Roberto Hernández Guerra

Cuando el Buda histórico, Sidhartha Gautama, alrededor de 500 años antes de nuestra era expuso su más importante enseñanza, el llamado “Sutra del Corazón” o de “La Perfección de la Sabiduría”, lo hizo desde una población de la India llamada Rayagriha situada al pie de una elevada montaña; con posterioridad, ésta fue llamada “Pico Banda de Buitres” por un hecho que la tradición señala y que a continuación relataremos.

Por la trascendencia de lo que impartía “el Bienaventurado” a la asamblea de monjes y discípulos reunidos para escucharlo, se agregaron seres diversos, “devas”, “asuras” y otras entidades del simbolismo oriental, pero que por su naturaleza no-humana lo hicieron tomando la apariencia de buitres posados en la elevación cercana. Cabe señalar que parte esencial del citado “dharma” es la concepción de “la no existencia inherente” de las cosas, expresada en la idea de que “la forma es vacía y la vacuidad es forma”. Nos atrevemos a pensar que es una anticipación a los descubrimientos de la “mecánica cuántica”, en referencia a que la materia no es más que energía vibrando en el espacio.

Pero regresemos dos mil quinientos años en el tiempo al México nuestro y veamos a otra banda de buitres, de naturaleza distinta, ellos sí carroñeros, que se posan simbólicamente en las elevaciones que rodean a la capital del país. Aprovechando la existencia de una grave crisis de salud y sus efectos en la economía, pretenden obtener beneficios políticos o económicos lucrando con el dolor y la muerte.

Prolijo sería mencionar a todos los que participan en esta campaña de desinformación, así como los argumentos que esgrimen. Solo pondré como ejemplo el hecho de señalar que nuestro país ocupa el segundo lugar en cuanto a fallecimientos por COVID a nivel mundial, que siendo esto una triste realidad omiten mencionar que tomando en cuenta el tamaño de la población la óptica es diferente.

Pero vayamos a las cifras relativas que son las defunciones por cada 100 mil habitantes y que nos dan otro panorama. El Diario español El País, poco afecto al gobierno de la 4 T, nos da las siguientes en su edición digital (30-12-2020): Bélgica 167, Italia 121, España 108, Reino Unido 106, Estados Unidos 102, Francia 98 y México 96. Y aunque las comparaciones son odiosas tenemos que hacerlas.

Pero la “cereza del pastel” ha sido la campaña enderezada en contra del Dr. López-Gatell, acusándolo de ser el responsable de las muertes y del crecimiento de la pandemia. Como los argumentos no tienen sustento no abundaré en ello. Lo que vale la pena mencionar es que para convencernos han publicado un libro cuyo título es “Un Daño Irreparable” dedicado al ya famoso epidemiólogo, “rock star” para unos, villano para otros. Pues resulta que la autora del libro, la Dra. Laurie Anne Ximenez, quien llega a comparar al sub-secretario de salud con el criminal nazi Dr. Mengele, es odontóloga y se ha dedicado a investigar y a publicar únicamente trabajos sobre este tema durante su larga carrera en la UNAM. Aquí no encontramos una “estafa maestra” sino a una “maestra de la estafa”.

Pero regresemos a las enseñanzas del Buda que quizás puedan servirnos en estos difíciles momentos.  Uno de sus preceptos fundamentales para alcanzar la extinción del sufrimiento es abstenerse de la mentira en todas sus formas, así como evitar los que consideran venenos mentales y que son el apego, la ignorancia y el odio. Y a propósito de este último sentimiento y de los que recientemente lo han derramado a raudales, les daremos una recomendación del “Iluminado”, que eso significa ser un Buda: “Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que la otra persona muera”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí