Radicales llaman a concentración armada en el Capitolio para oponerse a la investidura de Biden, el 20 de enero, advierte FBI; Washington, en estado de emergencia

AGENCIAS

WASHINGTON.- Estados Unidos pasa actualmente por uno de los peores momentos de su historia democrática. La gestión de Donald Trump, en la que ha sucedido de todo y marcada por su enfrentamiento con la prensa, será recordada sin embargo por lo sucedido en sus últimos días como presidente. La toma del Capitolio, sede del Poder Legislativo del país, ha supuesto cruzar una línea por la que deberá rendir cuentas.

Los demócratas dieron el lunes el primer paso para lanzar el cuarto impeachment de la historia del país, el segundo contra Donald Trump, presentando el documento en la Cámara de Representantes en el que se acusa al todavía presidente de “incitación a la insurrección” por su papel instigador en la toma del Capitolio, que terminó con cinco fallecidos.

Además, los demócratas concedieron al vicepresidente Mike Pence,un plazo de 24 horas para destituir a Trump por incapacidad invocando la 25ª Enmienda de la Constitución, pero todo apunta a que esto no va a suceder.

Las imágenes que se vieron el pasado miércoles pueden volver a repetirse, como demuestran foros radicales conservadores en internet, que han comenzado a animar a sus simpatizantes a concentrarse con armas en todo el país y de nuevo en el Capitolio, con el fin de oponerse a la investidura la semana próxima del demócrata Joe Biden.

“El FBI tiene información de un grupo armado identificado que tiene la intención de viajar a Washington el 16 de enero. Han avisado que si el Congreso intenta sacar al presidente [Trump] por medio de la enmienda 25 habrá un gran levantamiento”, dijo el FBI en un boletín informativo.

En su enésima contradicción, Donald Trump decidió decretar, hasta el 24 de enero, el estado de emergencia en el distrito de Columbia, en cuya capital, Washington D.C., se llevará a cabo la investidura de Joe Biden. Trump ha aludido a “condiciones de emergencia” ante la inauguración presidencial para tomar esta decisión, que permite al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias intervenir y ayudar a las fuerzas de seguridad de la ciudad en caso de ser necesario. La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, había pedido horas antes reforzar la seguridad tras lo sucedido hace apenas una semana en el Capitolio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí