El hongo que encoge el cerebro con sólo tocarlo

Esta especie mortal denominada coral de fuego fue descubierta China en 1895 y no hay cura contra los efectos de sus esporas

CANBERRA.- El hongo coral de fuego es el único que puede transmitir toxinas por la vía cutánea, es decir, no es necesario ingerirlo para que envenene a un ser humano.

Este hongo mortal fue descubierto por primera vez en China en el año de 1895 y los especialistas que han investigado el poder de sus esporas aseguran que puede provocar la extinción de cualquier especie en cuestión de días y hasta encoger el cerebro humano si se tiene el mínimo contacto.

Comúnmente encontrado en las raíces de los árboles y en el suelo, el hongo produce al menos ocho compuestos tóxicos que pueden ser absorbidos directamente a través de la piel y las consecuencias inmediatas al estar en contacto son fallas multiorgánicas, paros respiratorios y encogimiento del cerebro.

Se encuentra predominantemente en Asia. Por lo que, se puede también hallar en Corea, Japón e Indonesia; sin embargo, su hallazgo en una región remota de Australia sorprendió a los especialistas y ahora analizan si el hongo de coral de fuego es nativo de esa zona desde hace millones de años.

Básicamente por su aspecto, los pescadores o gente que tiene contacto consideran que es comestible. Pero al ingerirlo, no existe tratamiento o cura conocida que revierta su poderoso veneno, explicaron trabajadores del Herbario Tropical Australiano (ATH, por sus siglas en inglés).

Ingerirlo puede resultar fatal, y hay varias muertes registradas en Japón y Corea, donde la gente ha preparado y bebido un té con coral venenoso, al confundirlo con otros hongos comestibles. (NatGeo en español)