AGENCIAS

TOKIO.- Un japonés de 30 años fue condenado a muerte por un tribunal de Tokio por matar a nueve personas a las que atrajo a su casa en 2017 después de contactarlas por Twitter.

Takahiro Shiraishi admitió durante su juicio haber matado y desmembrado en solo dos meses en su apartamento a nueve personas de entre 15 y 26 años, incluidas ocho mujeres.

El acusado ya había dicho el mes pasado que estaba “listo” para aceptar tal veredicto, descartando la posibilidad de una apelación. Sus abogados habían pedido una pena de prisión porque sus víctimas, que habían expresado pensamientos suicidas en las redes sociales, le habrían dado su consentimiento para morir.

Pero esta versión de los hechos, rechazada por el propio acusado, fue rechazada también por el tribunal, al igual que el intento de sus abogados de señalar posibles trastornos psiquiátricos en su cliente en un intento de obtener un veredicto más indulgente.

Shiraishi desmembró los cuerpos de sus víctimas y los guardó en su pequeño apartamento de Zama, un suburbio del suroeste de Tokio.

El 31 de octubre de 2017, la policía descubrió en su casa 240 pedazos de restos humanos escondidos en neveras y cajas de herramientas, rociados con arena para gatos para intentar ocultar el olor de putrefacción. También encontraron en su casa tijeras, cuchillos, una sierra y varias herramientas de carpintería.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí