Casi 500 políticos y altos funcionarios fueron beneficiados, entre ellos el expresidente Vizcarra y dos ministras

AGENCIAS

LIMA.– El gobierno y la fiscalía de Perú investigan la vacunación contra el COVID-19 a escondidas y antes de comenzar el programa oficial de inmunización, con biológicos del laboratorio chino Sinopharm a alrededor de 487 altos funcionarios, entre ellos el destituido presidente Martín Vizcarra, en un escándalo que ha costado la renuncia de dos ministras y podría empañar las compras de fármacos en pleno rebrote de la pandemia.

Las ministras de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, y de Salud, Pilar Mazetti, renunciaron y el gobierno informó que despedirá a los que se aplicaron la vacuna fuera de los ensayos clínicos y antes del inicio de la inmunización a la población.

“Me siento indignado y furioso por esta situación”, dijo el presidente Francisco Sagasti , quien acusó que los 487 funcionarios “aprovecharon su posición para ser inmunizados con las vacunas Sinopharm, que llegaron en complemento de aquellas que se usaron en los ensayos clínicos del país”.

Sagasti, quien asumió el poder a mediados de noviembre tras una de las peores crisis políticas en años, dijo que su gobierno no tuvo nada que ver con la asignación de vacunas adicionales.

El escándalo generó indignación en un país marcado por la desigualdad, donde no hay oxígeno para miles de infectados que agonizan en casa porque los hospitales no tienen espacio para más pacientes y donde han muerto más de 43 mil 700 por COVID -19, la mayoría gente sin privilegios y también funcionarios en la línea de fuego, entre ellos 310 médicos, 125 enfermeras y más de 500 policías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí