Aunque un juez le concedió suspensión definitiva contra auto de formal prisión, el delito de tortura es considerado grave, y no puede obtener una medida alternativa a la prisión

AGENCIAS

CANCÚN.- El exgobernador poblano Mario Marín Torres obtuvo de un juzgado federal una suspensión definitiva contra el auto de formal prisión por el delito de tortura que presuntamente ordenó en contra de la periodista Lydia Cacho, a finales de 2005.

La medida no significa que el político poblano salga libre y se mantendrá en prisión preventiva, debido a que el delito de tortura es considerado como grave. El juez Segundo de Distrito de Quintana Roo podrá continuar con el proceso penal.

Este jueves 18 de marzo se realizará una audiencia para resolver si se le otorga el amparo a Marín Torres.

El político oriundo de Nativitas fue arrestado el pasado 3 de febrero en Acapulco, Guerrero, tras una orden de aprehensión que se giró en contra de él, además del empresario Kamel Nacif Borge y del exsubsecretario de Seguridad Pública en Puebla, Adolfo Karam Beltrán.

A los tres se les señala por la detención y tortura de Lydia Cacho, quien fue trasladada de Quintana Roo a Puebla entre el 16 y el 17 de diciembre de 2005. La periodista había sido acusada de difamación por Nacif luego de que lo mencionara en el libro “Los demonios del Edén” como parte de una red de pederastia y pornografía infantil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí