Johnson, otra vez en la cuerda floja

LONDRES.- El primer ministro británico, Boris Johnson, aún no libra las críticas por el escándalo del partygate, y a unos días de la difusión del informe que lo responsabiliza de las violaciones sanitarias de su equipo durante la pandemia, se reveló que conservadores ya buscan el apoyo para una moción de censura. La exjefa de los conservadores en el Parlamento británico Andrea Leadsom se sumó a estos señalamientos al reconocer que Boris dejó en evidencia su fracaso en liderazgo. Incluso, dejó entrever que es posible removerlo del cargo.