AGENCIAS

NUEVA YORK.- Emma Coronel, esposa del narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán, se dedica a leer en una celda en la que permanece encerrada 22 horas al día.

La abogada Mariel Colón, que forma parte del equipo de defensa de Coronel, dijo a The Associated Press que ha pedido mejores condiciones de confinamiento para su clienta, ya que los custodios de la prisión sólo sacan a Coronel de la celda en la madrugada para ir a un pequeño salón interior del centro de detención en Alexandria, Virginia. Sólo pasa un par de horas en ese lugar, añadió.

“Sus condiciones de confinamiento aún no mejoran”, dijo la abogada, quien agregó: “Está todo el día encerrada”.

Coronel, de 31 años, fue detenida en febrero en el aeropuerto Dulles International, a las afueras de Washington DC. La esposa de El Chapo, quien es ciudadana estadounidense y mexicana, está acusada de participar en una asociación ilícita para traficar cocaína, metanfetaminas, heroína y mariguana. Estados Unidos la acusa además de unirse a otros para ayudar a Guzmán Loera a escapar de la cárcel del Altiplano, en Almoloya de Juárez, México, en julio de 2015.

Coronel no comparte celda con otras presas, dijo Colón, quien no respondió sobre si habla a menudo por teléfono con las hijas gemelas que tiene con El Chapo Guzmán.

“Sólo sale de su celda cuando la llevan al saloncito. Más nada. Desafortunadamente no ofrecen, no hay actividades disponibles para que se pueda distraer. Lo único que puede hacer mientras está adentro de su celda es leer”, expresó Colón.

Según investigadores estadounidenses, Coronel pasó de 2012 a 2014 mensajes de Guzmán a otros miembros del cártel para proseguir con las actividades de narcotráfico mientras evadía a las autoridades mexicanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí