Johnson libra intento de remoción, pero se debilita

El 40% de sus propios diputados quieren que se vaya; amenazan al ministro británico con reformar la normativa para someterlo a otra moción en seis meses

AGENCIAS

LONDRES.- El primer ministro británico Boris Johnson ha sobrevivido a la moción de censura del Partido Conservador, originada tras el escándalo de las fiestas celebradas en Downing Street en las que se saltaron las restricciones por coronavirus. Johnson obtuvo 211 votos a favor y 148 en contra, lo que supone que el 40% de sus diputados votó para expulsarlo.

Así, los ahora denominados diputados «rebeldes» han instado a Johnson a «introducir un cambio de dirección» o abstenerse a las consecuencias, lo que podría acarrear una nueva moción de censura de cara a finales de año, según informaciones del diario ‘The Guardian’. Los ‘tories’ que votaron en contra del mandatario temen sufrir un revés en la próxima cita electoral si Johnson sigue en el cargo.

Pese a toda esta situación, el primer ministro afirmó que el resultado es «positivo, decisivo y convincente» y cree que le permitirá pasar página del escándalo de las fiestas. «Lo que tenemos que hacer ahora es unirnos como partido y avanzar en los temas que importan», instó a sus colegas en una entrevista con la BBC, en la cual descartó la convocatoria de elecciones anticipadas.

Sin embargo, parece que Johnson no cuenta con todo el apoyo que cree por parte del pueblo británico. En una encuesta de YouGov se ha determinado que un 59% de los británicos opinan que el primer ministro debería dimitir y solo un 30% apoya que siga en el puesto. Desde que estalló el el escándalo de las fiestas, su opositor, el Partido Laborista lidera las encuestas en intención de voto.