Con forma de un enorme engranaje y capacidad para 400 personas, la estación Voyager arrancará obras en 2025… si consiguen el financiamiento

AGENCIAS

NUEVA YORK.- La empresa emergente Orbital Assembly Corporation ha puesto fecha a su proyecto principal: la estación Voyager, con una capacidad máxima de 400 personas, se construirá a partir del 2025 para abrir sus puertas dos años más tarde.

El proyecto será factible si llega a buen puerto la recolecta abierta de los empresarios, que buscan conseguir un monto de 23.4 millones de dólares a lo largo de este mes de marzo, de los cuales habían recaudado un millón de dólares al momento del anuncio.

La compañía pretende construir la primera estación espacial habitable con efecto de gravedad artificial, una solución tecnológica con la que pretenden superar el daño causado por la ingravidez en los músculos, huesos y, en general, en el organismo.

La idea no es un proyecto único, ni mucho menos independiente, ya que contempla acoplarse con distintas naves espaciales, como la Starship de SpaceX, con el objetivo de recibir y devolver carga y pasajeros.

La solución técnica para proporcionar gravedad artificial al hotel orbital tiene un siglo de historia y remite al legado del ‘padre de cosmonáutica’, el ingeniero visionario ruso Konstantín Tsiolkovski, el primero que ideó la posibilidad de desplegar en el espacio una estación orbital habitable en forma de rosca o de anillo giratorio; la estación debería girar alrededor de su propio eje, de tal forma que si la velocidad de rotación es lo suficientemente alta, la fuerza centrífuga sustituiría el efecto de la gravedad terrestre dentro de la estación.

El arquitecto de este nuevo ‘hotel’ orbital, Tim Alatorre, atribuye los avances actuales en el uso comercial del espacio al hecho de que los lanzamientos sean mucho menos costosos, aunque para los turistas una estadía en la órbita oscilará en alrededor de 50 millones de dólares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí