Jorge Miguel Cocom Pech: No hay una verdadera opción política

0
269

Escritor y catedrático, exconsejero estatal de Quintana Roo, considera que ninguno de los candidatos en este proceso electoral ofrece un verdadero programa de desarrollo integral para el estado

SALVADOR CANTO

“Lamentablemente en este proceso electoral para la gubernatura de Quintana Roo no hay una verdadera opción política, lo que yo veo es un desfile de máscaras, de personeros conocidos que no ofrecen un verdadero programa con un desarrollo integral para el estado”, afirmó el escritor y catedrático Jorge Miguel Cocom Pech, quien también fue consejero del ya desaparecido Consejo Estatal Electoral.

En entrevista con El Despertador de Quintana Roo, el también Premio Internacional de Literaturas Indígenas de Américas (PLIA) en el año 2016, sostuvo que es más que evidente que los políticos en Quintana Roo no tienen cultura e incluso “es de lo que más carecen y ni les interesa porque no la conocen”.

De Viva Voz, hizo una breve radiografía de los candidatos a la gubernatura, de quienes dijo que sólo Mara Lezama tiene posibilidades de hacer un buen papel, siempre y cuando se rodee de especialistas que le ayuden a ver el camino como debe de ser.  

Mencionó que aunque actualmente no radica en Quintana Roo por cuestiones de salud, “siempre estoy atento a lo que pasa ahí, todos los días leo la prensa y estoy al tanto porque tengo un gran cariño y aprecio por esa entidad de que espero, retome el rumbo de la prosperidad”.

Durante la entrevista también se refirió al proyecto del Tren Maya, sobre el cual dijo estar a favor porque se trata de una gran obra que le hacía falta a todo el sureste del país, aunque dejó en claro no estar de acuerdo con que el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, acordase que el 75% de las utilidades se destine al pago de las pensiones de los militares, lo cual contradice su discurso de “primero los pobres”.

“Esas utilidades deben canalizarse para el desarrollo integral del sureste y no de una carga privilegiada a la cual él se la quiere destinar y hay que decirlo con mucho respeto, y no tengo nada en contra de los militares, pero el presidente debe pensar en la redistribución del ingreso de esas utilidades y devolverlas en toda la zona que es una zona maya desde Chiapas hasta toda la Península de Yucatán para aminorar las desigualdades”, acotó.

¿Qué recuerdos tiene del Consejo Estatal Electoral del que usted formó parte?

—Para mal o para bien fui consejero estatal electoral hace muchos años en Quintana Roo y mantener nuestra independencia política nos tocó muchísimo trabajo a pesar de toda la maquinaria mediática que siempre estuvo en contra nuestra, pero esa vez que estuvimos en lo que se llamó el Consejo Estatal Electoral lo hicimos con dignidad, lo hicimos pensando en la ciudadanía que representa un consejero electoral, que no debe de ser un útil del régimen o poderoso en turno que despacha allá frente a la Bahía de Chetumal.        

Esa percepción parece que no ha cambiado, ¿o cómo ve usted, ahora que ya está convertido en Ieqroo?

—Mira, no puede cambiar porque es difícil en la zona sur, lo que no quiere decir que lo sea en todo el estado, hay un tremendo vasallaje político que se nos induce desde la primaria hasta la universidad. Mantener nuestra independencia política en un estado en donde es complicado el ver cómo se mueven las fuerzas políticas. En ese entonces cuando fui consejero electoral, tuve como compañero también con independencia política al profesor Ramón Iván Suárez Caamal, quien es el autor de la letra del Himno a Quintana Roo, un hombre digno al que admiro mucho por su literatura y por tener ese acto de dignidad de no someterse a los poderosos de turno, como yo les llamo, para no decirles sus nombres. 

Por otro lado, ¿qué opina del arranque de las campañas electorales para la gubernatura de Quintana Roo?

—Yo no veo opción política. Hay un desfile de máscaras, de personeros conocidos que no veo que ofrezcan un programa para Quintana Roo con un desarrollo integral, no digamos de la parte sur que es la más abandonada, la más olvidada de los gobiernos e incluso de los gobiernos que en la mayoría  han venido del norte, desde Pedro Joaquín hasta el último ladrón que tuvimos. Entonces, ha sido el dominio del norte el que se ha impuesto políticamente en todo el estado, esa visión empresarial que es turística, que es la que se ha impuesto en la entidad. Por eso no ha habido un proyecto integral de desarrollo económico, social, político. Los políticos locales, por decirlo así, han sido ayunos, es decir, no han tenido una visión de futuro en donde también le den continuidad a lo bueno que ha existido de los gobiernos anteriores, que es muy poco, pero no ha habido una política de continuidad porque yo no la veo en los políticos de ahora, ni el ‘Pechito amoroso’ que le llaman, por no decirle de otra manera despectiva.

¿Qué nos puede decir de los candidatos?

—De Leslie (Hendricks), es la continuación del mismo PRI; de Laura (Fernández), es la continuidad de los Joaquín, el dominio del norte; de Mara (Lezama), una caricatura de Morena. Yo no veo un candidato que reúna las cualidades de una vocación estadista, que vea más allá, que vea el desarrollo del sureste en que está integrado Quintana Roo; está Nivardo Mena que no deja de representar a un partido local manipulado por la extitular de la Secretaría de Educación, Cecilia Loría, quien impuso a un corderito en donde los lobos están guiando, entonces no veo un candidato con carisma, con proyecto que es lo que está ausente en este desfile de máscaras y muecas que acaba de comenzar con la campaña electoral en proceso o en ciernes. 

¿Considera que no hay política real en Quintana Roo?

—Desde luego y lo vemos con el desfile de la basura política, perdóname que sea duro con eso pero lo tengo que decir. ¿A quiénes ves?, a los mismos, las mismas máscaras. Hay una ópera que escribió Verdi hace muchos años, en el siglo XIX, que se llamó “Baile de Máscaras”, y la política ahora no es más que un baile de máscaras. El único político al que  vi —y que ha cambiado, lo voy a decir con todo respeto porque lo quiero mucho— con un arraigo popular, fue a Mario Villanueva, cuando hizo campaña, cuando ganó hizo muchas cosas a favor de los humildes y de los pobres; lamento mucho que en estos días cambió de opinión para sumarse a Mara, lo quiero y lo aprecio mucho, pero debo ser respetuoso de su decisión también. Pero él encarnó cuando fue candidato la aspiración de un pueblo que quería un cambio, que quería ser atendido y Mario lo hizo en su gobierno y después de eso yo no he visto más que ladrones y el PRI se convirtió en fábrica de rateros, en una hamponería que se apropió y saqueó el poder.

¿Cree que los políticos le temen al tema cultural o qué es lo que pasa al respecto?

—Los políticos en Quintana Roo lamentablemente no tienen cultura, es de lo que más carecen y ni les interesa porque no la conocen. Estaría bien preguntarle a ellos que digan el nombre de algún premio Nobel, que digan ¿quién fue Gabriel García Márquez?, eso lo medio conocen, ¿quién fue Juan Rulfo? y van a estar buscando a Juan Chiras, no saben. En Quintana Roo los políticos son unos perfectos ignorantes en materia cultural y artística, eso me queda claro. No hay un político que hable de la cultura clásica, la cultura nacional y lo único que saben es cultura populachera, saben quien es Juan Gabriel, Derbez pero eso no es cultura, es una de las culturas populares.

De forma general, ¿qué podemos esperar del próximo gobernador o gobernadora?

—Yo amo a Quintana Roo como no te imaginas, pero por razones médicas tengo que estar en la Ciudad de México. Esperaría un poco que Mara hiciera algo, pero necesita contrapesos y me gusta por ejemplo la fórmula de que la primera en la lista de los plurinominales locales esté Marybel Villegas que puede ser su contrapeso en el Poder Legislativo. La veo bien, de hecho creo que tiene un poquito más de visión Marybel que la propia Mara. Espero que si llegan ellos haya algunos cambios, algún avance, que hagan un programa estatal de desarrollo integral para Quintana Roo, que no sólo estén viendo esa vocación turística que naturalmente tiene el estado, eso me queda claro, pero necesitamos tener seguridad estatal alimentaria, frijol, maíz porque se vienen tiempos muy difíciles en materia alimentaria y necesitamos asegurar nuestros alimentos para ya no depender de otras entidades y eso debe de contemplarse en un programa de desarrollo. Ojalá se rodeen de especialistas que les ayuden a ver el camino.  

¿Qué opina del proyecto de la Cuarta Transformación?

—Mira, yo no estoy en contra de la Cuarta Transformación, hay medidas que el presidente ha tomado que me parecen correctas, sobre todo en materia energética, esta Reforma que no le cambien tantas cosas, es importante mantener nuestra independencia política y eso lo podemos hacer reapropiándonos de los bienes que el neoliberalismo entregó a la iniciativa privada, a empresas nacionales y extranjeros, necesitamos recuperar eso, que la independencia política pasa por la independencia económica, entonces tenemos que reapropiarnos de aquello que éstos entregaron. Parece mentira, pero poquito más del territorio se entregó a empresas mineras y eso no es posible, necesitamos nosotros una política de Estado, una política y por no decirlo en términos peyorativo nacionalista, que nos dé rostro, que nos garantice un sistema alimentario, que no dependamos de los granos y los cereales de afuera y eso es lo que el presidente trata de hacer, ¿me explico?, pero tiene tantos intereses encontrados, tantas clases privilegiadas que no quieren renunciar a sus canonjías, a sus saqueos y eso no es posible.  

Por otro lado, ¿cómo ve el proyecto del Tren Maya?

—Yo estoy de acuerdo con el Tren Maya, soy maya, hablo maya, mis apellidos son mayas, no lo puedo negar y estoy de acuerdo y no por presumirlo, he viajado a otros países en donde he visto la eficiencia de los trenes, sobre todo en Europa y poner un tren de ese nivel en la Península hacía falta, perdí muchos amigos y conocidos porque unos están en contra y me dejaron de hablar, de escribir, etcétera, etcétera pero no importa, eso es asunto de ellos. Pero yo sigo a favor del Tren Maya, aunque hay algo que no me gustó que anunció el presidente, a mí no me parece que haya decidido una empresa militar, porque según esto, los militares son quienes lo van a administrar, que el 75% de las utilidades del Tren Maya vaya al pago de las pensiones de los militares y no; eso es contradecir lo que el mismo presidente ha dicho en sus discursos de que primero los pobres. De pronto anuncia que el 75% de las utilidades de un tren lo va destinar a un grupo minúsculo, que se lo merezcan o no, ya la historia juzgará a los militares, yo no soy nadie para hacerlo. Entonces, ese 75% que dice el presidente para el pago de la pensión de las Fuerzas Armadas debe destinarse para el desarrollo integral del sureste, porque está el tren en territorio del sureste y las utilidades deben canalizarse para el desarrollo integral del sureste y no de una carga privilegiada a la cual él se la quiere destinar y hay que decirlo con mucho respeto y no tengo nada en contra de los militares, admiro lo que han hecho en este sexenio, pero el presidente debe pensar en la redistribución del ingreso de esas utilidades y devolverlas en toda la zona, que es una zona maya de Chiapas hasta toda la Península de Yucatán para aminorar las desigualdades, para atender asuntos de salud, de educación, de empleo, de protección al medio ambiente y ese 75% debe de estar destinado para eso.         

*****

Jorge Miguel Cocom Pech

  • Nació el 7 de marzo de 1952, en Calkiní, Campeche.
  • Poeta y traductor maya y español.
  • Profesor normalista, director de cámaras de televisión e ingeniero agrónomo.
  • Fue fundador del grupo literario Génali, en Calkiní, junto con Miguel Ángel Suárez, Waldemar Noh Tzec y César Víctor May Tun, y presidente de la Asociación Civil de Escritores Indígenas de 2002 a 2005.
  • Recibió el Gran Premio Internacional de Poesía en 2005.
  • En 2016 obtuvo el premio Poeta del Año en The America’s Poetry Festival por el Instituto Cervantes de Nueva York y ese mismo año recibió también el Premio Internacional de Literaturas Indígenas de América.
  • Ha participado en diversas conferencias y festivales en Canadá, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Rumania y Venezuela.
  • Su obra Muk’ult’an in Nool / Secretos del abuelo, es una de las más reconocidas por su calidad literaria, por mostrar la filosofía maya y por recoger la narrativa tradicional oral; ha sido traducido a lenguas como mam, náhuatl y zapoteco, así como al árabe catalán, inglés, rumano, ruso y serbio.
  • Premio Internacional de Literaturas Indígenas de Américas (PLIA) en el 2016.
  • Ha sido acreedor del Premio Estatal de Periodismo Audomaro Castillo 1994; el Gran Premio Internacional de Poesía 2005, otorgado por la Academia Internacional Oriente-Occidente de Rumania durante el Festival Noches Poéticas; y la presea Guerrero Cuautli, otorgada por la Asociación Gran Señoría de Xaltocan, en reconocimiento a su trayectoria en lucha por la preservación de las lenguas originarias en México.