Nuevas imágenes de la NASA detectan agua salada en los abismos polares de Encélado

AGENCIAS

WASHINGTON.- Encélado, la sexta luna de Saturno y la más brillante de nuestro sistema solar ha sido protagonista estos días: la NASA ha revelado nuevas imágenes del satélite en las que se demuestran que debajo de su superficie polar hay un océano.

El grande satélite recuerda a una gran bola de nieve caracterizada por sus profundos abismos. En 2005, la sonda Cassini de Saturno descubrió que esta luna albergaba columnas de agua salada saliendo de sus abismos, apodados “las franjas del tigre”. Un sobrevuelo cercano en 2008, gracias a los instrumentos de Cassini se tomaron muestras de las columnas directamente y se detectaron una sorprendente mezcla de gases volátiles, vapor de agua, dióxido de carbono y monóxido de carbono, así como materiales orgánicos.

Los profundos abismos y grietas en la superficie del satélite están producidas por las fuerzas de las mareas en la luna mientras hace su órbita excéntrica alrededor de Saturno. El planeta se estira, dando lugar al calentamiento interno y a la actividad geotérmica creando las grietas. Los géiseres arrojan agua del interior, mantenida líquida por el calentamiento interno, esta agua se rocía sobre la superficie y se congela, creando una nueva capa de hielo.

El astrónomo Gabriel Tobie de la Universidad de Nantes, dijo que “el infrarrojo nos muestra que la superficie del polo sur es joven, lo cual no es una sorpresa porque sabíamos de los chorros que arrojaban material helado allí”.

Además, añade “ahora, gracias a estos ojos infrarrojos, se puede retroceder en el tiempo y decir que una gran parte del hemisferio norte parece también joven y probablemente ha estado activa no hace mucho tiempo, en líneas de tiempo geológicas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí