El priapismo, una erección sostenida por más de 4 horas, se ha documentado en dos casos de pacientes con COVID-19 de más de 60 años

AGENCIAS

LONDRES.- Sin lugar a dudas, el COVID-19 nos da cada día más sorpresas, y ahora sabemos que es una enfermedad multisistémica, en la que múltiples órganos y sistemas del organismo pueden ser directamente afectados por el virus.

Sus alteraciones a nivel inflamatorio tienen múltiples manifestaciones en el organismo, y ya se sabía que podían afectar al aparato reproductor masculino, provocando una dolorosa hinchazón al invadir los testiculos.

Ahora, dos casos documentados científicamente recogen que un síntoma de una infección grave del coronavirus SARS-CoV-2 puede ser el priapismo, una afección que se produce cuando la sangre queda atrapada en el pene y cuyos síntomas son erecciones de más de cuatro horas de duración no relacionadas con la estimulación sexual.

El primer caso detectado en Ohio se refiere a un hombre de 69 años con historial de obesidad que fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos tras una semana con síntomas respiratorios y que terminó muriendo por la afectación en sus pulmones. El segundo se registró en un hombre de 62 años ingresado en Versalles. En ambos casos, el único método para revertir la dolorosa erección fue retirar la sangre con una jeringuilla.

Para los profesionales médicos el síntoma probablemente sea causado por una reacción inmune exagerada llamada “tormenta de citocinas” y tiene sentido como efecto secundario del COVID-19, que se sabe que causa coágulos de sangre.

Tras la revisión de los casos, los especialistas concluyen que las complicaciones tromboembólicas que se dan en un 30% de los casos graves de COVID-19 tuvieron esta rara manifestación, impidiendo que la sangre saliera de los conductos cavernosos del pene. Sin embargo, advierten que aún no hay suficiente evidencia para identificar al priapismo como una consecuencia directa de la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí