Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar | DE VIVA VOZ

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

Chacho”, primero en arrebatar la presidencia municipal de Cancún al entonces todopoderoso PRI; aunque permanece inhabilitado para ocupar algún cargo, afirma que no guarda rencores; admite mantener aspiraciones políticas “porque de la política no te retiras hasta que te mueras o te maten”

POR SALVADOR CANTO

Víctima de una persecución política que no lo dejó llegar a la gubernatura y que lo encarceló mediante la acusación de delitos (entre ellos el de peculado) que no le pudieron comprobar, y a pesar de que fue exonerado, sigue impedido para participar por algún otro cargo de elección popular debido una inhabilitación que cree injusta.

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

Así es como se considera Juan Ignacio García Zalvidea, mejor conocido como “Chacho”, quien en el 2002 llegó a ocupar la presidencia municipal de Benito Juárez, emanado de un partido político (PVEM) distinto al que venía gobernando el principal destino turístico desde 1975, el entonces todopoderoso PRI.

Controvertido en todo momento, el exedil concedió una entrevista a El Despertador de Quintana Roo en la cual, sin tapujos, reconoció que Joaquín Hendricks Díaz y Félix González Canto le hicieron ver su suerte en la política, pero asegura que “hoy los veo y los saludo porque no soy una persona ni de rencores ni de problemas con la gente”.

También recordó que su incursión en la política fue tras la detención de su hermano Fernando, quien enfrentó problemas legales al ser vinculado al “Caso Cancún”, acusado de lavar dinero de un cártel del narcotráfico, lo cual no le pudieron comprobar y también fue exonerado.

En la vida política fue diputado federal y perteneció a la LVIII Legislatura, donde encabezó la comisión de Turismo, y su suplente fue Alicia Ricalde Magaña.

A nivel local ha pasado por el PAN, PVEM, PRD, PT y Movimiento Ciudadano aun sin estar afiliado directamente, e incluso con éste último partido intentó competir para la diputación local por el Distrito 2, pero el Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo) le negó su participación por estar inhabilitado hasta el 2025.

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

De igual manera, en campañas anteriores le ha brindado apoyo al PRI, incluso al propio Roberto Borge y a Mauricio Góngora Escalante, afirmando que lo hizo por la persona, no por el partido político.

Es de señalar que el conflicto con Joaquín Hendricks fue mayúsculo, pues mientras el exgobernador acusaba al exalcalde de mal manejo de recursos, éste afirmaba que el Estado le negaba el dinero para obras y proyectos.

En ese contexto, a mediados de 2004, el Congreso del Estado orquestó la desaparición del Ayuntamiento de Cancún, y la creación de un Concejo Municipal que presidió Marisol Ávila Lagos, y ante ello, Chacho se movilizó y se refugió en su casa junto con los suplentes de los regidores que lo habían traicionado y armó un cabildo que fue el que dos meses después la Suprema Corte de Justicia de la Nación reconoció como legal, y ordenó el regreso al Palacio Municipal.

¿Quién es Juan Ignacio García Zalvidea?

Primero que nada soy tu amigo, soy originario de la Ciudad de México y he estado viviendo en Cancún desde 1985.

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

¿Cuál ha sido su trayectoria?

Yo estudié en el Cristóbal Colón, en el Simón Bolivar, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) donde cursé la carrera de medicina veterinaria y zootecnia porque me gustan muchos los animales, también tengo estudios en actuaría y filosofía, así como de teología en el Seminario Conciliar de la Ciudad de México aunque no me ordené.

Aquí a Cancún llegué básicamente a trabajar en cosas turísticas, en hacer tours, de guía de turistas, en manejos de condominios, de hoteles, hicimos (con la familia) una agencia de viaje que desarrollamos y he estado muy relacionado con el turismo.

¿Cómo incursiona en la política?

Yo no nunca me vi como una persona que fuera estar dentro de la política, ni siquiera me pasaba por la mente; es decir, ni siquiera me gustaba y sin embargo fui arrojado a la activad en la búsqueda de una situación de injusticia porque tuve que recurrir a diputados, senadores, Derechos Humanos, a organismos internacionales e incluso fui al Vaticano y hasta Estados Unidos por la defensa de mi hermano Fernando (QEPD), quien a finales de los 90 tuvo un problema muy grande (Caso Cancún).

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

En aquellos tiempos estuve relacionado con políticos principalmente del Partido Acción Nacional (PAN), y por ello me metí a la candidatura por la diputación federal en Quintana Roo para el distrito norte que abarcaba Cozumel, Playa del Carmen, Tulum, Lázaro Cárdenas, Isla Mujeres y Benito Juárez, y en la elección de Vicente Fox yo gané por muchísimos votos.

De ahí tuve la oportunidad de ser candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez con el Partido Verde (Ecologista de México) y ni yo pensaba que iba a ganar, y ganamos porque la gente nos vio con confianza y nos dieron su voto.

Posteriormente pude ser candidato a la gubernatura del Estado en una alianza con varios partidos, incluyendo al PT, PRD, pero desgraciadamente no se pudo concretar ese proyecto y sin embargo siempre he buscado la manera de estar colaborando y que a la gente de Quintana Roo le vaya mejor, principalmente aquí en Benito Juárez y en el norte del Estado que ha sido mi área de influencia.

¿Qué tan difícil fue ser presidente municipal de un partido distinto al gobierno del Estado?

Fue muy difícil porque surgiendo de la oposición, por mucho que los discursos dijeran que no importaba de qué partido emanabas, la verdad es que sí nos hicieron ver nuestra suerte.

Pero con el ánimo y el apoyo de las personas pudimos hacer muchas cosas por la gente, los vecinos en diferentes colonias y rumbos, aun con los recursos que fueron limitados y al final nos los escamotearon terriblemente y hubo muchas cosas que no se pudieron cumplir; la gente reconoce que nos arrebataron el municipio a la mala y nos tuvo que reinstalar nuevamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual ordenó que la presidencia municipal de Benito Juárez tenía que ser presidida por Juan Ignacio García Zalvidea. Eso se pudo restablecer y ya continuamos en funciones pero esa historia estuvo tremenda para Benito Juárez.

¿Cómo fue la relación con el entonces gobernador, Joaquín Hendricks Díaz?

Yo considero que los primeros dos años aquí hubo una buena relación y amabilidad, pero al final de la administración, cuando se veía la posibilidad de la competencia política por otros puestos políticos en el mismo Estado, arreció fuertemente la presión hacia mi persona y me inventaron una serie de delitos que finalmente no pudieron sostener y por los cuales yo fui exonerado; yo no tengo ninguna condena de ningún tipo de asuntos de naturaleza pública, que hubiera habido peculado, que hubiera dispuesto de recursos de una mala manera.

Cuando anunció su candidatura y al ver el apoyo de la gente, ¿te sentiste gobernador en algún momento?

Tenía el apoyo de muchísima gente, miles y miles de personas en todo Quintana Roo porque cuando estaba en la diputación federal, yo visitaba todo el Estado y eso les incomodaba a algunas personas de la política, pero siempre traté de atender a la gente dentro de la esfera de mi trabajo. De hecho cuando fui presidente municipal de Benito Juárez, atendí a muchas personas que nos visitaban en el palacio municipal que venían de comunidades, principalmente de Lázaro Cárdenas, de la zona Maya de Felipe Carrillo Puerto, de Tulum, de Solidaridad, de la zona Continental de Isla Mujeres, de la parte agropecuaria y venían en busca de algún tipo de apoyo y de ayuda y en la medida de lo que se pudo se hizo, pero hoy todo este tipo de cosas ya están prohibidas por ley; sin embargo, la voluntad de ayudar a las personas nunca se debe de terminar.

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

¿Te robaron la gubernatura?

Cuando llegó el proceso electoral para la gubernatura (donde participaron también Félix González Canto por el PRI y Addy Joaquín Coldwell por el PAN), nosotros estábamos seguros de obtener el triunfo por la gran cantidad de gente; finalmente lo manejaron ahí en Solidaridad y la gubernatura le fue entregada a Félix González Canto. Yo ya no me quejo de ese asunto porque ya es página pasada. Sin embargo, cuando se termina el proceso electoral la gente estaba enardecida y furiosa, por lo que tuve que hacer una actividad que desfogara el ánimo de las personas y por eso empecé una caminata desde la Zona Continental de Isla Mujeres hasta Chetumal; fueron 410 kilómetros, nos tardamos 21 días en llegar y fueron miles y miles de personas que se fueron uniendo a la marcha en diferentes etapas del trayecto. La máxima concentración fue en Felipe Carrillo Puerto, que fue la antesala para llegar a Chetumal. Me amenazaban de muerte por el celular y me decían miles de cosas y yo les decía “por teléfono no”, y les colgaba.

Pero como yo iba con la gente nunca me preocupó nada de eso, nos dormíamos en la carretera, en la selva, en alguna plaza, en algún parquecito y lo impresionante era ver cómo la gente nos ayudaba, nos preparaban tamales, la gente en vehículos nos llevaba pan, refrescos, agua y todo eso no se olvida nunca jamás.

¿Qué tan difícil fue que te hayan detenido?

Mira, yo esto lo pongo en contraste porque mi hermano Fernando, en la injusticia que sufrió cuando lo metieron a la cárcel, él decía que le robaron un año de su vida y yo decía que no, porque la vida es como venga y me tocó en ese momento la experiencia muy dura de la cárcel porque es el peor lugar para estar, y sin embargo ahí puedes conocer lo mejor de las personas y hasta lo peor.

Realmente la diferencia es una situación de estar aferrado a algo que es superior a nosotros que yo digo es que Dios, pero he visto a mucha gente en la cárcel destrozadas en lo humano porque no tienen ese lazo que te permite una fortaleza por tener fe en algo superior.

Volviendo a la etapa de presidente municipal, ¿qué obras hiciste?

Yo siempre traté de estar en la calle en contacto con las personas, por ejemplo me acuerdo mucho de la ampliación y consolidación de la avenida Andrés Quintana Roo, también la conexión de la Nichupté a la Bonampak porque antes todos los vehículos tenían que irse a la Andrés Quintana Roo para poder salir al centro y ese fue un desfogue al tráfico de esa zona de las regiones 500, 300, hacia el centro de Cancún.

También hicimos obras de nivelación de calles en las regiones 200, a pesar de que no había el dinero para pavimentar pues además no contaban con drenaje y eso no permitía hacer más cosas. Yo me acuerdo de que en aquel entonces había un presupuesto de 220 millones de pesos, no de dinero, sino de la cantidad que se necesitaba para pavimentar lo que hacía falta, pero no se pudo concretar. Hice muchas visitas a lo que es Avante, Tres Reyes, zonas que no están urbanizadas, al mismo Bonfil, Leona Vicario, Puerto Morelos que todavía pertenecían a Benito Juárez, donde hicimos lo que se pudo pese a lo limitado de los recursos.

Recuerdo que hubo labor desde la diputación federal que finalmente se pudo concretar para hacer la carretera que comunica Puerto Morelos con Leona Vicario (Ruta de los Cenotes), afortunadamente después, se ponga la medalla quien se la ponga, se logró ese camino que es muy útil para el turismo y las comunidades.

¿Cómo está el tema de la inhabilitación política?

Las inhabilitaciones, porque fueron muchas, son totalmente improcedentes porque para que a uno lo inhabiliten en un juicio político tiene que haber una condena, es decir, te tienen que comprobar delitos que posteriormente te hagan la inhabilitación, pero aquí como me trataron de atropellar todo el tiempo, primero me inhabilitaron y después me apresaron.

Yo me tuve que defender en lo jurídico para obtener mi libertad que era lo principal y finalmente la cuestión de las inhabilitaciones en ese momento, no lo pude atender, es decir, no me pude defender de eso y tiene una dificultad diferente porque como el Congreso que hace las inhabilitaciones es una soberanía, no hay el amparo y no te permite una defensa normal, tiene que ser también por la vía de la política y no se ha dado la voluntad para que ese tipo de situación se me quitara de encima.

Eso me ha afectado en los procesos electorales que ha habido en los últimos años, no por no querer participar, sino porque es una dificultad que uno tiene.

Juan Ignacio García Zalvidea: las voces nunca se deben acallar  |  DE VIVA VOZ

¿Actualmente Chacho tiene alguna aspiración política?

Yo tengo aspiraciones siempre en lo político porque de la política no se retiras hasta que te mueras o te maten, si tú tienes un compromiso; sin embargo tampoco me aferro a las posiciones, pero siempre hago un esfuerzo por participar y ahora con las dificultades que ha habido, como por ejemplo la última elección a las diputaciones, eso no nos quieta el ánimo de apoyar a la persona que valga la pena, que quiera defender a las personas de una manera legítima. Yo no veo mal que a las personas que trabajan en el gobierno en cualquier ámbito les vaya bien, pero lo que no se vale es que sólo se atiendan a sí mismos, lo que es importante es que se hagan cosas por la comunidad.

¿Cómo ves la actividad política actual?

Sí te puedo decir que definitivamente ha habido un cambio no necesariamente para mejor en la vida política en México; los mexicanos en general quedamos hartos de los rateros que pasaron en los gobiernos, sean del partido que sea. Ahora la gente votó por una fórmula diferente, pero no quiere decir que todas las personas que hayan llegado al gobierno actual estén actuando de una manera correcta, pues en algunas ocasiones los vemos que se portan hasta peor.

Siempre hay que tener un razonamiento, siempre hay que apoyar a unas personas en unas ideas y a otras en otras ideas y tratar de sacar lo que sea mejor para todos los mexicanos.

En el caso de Quintana Roo lo mismo. La política actualmente yo la veo destrozada, a México muy dividido, hay mucho odio, desgraciadamente confrontan a los más pobres con los que aparentemente son ricos y digo aparentemente porque los muy ricos son muy poquitos, pero la gente que ha podido llegar a la clase media hoy se ve perjudicada por la manera en que se están llevando muchísimas cosas.

Al señor presidente (Andrés Manuel) no se le pueden decir muchas cosas porque no acepta, pero con gusto yo le podría decir sobre las cosas en las que uno piensa que hay errores; algunas personas cuando escuchan que uno critica de la menor manera al señor López Obrador, comienzan a atizar.

Sin embargo las voces nunca se deben de acallar, incluso las de los reporteros y periodistas aunque lo ataquen con mucha acidez o sarcasmo como sea, pero es necesario que haya en México y el día que no se pueda criticar al gobierno, ese día sí estamos fritos porque entonces no podemos mejorar.

Yo por ejemplo, veo a López Obrador de muy buen corazón y genuinamente él tiene contacto con las personas menos favorecidas, pero esa actitud no es compartida por mucha gente que está en su propio gobierno; es decir, cada quien lleva su agenda y se comportan como una jauría y los ves que se abalanzan sobre las cosas o los bienes, peor que los que se fueron, es decir, no son mejores que los anteriores y ahí el que sale perdiendo es el ciudadano. Por eso hay que insistir en que no frieguen al (Felipe) Calderón, y no porque me caiga bien, sino porque son opciones para la gente y tiene que haber la competencia necesaria para que finalmente se logre un equilibrio en la vida política de México porque de lo contrario sufrimos autoritarismo, estatismo y al final de esa ecuación representa más pobreza para todos.

¿Crees que hay hartazgo de la gente hacia los partidos políticos?

Sí, no hay confianza en los partidos políticos, así haya dos, tres, cinco o diez, pues al final siempre entran en alianza que son una completa contradicción. Yo puedo tener simpatía por gente del Partido Verde, pero cuando se han aliado al PAN, al PRI o ahora a Morena, ya no es una cuestión convincente y eso ante el ciudadano los pone en desventaja.

*****

Para concluir la entrevista, El Despertador de Quintana Roo enlistó varios nombres, con la idea de que “Chacho” manifestara su sentir al respecto:

Benito Juárez

Municipio más importante del país en materia turística donde los problemas principales son la inseguridad y la mala calidad de los servicios, como la pavimentación, bacheo y el de la recolección de la basura

Quintana Roo

Un estado joven que también tiene una situación de cambio y el panorama político le ha cambiado, hay incertidumbre en lo que es el futuro político. Yo veo a Quintana Roo ahora con la pandemia que le ha tocado “bailar con la más fea”, porque a ninguna entidad le ha afectado en términos de empleos como a nosotros, pues dependemos totalmente del turismo. Se necesita una solidaridad de todos para poder salir a delante de una manera aceptable.

Joaquín Hendricks Díaz

Es una persona que ha tenido habilidad política, sigue participando, sigue opinando, fue gobernador en el momento más difícil para mí en la administración pública y yo me lo encuentro y lo saludo normalmente, no soy persona ni de rencores ni de problemas con la gente.

Félix González Canto

Como gobernante me trató bien, ya después de que superé el problema de la cárcel y lo que yo le pedí fue tener la posibilidad de gestión para las personas y eso lo vine haciendo. Hoy, yo veo que es cuestionado en muchos temas y sin embargo siempre es la situación de persecución política porque se sataniza al PRI en lo general.

Roberto Borge Angulo

Un político muy joven que cayó en desgracia. Yo considero que por su ímpetu no tuvo límites y finalmente ha de haber sido embarcado en una ola que afectó a muchos gobernadores de México y que hoy está pagando con una prisión que nunca se esperó, pero es de esa generación de gobernadores de la época de Enrique Peña Nieto que qué barbaridad la manera que desangraron al país, y por eso el gobierno actual tiene la bandera de la corrupción poniendo como ejemplo a esos personajes, pero ninguno de esos exgobernadores se hubiera despachado con la cuchara grande si desde el gobierno central no les hubieran dado la anuencia para el saqueo que ellos mismos colectaron y estos gobernantes se fueron con la finta y hoy los vemos a todos pagando por su codicia.

Carlos Joaquín González

Es una persona que está haciendo el esfuerzo, hoy por el tema de la pandemia le tocó “bailar con la más fea” por la pérdida de empleos en el turismo que es tan sensible y hay un gran reto para echar adelante la actividad económica en Quintana Roo. El tema de la seguridad es una asignatura pendiente para el gobierno del Estado.

Mara Lezama Espinosa

Ahora ha sido muy cuestionada, pero la veo con capacidad en muchos temas; sin embargo su reto y asignatura pendiente es la seguridad porque se le dio esta responsabilidad al señor (Alberto) Capella y hoy estamos padeciendo cosas que nos dicen diariamente los ciudadanos en cuestión de asaltos, robos, robos a casa habitación, despojo de vehículos porque no se tiene el mando de Seguridad Pública en Benito Juárez, que es una herramienta fundamental, pues mientras el policía no tenga arraigo con el vecino de las colonias, muy difícilmente se hará que vuelva la seguridad como se debe; y el otro tema es la falla en la recolección de la basura, es un enorme problema y rezago para el municipio. Yo deseo que le vaya bien a Mara Lezama para que le vaya bien a toda la gente.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario