HARTAS DE SER VÍCTIMAS

HARTAS DE SER VÍCTIMAS

Tras clamar justicia inútilmente una y otra vez ante las autoridades, organizaciones feministas se han declarado en pie de lucha permanente, en exigencia de atender el creciente problema de los feminicidios y dejar de minimizarlo

 

SALVADOR CANTO

 

Quintana Roo ocupa el quinto lugar nacional con mayor impunidad en feminicidios, con base en la más reciente estadística emitida por la organización “Impunidad Cero” en su reporte 2020 que pone en primer lugar a Baja California Sur, seguido por Guerrero, Jalisco y Colima.

HARTAS DE SER VÍCTIMASDe acuerdo a diversos colectivos feministas en la entidad, existe el reporte de casi un centenar de casos de feminicidios en lo que va del presente año en Quintana Roo, la mayoría de ellos se concentra en el municipio de Benito Juárez, pero la fiscalía apenas reporta 12 documentados, incluido el de la joven Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado.

Cabe recordar que a pesar de la fuerza que ha cobrado el movimiento feminista en México, los asesinatos de mujeres cada vez se presentan de forma más alarmante en todo el país y Quintana Roo no ha sido la excepción.

En ese sentido, Héctor Herrera Ordóñez, presidente de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados AC, consideró que es preocupante que cada vez haya más actos de violencia en contra de las mujeres en México y con relación a lo ocurrido el pasado 9 de noviembre en Cancún tras una manifestación por el reprobable feminicidio de la joven conocida también como “Alexis”, dijo a El Despertador de Quintana Roo que es indispensable que se investigue, se llegue a la verdad y se imparta justicia efectiva con perspectiva de género no sólo a este, sino a todos los casos para que no haya impunidad.

HARTAS DE SER VÍCTIMASInformación de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Quintana Roo establece que de enero a septiembre pasado se han reportado al menos 40 mujeres asesinadas, la mayoría de los casos han ocurrido en Playa del Carmen y Cancún.

Pese a ello, el titular de la dependencia, Oscar Montes de Oca Rosales, comenta que solamente una mínima parte que son alrededor de 12 a 15 casos en la entidad han sido tipificados como feminicidios, con base en lo establecido en la propia ley.

Entre enero y septiembre de 2020 se han iniciado nueve carpetas de investigación por el delito de feminicidio en Quintana Roo, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Desde el año 2017, Quintana Roo entró en la lista de estados con decreto de Alerta de Género, por lo que ese año recibió 3.8 millones de pesos para realizar proyectos que ayuden a disminuir la violencia contra la mujer.

Pero fue hasta el 2018 que la FGE anunció la creación de la Fiscalía Especializada en Investigación y Persecución de Feminicidios y apenas un año después se conformó la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Quintana Roo (Cbpqroo).

No obstante, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo) interpuso una denuncia penal contra quien resulte responsable ante la Fiscalía General del Estado por los delitos de lesiones y represión en agravio de ciudadanos que realizaban una manifestación en Cancún por el feminicidio de Alexis y quienes cubrían los hechos, es claro que dicha instancia a cargo de Marco Antonio Toh Euán, también ha sido omisa para exigir justicia ante los feminicidios en Quintana Roo.

 

 

Espiral de violencia e impunidad

En Quintana Roo siete de cada 10 feminicidios quedan sin castigo, de acuerdo a un reporte de Impunidad Cero, que establece que el caso Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, joven de 20 años conocida como ‘Alexis’ y cuyo crimen provocó una protesta feminista que fue reprimida a tiros la semana pasada en Cancún, ha generado repudio en indignación a nivel nacional y más aun porque detuvieron a tres personas como presuntos responsables de los hechos y resultó que fueron obligados a declararse como tal tras las amenazas de los cuerpos de seguridad pública.

HARTAS DE SER VÍCTIMAS

En el reporte se establece que la política criminal de cada estado puede determinar, en gran medida, la impunidad en este delito, ya que dependiendo de los criterios que se sigan para catalogar una muerte violenta de mujeres como feminicidio u homicidio doloso, es como se establece la forma de investigación y, en su caso, los argumentos y pruebas que se deben reunir para llevar los casos ante un juez.

Dicha organización, en su amplio reporte, compara a los cinco países más violentos de América Latina con las cifras de los estados mexicanos y en ese punto considera que el segundo país más violento en cuanto a feminicidios es Jamaica con un porcentaje de 43.9% y Quintana Roo supera esa tasa con 46.2%.

Considerado como la forma más extrema de violencia contra la mujer, el feminicidio ha incrementado de forma alarmante durante los últimos años, tan sólo de enero a junio de 2020 se registraron 489 casos en México, lo que representa un aumento de 9.2% a los registrados en los primeros seis meses de 2019, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Sin embargo, la cifra de estos delitos en lo que va del 2020, también es más elevada que la que se registró de enero a junio de 2018 cuando se obtuvieron 432, lo que significa un aumento de 13.2% en 2020 comparado con 2018.

En Quintana Roo, las autoridades tratan en todo momento de minimizar los hechos y optan por negar información estadística a la prensa.

El Sistema Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública emitió una lista de 100 municipios del país con alta incidencia en materia de agresiones contra la mujer y de Quintana Roo, solamente aparece Benito Juárez en el lugar número 19 y en donde se puntualiza que por una población de 419 mil 880 mujeres, por cada 100 se cometen 1.43 delitos.

 

 

Homicidio violento o feminicidio

HARTAS DE SER VÍCTIMASLa muerte violenta de las mujeres por razones de género, tipificada en nuestro sistema penal como feminicidio, es la forma más extrema de violencia contra la mujer y una de las manifestaciones más graves de la discriminación hacia ellas.

El Artículo 325 del Código Penal Federal considera como feminicidio la muerte violenta de las mujeres por razones de género, pero además, para tipificarlo jurídicamente se puntualiza que la víctima debe presentar signos de violencia sexual de cualquier tipo, se le hayan infligido lesiones o mutilaciones degradantes previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia; si existen antecedentes o datos de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar.

También se establece así cuando haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza; existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima; que la víctima haya sido incomunicada cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida; y que el cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

De acuerdo con Rosaura Chi, miembro de una de las organizaciones feministas de Cancún, analizar con perspectiva de género todas las muertes violentas de mujeres a fin de determinar las causas específicas de los delitos de género, ha sido recomendado en diversos instrumentos internacionales como en el Modelo de Protocolo Latinoamericano de Investigación de las Muertes Violentas de Mujeres por Razones de Género.

HARTAS DE SER VÍCTIMASDicho modelo considera que comúnmente los homicidios que se cometen contra las mujeres no son investigados tomando en consideración que podrían tratarse de feminicidios y por esa razón, recomienda que todos los casos que en principio parecieran haber sido causadas por motivos criminales, suicidio y accidentes, deben analizarse con perspectiva de género, para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte y para poder confirmar o descartar el motivo de ésta.

Los homicidios y feminicidios en el país siguen alcanzando niveles de incidencia e impunidad sin precedentes y es responsabilidad de las autoridades crear las estrategias necesarias para, particularmente, lograr disminuirlos y para mejorar las capacidades de investigación y garantizar justicia a los que ya se cometieron.

 

 

Alerta Amber y Protocolo Alba, pero poca acción

HARTAS DE SER VÍCTIMASDebido al incremento de personas desaparecidas, muchas de ellas mujeres en el Estado, particularmente en los municipios turísticos como Benito Juárez y Solidaridad, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo ha dispuesto desde hace varios años la implementación de una alerta Amber y un Protocolo Alba, ambos enfocados para la búsqueda y pronta localización de las probables víctimas, pero en diferentes etapas.

No obstante existen “tiempos” legales para que la fiscalía determine si para el caso de la desaparición de la víctima se determina la declaración de la alerta o el protocolo, para las familias de las víctimas, la situación es realmente lamentable porque sienten que existe lentitud y falta de compromiso de las autoridades para implementar acciones para la localización.

Adicionalmente, el gobierno del Estado estableció otros instrumentos como la creación de la Fiscalía Especializada en Investigación y Persecución de Feminicidios que suplió a la Unidad de Feminicidios en el 2018 y también se creó, en el 2019 la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Quintana Roo (Cbpqroo).

Pese a ello, los resultados siguen siendo nulos debido a que los desarrollos de los mecanismos para prevenir, investigar, sancionar y erradicar delitos en materia de desaparición forzada y desaparición cometida por particulares, no tienen ni pies ni cabeza.

El Despertador de Quintana Roo buscó a funcionarios de la Fiscalía Especializada en Investigación y Persecución de Feminicidios, pero se indicó que por el momento, no están en condiciones de dar información al respecto y lo mismo ocurrió con el Cbpqroo que encabeza Luz Margarita González López, en cuya oficina se estableció que la directora se encuentra muy ocupada para dar entrevistas a la prensa.

En cuanto a las alertas, es importante destacar que las autoridades activan ya sea el Protocolo Alba que es un mecanismo que permite la coordinación de esfuerzos de los tres órdenes de gobierno, para la localización de mujeres con reporte de extravío o la Alerta Amber que es un instrumento operativo general para niños, niñas y adolescentes que se encuentren en riesgo de sufrir algún daño, así sea por desaparición, extravío, privación ilegal de la libertad o cualquier otra circunstancia donde se presuma algún delito.

 

 

Políticos abusivos

En medio de toda la maraña de tensión y la importancia que merece que las autoridades tomen con seriedad el tema del feminicidio, diversos actores políticos como senadores y diputados –tanto federales como locales– buscaron entrar al tema y comenzaron a lanzar acusaciones a todas las dependencias, sin considerar que ellos desde su cargo, podrían hacer mucho más para eficientar que las instituciones y organismos puedan tener un mejor desempeño para atender el tema del feminicidio.

Una de las que se subió al tema fue la Senadora Marybel Villegas Canché, quien aprovechó el caso de la protesta de la semana pasada para continuar su pleito con el gobernador del Estado, a quien culpó de la inseguridad y del incremento de feminicidios, pero no dijo que también esto le compete atenderlo al gobierno municipal y al federal, emanados de Morena.

HARTAS DE SER VÍCTIMASPara la Barra Mexicana, Colegio de Abogados AC, preocupa y ocupa todo acto de violencia, de cualquier origen, sobre todo de aquellos que se han realizados en violencia a derechos humanos y al estado de derecho en general, comentó su presidente, Héctor Herrera Ordóñez.

“Este Colegio hace un llamado para que en el estado de Quintana Roo prevalezca la paz social, con pleno respeto a la Constitución ya que la misma es la mejor herramienta que tenemos como ciudadanos para salvaguardar los derechos humanos. De la misma manera, es indispensable que se investigue, se llegue a la verdad y se imparta justicia efectiva con perspectiva de género por el reprobable feminicidio de la joven Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado y de todos los casos que siguen impunes”, señaló.

Herrera Ordóñez exhortó a todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, a promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, de acuerdo con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad a efecto de que prevengan, investiguen y de ser el caso, sancionen y reparen las violaciones a los derechos humanos que tuvieron lugar el día nueve de noviembre en Cancún y prevalezca el estado de derecho.

 

 

Muchas mujeres ya no se sienten seguras

HARTAS DE SER VÍCTIMASEn redes sociales son constantes los mensajes de preocupación y temor de las mujeres ante el tema de la inseguridad, como fue el caso de una joven que denunció que el pasado 12 de noviembre, tras abordar la combi de la Ruta 19 en plaza Las Américas, se percató que una persona que ya estaba ahí no dejaba de observarla y ante lo cual, como pudo logró tomarle algunas fotos y se las envió al mismo tiempo a sus familiares, a quienes también les compartió su ubicación en tiempo real para que estuvieran pendientes de ella.

“Yo fingía quedarme dormida para poder tomarle fotos y enviarlas, por si algo me pasaba, y en una ocasión lo notó, pero al llegar la hora de bajarme en Paraíso Maya, no quise hacer la parada para que no supiera en dónde me quedaría, y esperé a que alguien se bajara primero y atrás de mí la persona también lo hizo y eso me dio más miedo, por lo que crucé a una taquería en donde había mucha gente y ahí me quedé a esperar a que llegaran por mí, en tanto que dicha persona al ver la situación se comenzó a alejar, pero se quedó a una cuadra observándome y de pronto se me perdió de vista y tengo miedo que algo me pueda pasar en cualquier momento”, externó Damaris G., en un mensaje difundido en grupos de redes sociales de feministas, en donde además, dijo estar harta de caminar con miedo con el riesgo de ser violada o descuartizada.

El feminicidio de la joven Bianca Alexis que causó indignación ciudadana y que terminó en una protesta la semana pasada, es tan sólo un ejemplo de la pésima seguridad y nula impartición de justicia en Quintana Roo

En ese sentido, el activista José Alberto Pech Tec, recordó que en el mes de junio del 2018 fue asesinada, embolsada y tirada en el arco vial, la también activista Adelaida Noh Yáñez y a pesar de que junto a familiares hicieron manifestaciones pacíficas para exigir justicia, han pasado 28 meses y hasta el día de hoy no ha habido avances ni explicación de parte de la Fiscalía de cómo van las investigaciones.

Agregó que ahora con el feminicidio de la joven Bianca Alejandrina quien fue desmembrada y embolsada, la ciudadanía se manifiesta ahora de manera más enérgica, causando algunos destrozos, por el hartazgo de tantos casos impunes que tienen asolada a la ciudad de Cancún y por la pasividad de las autoridades.

“Algunas voces y medios de comunicación satanizan la reacción de la ciudadanía, pero siempre han callado ante la ineficiencia de quiénes deben dar resultados concretos ante la escalada de violencia contra las mujeres y en general”, afirmó.

Por ello, sostuvo que antes de reprobar la actuación del pueblo “tenemos que preguntarnos qué estamos haciendo para ya exigir que las autoridades no se laven las manos y no sean tan ineficaces para cumplir con su trabajo, pues para eso les pagamos y les pagamos muy bien por cierto”.

Finalmente, destacó que el ánimo de la gente está desbordado y ha llegado a su límite, así que “ni con balas ni metrallas podrán detener el enojo popular y responsabilizamos al gobierno de cualquier tragedia que se pudiera dar durante las próximas manifestaciones”.

Hay que recordar que el caso de Alexis como todos sus amigos y familiares le decían a Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, de 20 años de edad, vino a mover a todos los grupos colectivos feministas, entre ellos Siempre Unidas que se maneja a nivel nacional, así como Sororas Cancún y Juntas somos Más Cancún, entre otras que no han dejado de alzar la voz.

Alexis también era activista a favor de los derechos de las mujeres, vendía cigarros electrónicos, y en diciembre del 2018 ya había manifestado en redes sociales su temor al salir de casa y pensar que no volvería a ver a su familia.

Ella desapareció desde el 7 de noviembre cuando salió de casa para entregar uno de los productos que vendía, pero debido a los protocolos que se siguen para emitir una alerta ALBA, fue hasta el día siguiente cuando se supo de su desaparición y finalmente el domingo un pepenador halló su cuerpo descuartizado en unas bolsas negras, abandonadas en la banqueta de la manzana 34, calle Monte Pandera, en la supermanzana 252, del fraccionamiento Vista Real de Cancún.

 

 

Organizaciones en pie de lucha

Las diversas organizaciones y colectivos feministas que forman parte de la Red Feminista Quintanarroense se declararon en pie de lucha permanente para exigir que las autoridades realmente hagan su trabajo y tomen con seriedad el tema del feminicidio.

HARTAS DE SER VÍCTIMAS

“Vivimos una crisis de Derechos Humanos en todo el país y Quintana Roo no es la excepción, pues este año, a pesar del tema de la pandemia, la violencia en contra de las mujeres se ha recrudecido en la entidad y además, todos los colectivos de las redes lo han documentado y señalado desde hace mucho tiempo”, afirman.

El Centro Integral de Atención a las Mujeres CIAM Cancún A.C. consideró que la agresión a la manifestación de la semana pasada, son el resultado de la suma de negligencias por parte de distintas instituciones encargadas de prevenir y atender la violencia que año con año se agrava.

“Desde CIAM Cancún exigimos un cambio, que las autoridades hagan algo respecto a todos los feminicidios que están ocurriendo en el estado, queremos ir al trabajo, escuela, ir a divertirnos sin sentir que nos pueden arrebatar la vida”, expresó el colectivo.

El Conversatorio Feminista Cancún hace también un llamado para que haya acciones más concretas de las autoridades, que dejen de simular que les preocupa la situación y que se pongan a trabajar, que no haya más represión a las manifestaciones.

Defensoras Digitales Quintana Roo sostiene que hoy en día la policía no las cuida sino que las ataca, y prueba de ello fue la represión contra la protesta feminista de la semana pasada, lo cual, sin embargo, se ha convertido en una constante y “hoy en Quintana Roo no sólo somos famosos por la playa, sino también por los feminicidios impunes y la brutalidad policiaca”, afirman.

HARTAS DE SER VÍCTIMASCelina Izquierdo, secretaria técnica del Observatorio Urbano de Cancún y jefa del Departamento de Servicio Social en la Universidad del Caribe, comentó sobre lo ocurrido en la marcha de la semana pasada que no fueron los familiares de Alexis ni los de las demás asesinadas quienes provocaron la violencia en Cancún y agregó que tampoco fueron las madres, ni hermanas, ni hijas, ni las organizadoras de la marcha, ni las feministas las que provocan que arda el municipio y la fiscalía, sino los  grupos de poder incapaces de gobernar pero buenos para decir yo no fui; “son sus pugnas electorales y económicas”.

Al replicar un comunicado de la Universidad, se estableció que la marcha fue por una demanda justa y genuina a la que los cuerpos de seguridad respondieron con armas de fuego.

“La población cancunense, pero en particular las mujeres, saben lo que es vivir el peligro de las calles en un estado en el que se han reportado al menos 60 muertes violentas de mujeres en el presente año en Cancún, por ello demandamos una respuesta civilizada a los planteamientos de terminar con la violencia feminicida y para ello es necesario que se abran espacios de diálogo y se generen condiciones respetuosas y responsables para la construcción y respeto a acuerdos que permitan disminuir la impunidad y con ello la violencia en contra de las mujeres”, acotó.

 

 

*****

De acuerdo a los grupos de activistas, las investigaciones para atender el problema del feminicidio, deberían de abocarse entre otras cosas a:

  1. Actuaciones inmediatas, urgentes y complementarias, así como aseguramientos en el lugar de los hechos, desde el momento en que la autoridad tenga conocimiento de la existencia del delito.
  2. Reunión de análisis inicial.
  3. Actuaciones o diligencias complementarias, si son necesarias.
  4. Determinar necesidades y fuentes de la información para nutrir la hipótesis y teoría del caso.
  5. Definición del programa metodológico de trabajo para ese caso.
  6. Actividades de investigación.
  7. Retroalimentación y segunda evaluación del caso.

Esta metodología de actuación implica fortalecer la coordinación interinstitucional, internalizar y desarrollar competencias en el personal.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario