Empequeñecen productos, en vez de crecer precios

AGENCIAS

NUEVA YORK.- Desde el papel higiénico hasta el yogur, el café y la harina, los fabricantes están calladamente reduciendo el tamaño de sus empaques en lugar de aumentar los precios.

Es un fenómeno mundial: en EEUU, una caja pequeña de Kleenex tiene ahora 60 pañuelitos, cinco menos que hace unos pocos meses. El envase de yogur Chobani Flips ofrece hoy 4.5 onzas, comparado con las 5.3 de hace poco. En el Reino Unido, una lata de Nescafe Azera Americano tiene hoy 90 gramos, en lugar de 100. En la India, el jabón para lavar platos Vim pesa 135 gramos, comparado con los 155 de siempre.

La reducción del tamaño de los envases y los productos no es algo nuevo, según los expertos. Pero prolifera durante épocas de alta inflación.

El portal Consumer World comenzó a notar que las cajas de cereales se habían empequeñecido hacia fines del año pasado. El fenómeno se intensificó a partir de entonces. Puede mencionar decenas de ejemplos, como el del papel higiénico Ultra Clean Care de Cottonelle, que tiene ahora 312 pliegos comparado con los 340 de antes, o el del café Folgers, que ahora ofrece 43.5 onzas en lugar de 51, pero sigue diciendo que se pueden preparar 400 tazas de café. (Folgers asegura que emplea una nueva tecnología que produce granos más livianos).

Las empresas también pueden apelar a trucos para disimular la disminución del tamaño o la cantidad de un producto, como el uso de etiquetas más coloridas que desvían la atención del comprador.

Domino’s Pizza dijo en enero que ofrecería ocho alitas de pollo en lugar de 10 por el mismo precio de siempre, 7.99 dólares. Lo justificó diciendo que el pollo estaba más caro.

Expertos afirman que, cuando se reduce el tamaño de un envase, difícilmente vuelva a su antiguo tamaño.