FALTA AMOR POR CANCÚN: TIZIANA ROMA

No ha habido un plan integral para revitalizar la zona fundacional; se impusieron proyectos sin recurrir a todas las voces que pueden aportar, pero también disentir

SALVADOR CANTO

Urge una declaratoria o intención del gobierno municipal para conservar y rehabilitar correctamente la zona fundacional de Cancún, a fin de que se destinen los recursos necesarios y se dé la revitalización correcta de un centro que guarda la historia de los primeros años de este polo turístico.

Lo anterior fue planteado por la cronista independiente, escritora y activista por el patrimonio histórico de la ciudad, Tiziana Roma Barrera, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo, quien, además, lamentó las condiciones de abandono de muchos espacios públicos, obras y monumentos en la zona centro.

De Viva Voz planteó que los proyectos no sólo deben incluir una avenida bonita y pintar las rayas amarillas o poner unos topes como lo han puesto y que han sido desastrosos, sino que deben de ser integrales con programas de manejo que permitan llegar en su momento a los 100 años para que el centro de la ciudad pueda ser declarado un verdadero Centro Histórico, como lo marca el propio Instituto Nacional de Bellas Artes.

Incluso, dijo desconocer el proyecto “Distrito Cancún” que promueve la actual administración porque no fue invitada a ninguna reunión o mesa de trabajo, a pesar de llevar años en el tema de la revitalización y el rescate de la zona fundacional, pero además mencionó que desde el nombre se vislumbran complicaciones, como en otros más en donde las autoridades hacen lo que quieren y no lo que realmente se requiere.

También, la entrevistada habló de su libro “Para Entender y Amar Cancún” del que, dijo, espera que haya una segunda parte porque faltan muchos personajes más por describir, además de los Tiziana-walking-tour o el walking tour de Tiziana Roma que ella realiza, que consiste en un recorrido por distintos puntos de la ciudad con gente local o turistas.

—Háblanos de tu libro, “Para entender y amar Cancún”

—Fue escrito desde mi punto de vista como pionera de Cancún en donde quiero que la gente entienda porqué Cancún es tan diferente a otras ciudades del resto del país, el por qué tiene supermanzanas y no tiene una traza ortogonal como la tienen las demás ciudades del país y por qué somos una ciudad que se comporta de una manera diferente; en resumen, aquí reúno anécdotas vividas por mí y por otros pioneros de la ciudad que han contribuido a la construcción de la historia de Cancún. Trato de compartir mi amor por esta ciudad, pero también para que la gente sepa por qué Cancún es tan diferente y entonces pueda amarlo, protegerlo y defenderlo.

—¿Quiénes son los personajes personales del libro, por qué unos sí y otros no? ¿Los considerarás en una segunda parte?

—Cancún es una ciudad que fue creada a finales de los años 60 del siglo pasado, entonces lo que imantó a gente de todas partes del mundo y del país, esto hizo que vinieran primero hombres porque de hecho a Cancún se le llamó ‘la isla de los hombres solos’ en un principio, pero también estuvieran las mujeres que aun detrás de los fogones y cuidando a sus hijos en las casas, construyeron la historia de esta increíble ciudad. Por supuesto que hablo de los hombres del Banco de México, Antonio Enriquez Savignac, Enrique Fernández Hurtado y tantísimos hombres que conformaron digamos el sueño original de Cancún. Después vinieron los constructores, la gente que vino a construir exprofeso contratada por Fonatur y por el Banco de México para empezar la construcción de esta ciudad. Y después llegaron personas de todas partes para empezar a conformar lo que es actualmente la sociedad cancunense. Me faltan más y ojalá tenga la oportunidad de una segunda parte.

—Platícanos sobre el Tiziana walking tour, ¿en qué consiste?

—Empezamos en el 2013, primero como un tour en bicicleta bajo el auspicio de la Asociación de Identidad Histórica Cultural de Cancún, a partir del 2015 empecé con los recorridos y poco a poco se fue transformando lo que es el Tiziana walking tour o el walking tour de Tiziana Roma. Es un recorrido a pie que dura dos horas, vamos caminando por lo que es el centro de la ciudad, la zona fundacional, nos adentramos en las supermanzanas, en los andadores, conocemos la historia detrás de Plaza de la Reforma, entendemos por qué nuestro Palacio Municipal no tiene una catedral enfrente, por qué tenemos supermanzanas y no una traza urbana ortogonal como tienen otras ciudades del país y descubrimos muchos rincones que están ahí escondidos, listos para ser descubiertos por los cancuneneses principalmente y por supuesto para el turista. Visitamos el mural de chicle, el callejón del Canicazo, las esculturas en honor a muchas personas y muchos héroes no sólo nacionales sino también internacionales y lo que nos adentramos es en la historia de Cancún como un polo de desarrollo turístico que es prácticamente a partir de cero.

—¿Hay lugares a los que consideras llegar en estos tours pero no lo haces por la condición de abandono o deterioro que existe?

—Sí, están dos, el monumento que le llamamos el Ceviche que se denomina Estrellas y Caracoles que es prácticamente imposible llegar o una vez que uno llega es imposible regresar a los camellones aledaños y después está el monumento a la Historia de México que está enfrente de la estación de autobuses que es imposible cruzar y que está en un estado de deterioro verdaderamente lamentable. He pasado por ahí y se ven hasta las varillas al descubierto ya todas oxidadas y esperemos que el Ayuntamiento y el Instituto de la Cultura hagan lo propio para mantener estos monumentos en estado perfecto como debe de ser. Hay muchos otros lugares como andadores que no tienen accesibilidad universal, hay muchos lugares en donde la basura se ha acumulado, en donde no hay iluminación suficiente, otros en donde las copas de los árboles están encima de uno, hace mucha falta el mantenimiento, más que una manita de gato, una verdadera mano de amor para nuestro Cancún.

—¿Consideras lamentable que el centro de Cancún tenga esa imagen de abandono?

—Desde luego, la zona fundacional es en donde se origina toda la historia de Cancún, en donde se asienta el primer campamento, en donde está el Palacio Municipal, el jardín de la Nauyaca, el jardín de Las Garzas, en donde están muchos rincones que vale la pena ser rescatados y puestos en valor, primero por los cancunenses porque si no conocemos la historia detrás de estos lugares se van a ir dejando al abandono y va a llegar alguien más listo y con mucho dinero y lo va a comprar a precio de dos pesos y lo que queremos evitar es esto precisamente, ya perdimos en la primera administración el parque que le correspondía a la supermanzana 5 que fue vendido por el primer presidente municipal al Banco que está a un lado y entonces debemos evitar eso, porque Cancún es una zona que fue construida pensando en todos esos espacios verdes. Hay muchos espacios atrás del Palacio Municipal que están en franco deterioro y merecen todo el cuidado por parte de todos y cada uno de los cancunenses.

—¿Cómo ha sido la lucha por preservar los espacios públicos?

—En lo que es el activismo por el patrimonio histórico de Cancún, primero empecé defendiendo el palacio municipal, un movimiento al cual se imantó muchísima gente y logramos la permanencia del palacio como sede de los poderes del Ayuntamiento local. Después de eso vino la defensa del parque del Crucero que en un principio pudimos defenderlo en esta última arremetida prácticamente por parte del gobierno del estado pues perdimos la defensa, sin embargo logramos el embellecimiento del parque. También hemos defendido la ciclopista que hasta ahorita está con amparos y no han respondido y no vemos resolución de ningún tipo. Por ejemplo el hotel que invadió la ciclopista en el 2017 ahí sigue.

—Uno de los lugares que ha sufrido más este abandono ha sido la avenida Yaxchilán, ¿qué opinas de eso?

—La Yaxchilán es una parte de la ciudad de Cancún que tiene mucha historia, prácticamente en los primeros años era el lugar en donde todos los trabajadores que salían muy tarde de trabajar de la zona hotelera llegaban a comer sus taquitos porque ahí había una vida impresionante, con el tiempo y por muchas razones se ha ido deteriorando todo eso, de hecho ahorita hay un lote baldío que yo no sé cómo es que el Ayuntamiento no llega a cercar este espacio y a ponerlo limpio o a obligar al dueño del predio a que lo arregle porque el reglamento ahí está, pero no se implementa.

—¿Qué ha pasado con todos los proyectos de revitalización de la zona fundacional?

—El problema es que a veces cuando hay dinero por parte del gobierno municipal, llaman nada más a ciertos grupos que están involucrados e interesados en la rehabilitación de estas zonas, pero no llaman al conjunto de personas que pueden dar mucha información o que pueden aportar ideas, que pongan elementos de valor en toda esta zona, pues no solamente se trata de poner una avenida bonita y pintar las rayas amarillas y poner unos topes como pusieron en una parte de esa avenida y fue desastroso; es decir, no hay proyectos integrales, no hay programas de manejo y sobre todo no hay una declaratoria de nuestro centro histórico, aunque dice el Instituto Nacional de Bellas Artes que no le llamemos Centro Histórico sino hasta que cumplamos 100 años y por lo tanto tenemos zona fundacional, pero no hay una declaratoria o intención del gobierno municipal de ver este espacio como un centro que guarda la historia de los primeros años de Cancún, es decir, no hay una visión desde el punto de vista histórico.

—Se habla de un proyecto llamado Distrito Cancún, ¿sabes en qué consiste?

—Que me perdonen las autoridades, pero Distrito Cancún… Jamás se ha usado el nombre de distrito en nuestro lenguaje cotidiano cuando nos referimos al centro de la ciudad, en donde usamos supermanzanas, términos como retornos, glorietas, andadores, usamos inclusive el término regiones pero nunca usamos el término distrito. ¿Cómo es que este proyecto fue hecho y a quién invitaron?, por lo menos a mí no me invitaron y soy una persona que lleva años en el tema de la revitalización y el rescate de la zona fundacional y por ende, a mí me parece que cuando llegan estos proyectos de la misma manera que hizo Remberto Estrada, por ejemplo, cuando anunció un proyecto para revitalización de la zona fundacional y se le pidió que lo mostrara, que dijera por qué no nos invitó, en dónde estaban las mesas de trabajo y no lo hizo. Por eso, si nada más invitan a ciertos grupos y sectores, siempre va a haber descontento, se trata como en el rescate, guardando las debidas proporciones como se hizo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en donde se debe invitar a la mayor cantidad de gente interesada e involucrada para que sea un rescate verdaderamente integral que comprenda todas las aristas que pueda tener la parte económica, la parte histórica, la parte cultural, la parte de movilidad. Por ejemplo toda esa transformación que se hizo en la avenida Tulum durante la administración de Paul Carrillo que fue promovida por la Secretaría de Turismo Estatal es verdaderamente un desastre, convirtieron una avenida perfectamente funcional en una cosa espantosa y en una avenida caótica. Entonces tenemos que recuperar estos espacios, recuperar el tramo de la avenida Tulum que se entregó prácticamente durante la administración de Remberto Estrada a todas las concesionarias del transporte público que tienen secuestrada toda una sección en donde ya no se puede circular porque están ahí las combis. Entonces, vemos que la participación ciudadana está a medias, sólo la integran quienes van a aplaudir los proyectos, no quien a lo mejor se va a oponer con bases sustentadas, pero no quieren escuchar voces disidentes o en contra porque a lo mejor ellos ya tienen todo y lo digo como en esta administración volviendo a lo de Distrito Cancún, es todo un proyecto que se ha armado sin que nadie más lo sepa o a lo mejor se lo muestran a ciertas personas una vez que el proyecto ya está, porque no ha habido un trabajo de gobernanza que es el trabajo de ciudadanía y gobierno. 

—¿Cómo consideras que se puede atender la brecha de desigualdad que sigue habiendo en Cancún?

—Siempre me remito a lo que se hizo en Colombia, en ciudades capitales como en Bogotá, Medellín inclusive, en donde se resolvieron estos problemas de desigualdad social y esto fue a través de la dotación de espacios públicos democráticos, es decir, ahí es en donde todos nos volvemos iguales, en un parque, en una avenida que es en donde todos podemos disfrutar igualdad de la ciudad. Pero mientras se sigan haciendo estos residenciales que son prácticamente cerrados y se sigan permitiendo esas colonias irregulares, siempre habrá esta brecha tan tremenda. Nuestros parques en la ciudad no tienen bancas, es más, ni siquiera son parques porque no cumplen con los requerimientos que tiene que tener un parque de accesibilidad y movilidad universal, entonces tendríamos que empezar por ahí, reconocer que nos hace falta mucho para integrar a todo tipo de personas.

Un ejemplo puntual, en la administración pasada (Remberto Estrada), en una reunión de Cabildo, todos los regidores y regidoras levantaron la mano para que se le cediera al gobierno estatal el parque del DIF, un parque importantísimo, un parque histórico, un parque que guarda la memoria de muchos niños y niñas que vivieron los primeros años de Cancún y con la mano en la cintura el gobierno municipal le entregó al estado, ese terreno para que construyeran una barda de más de tres metros que hoy por hoy está pintarrajeada.  Los parques son preventivos de violencia y ese lugar lo quieren convertir en un lugar para víctimas de violencia doméstica, primero no se pone un centro de atención de víctimas en el centro de la ciudad, eso no se hace, se pone en un lugar más escondido y segundo, era el único parque en el centro de la ciudad a donde podían ir a jugar los niños y niñas, pero ahora tenemos ese espacio espantosamente bardeado y en este caso, perdimos un parque importantísimo para la historia, para la seguridad y para la convivencia de cientos de familias que llegaban al Crucero. En el parque de El Crucero tampoco hay una sola banca en donde la gente pueda recargar la espalda, ahí estaban los albañiles, los tablarroqueros porque la intención era sacarlos y mandarlos a la Rehollada, ni una, ni otra cosa, nos hicieron verdaderamente un desastre y es ahí en donde yo creo que se ve la gran brecha.

Galería