El mar Muerto acelera encogimiento

0
0

AMÁN.- El mar Muerto, una espectacular masa de agua en pleno desierto, entre Israel, Cisjordania ocupada y Jordania, bordeado en su parte oeste de unos abruptos acantilados, ha perdido un tercio de su superficie desde los años 1960. Cada año, sus aguas retroceden alrededor de un metro y dejan tras de sí un paisaje lunar, una tierra blanqueada por la sal y repleta de unos enormes agujeros, conocidos como dolinas, causadas al disolverse las placas de sal subterráneas, de hasta diez metros de profundidad y que se han multiplicado en los últimos veinte años a orillas del lago.