El mundo tardará años en acabar con el COVID-19

AGENCIAS

GINEBRA.- El COVID-19 obligó al mundo a replantearse la forma en cómo debe afrontar las crisis sanitarias, aunque estos cambios son demasiado lentos y se tardará años tanto en acabar con esta enfermedad.

Según el tercer informe del panel independiente de expertos creado con el beneplácito de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para analizar la gestión de la pandemia, el panorama es pesimista: estamos igual de expuestos que antes de 2020.

“Si una nueva amenaza sanitaria surgiera este año, el mundo dependería de las mismas herramientas que tenía a finales de 2019”, señaló la exprimera ministra de Nueva Zelanda Helen Clark, que lideró el panel independiente.

Con el actual ritmo y, con el desvío de la atención que provocado por nuevos desafíos como la guerra en Ucrania o la espiral inflacionaria, “podría tardarse años en lograr un fiable sistema internacional que pueda identificar y contener con rapidez una nueva amenaza pandémica, algo que puede aparecer en cualquier momento”, afirmó.

Una de las cuestiones en las que ha habido más parálisis es la referente al reparto de las vacunas: mientras en los países de ingresos medios y altos el porcentaje de personas con al menos el primer plan completa de vacunas supera el 70 %, en las naciones de bajos ingresos es de apenas el 12 %.

“Año y medio después de lograr el asombroso descubrimiento de las vacunas contra la covid, 2.800 millones de personas en el planeta siguen esperando una primera dosis”, previno la experta del panel Joanne Liu, expresidenta de Médicos Sin Fronteras (MSF).

En este nuevo informe se estima que muchos países no van a alcanzar la meta fijada por la OMS de lograr un 70 % de personas vacunadas en sus territorios a mediados de este año, entre ellos naciones latinoamericanas como México, Bolivia o Paraguay, todas las de África, gran parte del este europeo o gigantes como India y Estados Unidos.