En sesión a puerta cerrada, el cabildo aprobó el polémico ordenamiento, haciendo oídos sordos a los reclamos de la comunidad científica, académica e integrantes de organizaciones civiles por violentar marcos legales ambientales y urbanos

REDACCIÓN

PUERTO MORELOS.- En sesión extraordinaria, a puerta cerrada, el Cabildo de Puerto Morelos aprobó el polémico Plan de Desarrollo Urbano (PDU), ampliamente cuestionado por la comunidad científica, académica e integrantes de organizaciones civiles, y que entrará en vigor una vez publicado en el Periódico Oficial de Quintana Roo.

El pasado 11 de diciembre, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) había solicitado oficialmente al gobierno municipal ajustar el PDU de acuerdo con lo que establece el marco legal ambiental y urbano “para que pueda ser validado y reconocido”.

Ello, luego de determinar que dicho instrumento de planeación “violenta disposiciones de leyes federales y estatales en materia ambiental y urbana, así como convenios que buscan brindar certeza jurídica a núcleos agrarios”.

Previamente, una docena de organizaciones civiles, científicas, académicas y culturales habían denunciado en sendos escritos a la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus) y la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) al ayuntamiento presidido por Laura Fernández Piña por convocar discrecionalmente a “personajes a modo” para la elaboración del PDU, a fin de forzar el crecimiento del municipio con parámetros alejados de la sustentabilidad.

De acuerdo con la opinión técnica de estos sectores, el PDU aumenta la densidad de hoteles hasta 200 cuartos por hectárea e incrementa la altura de los edificios hasta 10 y 20 niveles y autoriza pasar de 60 viviendas por hectárea en cuatro niveles, hasta 500 viviendas por hectárea y 20 niveles en densificación urbana. Además, fomenta el desarrollo de casas en zonas inundables y pretende devastar el manglar para la construcción de un puente que atraviese el humedal para conectar el puerto con un centro logístico de manejo de carga y una estación para el Tren Maya.

Entre otros cuestionamientos se cuentan los de especialistas del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM, quienes lo consideraron “un programa desarrollista, basado en un esquema de alta densificación urbana/hotelera y de actividad industrial/comercial masiva… es indiferente a los severos impactos ambientales que este tipo de desarrollo causa directa o indirectamente a los ecosistemas costeros (humedales, manglares, ceibadales, acuífero, pradera marina y arrecifes coralinos) y de tierra adentro como selvas del área de influencia del centro urbano”.

Advertidos de que se cocinaba la aprobación del PDU, la noche del miércoles fue lanzada una convocatoria ciudadanac a través de redes sociales para manifestarse en protesta; pese a ello, no hubo mayor presencia de grupos opositores.

“Tenemos un PDU que brindará certeza a los inversionistas en un momento crucial que vivimos a causa de la crisis generada por la pandemia de COVID-19, lo que impulsará la reactivación económica del municipio, generando fuentes de empleo y bienestar para las familias”, se ufanó la presidenta municipal al ser aprobado el documento que, afirmó, es “un instrumento de planeación moderno, incluyente y sustentable, que cumple con todos los lineamientos federales y estatales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí