EL CIELO DE LA OPOSICIÓN

Monkeypox, un brote que debemos contener con el aprendizaje del VIH

Roberto Guzmán

La salud es un derecho inalienable de todas las personas, así como

 el respeto irrestricto a la dignidad humana. De allí la importancia

de garantizar la no discriminación, los estigmas ni la homofobia”.

Considero que la mejor protesta es mantenernos informados para saber a qué nos enfrentamos y para conocer mucho más de lo que debemos exigir para el control de un nuevo brote declarado como una emergencia internacional por la OMS.

Hasta el día de hoy España había registrado dos fallecimientos por meningitis en hombres contagiados por la viruela símica, siendo estas las dos primeras muertes confirmadas desde su brote en Europa y fuera de África y si bien aún no sabemos mucho sobre el comportamiento de este virus, la responsabilidad de que se nos mantenga informados es una obligación del estado la cual debe ser incluyente y libre de toda fobia.

Desde los años 80, la lucha contra el VIH nos dio herramientas pero sobre todo lecciones que deben encender respuestas a quienes trabajamos en la lucha contra VIH con poblaciones claves, tanto para prevenirlas e informarlas de manera científica sobre lo que este brote está provocando en las distintas comunidades expuestas, pues de acuerdo a un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, la mayoría se está propagando en hombres que mantienen prácticas sexuales con otros hombres HSH y en comunidades que viven con VIH.

Conforme a datos de Sectur, la presencia del turismo de todos los niveles en Quintana Roo esta temporada vacacional, sea internacional o nacional, sin importar cómo están llegando, si por carretera, avión o por plataformas digitales o por agencias de viajes, cumple con un pronóstico exitoso de temporada, aunque a la fecha ni la autoridad ni el grupo de hoteleros ha implementado campañas de información preventivas en los tres destinos más visitados, tanto en sus aeropuertos, terminales marítimas como terrestres, centros de esparcimiento, antros, lugares de encuentro, casas de masajes o vapores; es responsabilidad de las autoridades y gobiernos, quienes desde que se declaró el brote sanitario debieron ya ser contundentes ante esta emergencia que podría desencadenar una ola de nuevos contagios por la forma de que se transmite este virus.

La viruela símica (o viruela del mono) es una enfermedad viral causada por un agente de la misma familia que causa la viruela. No tiene absolutamente ninguna relación con la varicela ni el herpes, y se tiene conocimiento de esta enfermedad desde hace varias décadas. La exposición al virus ocurre al abrazar estrechamente, besar a una persona que se encuentra en alguna de las fases de la enfermedad, y su exposición es más prolongada durante las relaciones sexuales (anales, orales o vaginales), por ello la transmisión puede ser más directa durante un encuentro sexual.

Hasta hoy no hay evidencia de que el virus Monkeypox se encuentre presente en el semen o las secreciones vaginales, por ello no se considera una infección de transmisión sexual; sin embargo, la transmisión del agente causal puede ocurrir y de hecho ocurre durante las relaciones sexuales y NO A TRAVÉS DE LAS MISMAS.

En ese sentido, Redpositiva de Quintana Roo ha exhortado e invitado, tanto por vía de este medio como en redes sociales, a conformar un frente de prevención e información, a que se sumen y consideren el riesgo de que, en medio de este brote de la viruela símica, el estigma, la homofobia y la discriminación que históricamente hemos vivido los hombres que tenemos sexo con otros hombres (HSH) por el VIH, “resurja y se agudice” por ser hasta el momento, el grupo poblacional mayormente afectado.

No sé usted, mi estimado lector, pero la lucha contra el VIH debe recordarnos en esta coyuntura en la cual la viruela símica esta afectando principalmente a los HSH, que los estigmas y la homofobia no pueden resurgir para violentar la dignidad y los derechos de nuestras comunidades.