Eugenio Derbez ya se siente parte de Hollywood

Su participación en ‘CODA: Señales del corazón’, premiada con el Oscar a Mejor Película, se convirtió en un parteaguas en la carrera del actor.

Eugenio Derbez aseguró que a pesar de que ya había tenido la oportunidad de estar en otras galas, ser parte de la última entrega del Oscar fue diferente para él.

Ahora como figura destacada de la industria cinematográfica hollywoodense, luego del triunfo de la cinta CODA: Señales del corazón como Mejor Película, Eugenio vivió en carne propia las señales de aprecio y reconocimiento a su trabajo que en el pasado había visto dirigidas a sus colegas.

“Yo crecí viendo a todas esas estrellas estando en mi casa en la colonia Narvarte, en México, y sucedió algo muy especial porque ya me había tocado estar en unas alfombras rojas y era estar codeando a Alessandra diciendo ‘¡Ay, mira!, ahí está fulano’, gente que admiraba mucho”, comentó Eugenio Derbez a Yordi Rosado.

Pero la noche del domingo, las cosas cambiaron, porque las estrellas que se encontraban en el Dolby Theater de Los Ángeles, donde se llevó a cabo la entrega del Oscar, lo ubicaban perfectamente al haber visto la película y, finalmente, darle su voto para llevarse el máximo premio de la Academia.

“Cuando me veían, eran ellos los que me felicitaban a mí y eso para mí era irreal, irreal, me gustaría describirlo con palabras, pero no tengo las palabras para describirlo”, confesó el actor mexicano de 60 años.

De la misma manera, Eugenio contó lo emocionante que fue compartir parte de la experiencia con su hijo Vadhir Derbez, sobre todo la forma en que las grandes figuras de Hollywood le hablaron.

“Mi hijo Vadhir me acompañó a las fiestas, estaba feliz y me dijo ‘Papá, nunca me imaginé que esta gente te saludara’. Le digo ‘Gracias a Dios esta película me dio mucha visibilidad y acaban de ver esta película todos y aparte ganó’.

“Ya me sentí realmente integrado, porque antes nada más los veía un poco de lejos y ya sentía que estaba ahí, pero todavía sentía que no era yo visto, y apenas anoche sentí que ya me veían diferente y eso para mí fue muy lindo”, enfatizó.

Finalmente, Eugenio Derbez se refirió al beso que lanzó al cielo cuando subió al escenario durante la premiación que acaparó las miradas de todo el mundo.

“Yo pensé que no se iba a ver porque estaba muy atrás, pero le mandé un beso a mi mamá, porque mi madre (la fallecida actriz Silvia Derbez) fue la que me impulsó siempre en esta carrera y la que sabía que yo quería ir a Hollywood. Se lo dije desde que era niño, le decía ‘mamá yo quiero estar ahí’, me decía ‘¡ay hijo!, pero es muy difícil, no quiero que te decepciones, pero tienes que saber cantar, bailar y actuar’, y gracias a ella me empecé a meter a clases de baile, de canto y demás.

“Cuando pisé ese escenario me acordé que todos los años que estuve junto a ella, me sentaba a ver los Oscares con ella, y pues sentí el deseo de mandarle un beso hasta el cielo estando parado en el escenario”, remató. (Quién)