El extraño ritual en el que Megan Fox y su novio toman su sangre

0
36

La pareja tiene la costumbre de beber unas gotas de la sangre del otro, aunque él se ha ofrecido a cortarse el pecho con un cristal roto para que ella pueda absorber su alma.

Megan Fox y Machine Gun Kelly se han convertido en una de las parejas más extravagantes cuando salió a la luz que ella le había regalado un colgante que contenía una gota de su sangre cuando tuvieron que separarse durante unas semanas por trabajo.

Unos meses más tarde, la actriz y el cantante anunciaron sus planes de casarse explicando que el artista le había propuesto matrimonio con un anillo que incluía espinas para que le hiciera daño si alguna vez intentaba quitárselo, y que sellaron su compromiso bebiendo la sangre del otro.

Según acaba de confirmar ahora Megan, la pareja sigue haciéndolo en alguna que otra ocasión como parte de un ritual. «Supongo que eso confundirá un poco a la gente y nos imaginarán con cálices como si estuviéramos en Juego de tronos. Pero son solo unas gotas», explicó la actriz en declaraciones a Glamour.

Megan recalcó que nadie ha resultado herido de gravedad en ese tipo de ceremonias ni pierden demasiada sangre, aunque sí dependiera de su futuro esposo, la practica sería mucho más arriesgada.

«Él es mucho más descontrolado, exagerado y caótico, y está dispuesto a abrirse el pecho con un cristal roto y decirme: ‘Toma mi alma'», bromeado, aunque también reconoció que «muchas veces» ha ocurrido algo muy parecido.

Fue en enero cuando la pareja anunció que se habían comprometido después de un año y medio de noviazgo. La actriz de 35 años compartió un video de su propuesta íntima con sus seguidores de Instagram, citando que tuvo lugar el martes 11 de enero.

Fox señaló en el extenso pie de foto de su publicación que ella y el músico de 31 años «bebieron la sangre del otro» después de que ella aceptó su propuesta. En las imágenes que posteó se ve a Kelly arrodillándose en un lugar especial para la pareja, mientras Fox estaba en estado de shock con las manos sobre la boca. (Quién)