El incremento de la violencia ha obligado al organismo a implementar estrategias que usa a nivel internacional en zonas de conflictos armados, y a reforzar la seguridad en sus propias instalaciones

REDACCIÓN

CANCÚN.- El incremento de la violencia en Cancún ha obligado a la Cruz Roja a implementar protocolos que usa a nivel internacional en zonas de conflictos armados, y a reforzar la seguridad en sus propias instalaciones, dijo Amílcar Galaviz, director del organismo en este polo turístico, quien explicó que de atender un delito de alto impacto a la semana pasaron a tener hasta 4 o 5 en un solo turno.

Esta situación, en un balneario donde las noticias de crónica roja son cada vez más frecuentes, provocó un fuerte incremento en los costos operativos y niveles de estrés entre los paramédicos que nunca antes habían tenido, dijo a la agencia de noticias EFE.

“Cuando empezaron a suceder (los actos violentos) empezamos a tener que adecuar los procesos de seguridad para nuestro personal”, explicó; por ello, se implementó el programa nacional Acceso más Seguro, que se basa en estándares de la Cruz Roja Internacional que ya se aplican en países donde hay conflictos armados.

De acuerdo con el director de la Cruz Roja local, el incremento de sucesos violentos de alto impacto –que empezaron en zonas populares pero se fueron extendiendo a toda la ciudad e incluso a la zona hotelera–, empezó a causar serios efectos entre los paramédicos, que presentaban elevados niveles de estrés durante sus jornadas laborales, por lo que “tuvimos la necesidad de volver a traer otra vez a gente de la Ciudad de México a que nos preparara y estuviera al pendiente del personal”, indicó.

Según detalló, aunque en la ciudad hay empresas privadas que tienen el servicio de ambulancias, solamente la Cruz Roja atiende los reportes de sucesos más violentos.

Además de las repercusiones emocionales, el impacto económico de la ola delictiva que enfrenta la ciudad también ha sido elevado para esta institución: de un costo operativo promedio de aproximadamente mil 500 dólares se pasó a otro que se eleva al doble por cada salida de una ambulancia.

Los pacientes de alto impacto, como son los heridos de bala, requieren por lo general el doble de material médico como oxígeno, medicamentos, suero, gasas o vendas, porque sangran abundantemente y casi siempre presentan varios impactos.

Además, en los últimos meses han sido varios los casos de personas con heridas de arma de fuego que llegan por sus propios medios hasta sus instalaciones buscando ayuda. Ante esta situación han tenido que reforzar las medidas de seguridad no sólo en el área médica sino también en la zona de oficinas.

Tanto en el exterior como en el interior de la Cruz Roja hay cámaras de vigilancia, hay accesos son controlados de manera remota y en el estacionamiento y el área de salida de ambulancias se colocaron rejas que permanecen cerradas casi todo el tiempo.

Los heridos “llegan acá y tenemos que también hacer protocolos de seguridad para el personal médico pero no solamente para el personal médico sino también para el personal que está esperando el servicio”, indicó el experto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí