El descubrimiento de iridio en la zona, prueba definitiva del impacto de un enorme cuerpo extraterrestre que habría extinguido a los dinosaurios

AGENCIAS

VIENA.- El hallazgo en el cráter de Chicxulub (México) de polvo de iridio, un metal más presente en meteoritos que en la Tierra, es la prueba definitiva de que la extinción del Cretáceo, en la que desaparecieron los dinosaurios, estuvo vinculada al impacto de un cuerpo extraterrestre, según un estudio.

“Nuestras mediciones muestran claramente que la capa que contiene iridio y otros metales del grupo del platino está conservada dentro del cráter”, asegura Christian Köberl, profesor de geología planetaria y uno de los participantes en la investigación, en un comunicado del Museo de Ciencias Naturales de Viena.

Según esta institución, que también ha participado en el estudio, este hallazgo es la “pieza final en el puzzle” del descubrimiento hace cuarenta años de las trazas de meteoritos que llevaron a la conclusión de que la llamada extinción masiva del Cretácico-Paleógeno estuvo vinculada al impacto de un meteorito.

El polvo del meteorito, detalla Köberl, permaneció suspendido en la atmósfera terrestre durante muchos años tras el impacto y cayó al cráter décadas después.

“La conservación de la capa de iridio dentro del cráter constituye la prueba indiscutible de que el impacto y la extinción están íntimamente ligadas”, señaló.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí