4 años duró el mandato de Donald Trump al frente de la Presidencia de Estados Unidos, 4 años en los que el ahora ex presidente tuvo una guerra abierta con el deporte en todos los frentes posibles. Joe Biden tomará posesión como el nuevo presidente del país norteamericano con la fiel encomienda de recuperar la estrecha relación entre el deporte y la Casa Blanca.

La imagen de Donald Trump se vio muy dañada, la oposición del deporte desde Colin Kaepernick y la NFL, Megan Rapione y el futbol femenil hasta LeBron James y la NBA nunca ocultaron su descontento contra los comentarios e ideas del magnate al frente de Estados Unidos.

Las cosas parecen ser muy diferentes para Joe Biden, un personaje que ha apoyado al deporte y que reconstruirá una relación desgastada con cada una de las organizaciones deportivas para ir de la mano con jugadores, afición y mandatario.

 

Colin Kaepernick y la lucha contra la NFL

En 2016 comenzaron las divisiones con el deporte, el mariscal de campo comenzó un movimiento en la NFL en el que se arrodillaba durante la entonación del Himno Nacional debido a la violencia policial en contra de los afroamericanos en Estados Unidos. “No voy a ponerme de pie para demostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas de color“, dijo el jugador en una entrevista a los medios de la NFL.

Después de esta declaración una tormenta llegó a la NFL. Donald Trump comenzó a criticar duramente la decisión de Kaepernick de arrodillarse ante el himno, incluso invitó a la gente a no mirar más el deporte por tal afrenta y a la organización a multar a los jugadores que cometieran tal hecho.  Tanto aficionados como mismos compañeros de Colin, se unieron ante esta lucha de igualdad social, especialmente ante los abusos policiales.

Cada vez más jugadores iban en contra de las palabras de Donald Trump y las visitas a la Casa Blanca por parte de los campeones del Super Bowl lo sufriría paulatinamente. Los New England Patriots fueron los primeros en visitar a Trump, sin algunos miembros que se negaban a ir por los comentarios del presidente. Posteriormente, los Philadelphia Eagles tampoco quisieron ir y Donald tuvo que cancelar la visita. Finalmente, los Kansas City Chiefs no mostraron interés en asistir con el mandatario.

 

MLB y las visitas a la Casa Blanca

Uno de los deportes favoritos de Donald Trump es el beisbol, se rumora que fue un excelente jugador en su juventud. La relación que mantuvo con este deporte siempre fue cordial, las visitas a la Casa Blanca se realizaron sin inconveniente alguno. Desde los Boston Red Soxs, Washington Nationals, Chicago Cubs y Houston Astros fueron con el presidente cumpliendo con la tradición.

NBA un territorio hostil para Donald Trump

Se me revuelven las tripas y no porque haya ganado el Partido Republicano las elecciones. Sino por los repugnantes comentarios xenófobos, homófobos, racistas y misóginos. Vivo en un país en el que la mitad de su población ha ignorado estos hechos a la hora de votar Trump. Eso es lo que más miedo me produce”, así recibió Gregg Popovich, entrenador de San Antonio Spurs la victoria de Trump en conferencia después de un partido contra los Detroit Pistons.

Los jugadores también ha sido críticos por la violencia policial que se suscitó durante los 4 años de mandato de Donald Trump. El presidente también atacó fuertemente a la NBA: La gente está cansada de ver la altamente politizada NBA. Sus audiencias han bajado muchísimo y no volverán a subir. Espero que el fútbol y el beisbol estén viendo y aprendiendo porque les pasará lo mismo. ¡Manténgase firmes por nuestro país y nuestra bandera!”, escribió en su cuenta de Twitter.

LeBron James y Stephen Curry han sido 2 de los jugadores que más han estado en contra de Donald Trump y a favor de la igualdad de los derechos afroamericanos, después de las muertes de Breonna Taylor, George Floyd y demás casos de brutalidad policial.

Megan Rapinoe y el futbol

Make America Great Again” fue uno de los mensajes con el que Donald Trump comenzó su campaña y causó revuelo hasta llegar a oídos de Megan Rapinoe, quien desde ese momento no mostró su apoyo al presidente, incluso dejo ver su descontento: “Su mensaje excluye a las personas. Usted me excluye a mí, excluye a las personas que se parecen a mí, excluye a las personas de color, excluye a los estadounidenses que quizás lo apoyan“, dijo la futbolista en una entrevista para la cadena CNN.

Después de esto y durante la Copa del Mundo Femenina en 2019, Megan declaró que en caso de ganar el Mundial, no aceptarían la invitación del mandatario a la Casa Blanca y Donald le respondió en redes sociales: “¡Gana antes de hablar! Finaliza el trabajo“, refiriéndose a que la selección de Estados Unidos aun no ganaba la justa mundialista.

La Copa del Mundo fue para Estados Unidos y para desgracia de Donald Trump, Megan Rapinoe se hizo con la bota de oro y el balón de oro al mejor futbolista del torneo. Después de ganar sentenció: “Sí. Mantuve mi parte del trato en eso“, sobre la frase de finalizar el trabajo que había comentado Trump.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí