como otras tutelas abusivas habían afectado a sus familias.

Cuando se supo que la cantante quedaba liberada de la tutela de su padre, sus fans se abrazaron y algunos hasta lloraron de emoción por una resolución que esperaban desde hace años.

En la petición de esta semana, los abogados de Britney acusan a Jamie Spears de extender la tutela para su beneficio económico.

Sus esfuerzos son «un subterfugio, diseñado para evitar el estigma de ser suspendido y sus consecuencias, incluyendo la probabilidad de la restitución del dinero mal habido y descomunales gastos legales», afirmó.

Los representantes de Britney y sus fans han acusado a su padre de beneficiarse económicamente de la tutela, que le fue impuesta después de que ella sufrió un quiebre emocional en 2007, cuando afeitó su cabeza y atacó a un paparazzi en una estación de gasolina.

Mientras tanto, Jamie Spears objetó la propuesta de Britney de escoger un tutor provisional para reemplazarlo diciendo que el contador público John Zabel no tiene la experiencia necesaria, de acuerdo con versiones de los medios de comunicación estadounidenses publicadas esta semana.

Del otro lado, los abogados de Britney dicen que su padre «nunca estuvo a la altura», citando en su petición alegaciones de supuesto alcoholismo y «el trauma que le causó a su hija desde su infancia».