Hallan microorganismos de hace 830 millones de años

AGENCIAS

CHARLOTTESVILLE.- Un grupo de geólogos de la Universidad de Virginia creen haber encontrado los seres vivos más antiguos de la historia. Se trata de una serie de microorganismos de 830 millones de años atrapados en cristales de cloruro de sodio o sal de roca ubicados en el centro de Australia. El hallazgo, aún por confirmarse, podría explicar cómo era la vida en la región hace casi mil millones de años.

Según comentaron, los restos minerales fueron extraídos de la Formación Browne, un desierto en Australia Central que anteriormente fue un mar salado. Al analizar su estructura interna con una novedosa técnica petrográfica ultravioleta-visible (UV-vis), los expertos encontraron que estos contenían pequeñas cantidades de humedad atrapada en donde se formaron compuestos orgánicos muy parecidos a células procariotas, eucariotas y algas.

Durante la observación de la fluorescencia de los materiales también se encontró que algunos mostraban un índice natural de descomposición, mientras que otros presentaban signos de haberse mantenido ‘inalterados’ a lo largo de millones de años, abriendo la posibilidad de que continúen con vida. “Los microorganismos pueden sobrevivir en inclusiones líquidas a través de cambios metabólicos, incluida la supervivencia por inanición y las etapas de quiste, y la coexistencia con compuestos orgánicos o células muertas que podrían servir como fuentes de nutrientes”, se lee en el reporte científico.

El estudio podría mostrarnos cómo eran los ecosistemas y la atmósfera terrestre casi mil millones de años atrás. También ayudaría a investigar la posible existencia de vida en otros planetas.

Recordemos que algunos de los rovers internacionales enviados a Marte han encontrado depósitos de sal que podrían haber sido reservas de agua líquida en algún momento de su historia. Bajo el uso de la tecnología, la ciencia podría confirmar o descartar la presencia de organismos, ya sean vivos o muertos, en los restos espaciales.

“Este hallazgo muestra que los microorganismos de ambientes de depósitos salinos pueden permanecer bien conservados en halita durante cientos de millones de años y pueden detectarse in situ solo con métodos ópticos”, publicaron los geólogos.