Dirigir Harry Potter, el deseo incumplido de Guillermo del Toro

LOS ÁNGELES.- Incluso los directores con mejor reputación tienen deseos no cumplidos dentro de su historial. El más reciente fue el revelado por Guillermo del Toro, quien deseó haber sido parte de la extensa lista de directores de cine que pasaron por la franquicia de Harry Potter, una de las más importantes del cine contemporáneo.

Del Toro comentó a The Independent que le habría gustado dirigir Harry Potter y El Prisionero de Azkaban, estrenada en 2004 bajo la dirección de Alfonso Cuarón, la tercera película de un total de ocho.

Se sabe que en la agenda de Warner Bros. se barajaron los nombres de Marc Forster, M. Night Shyamalan y Kenneth Branagh, además de Del Toro como una de las opciones que más les interesaba para encargarse del filme; sin embargo, cuando el director explicó el tono más oscuro que le habría gustado darle a la producción, terminó generando dudas en el estudio.

De hecho, el director mexicano admite haberse sentido más atraído posteriormente por los volúmenes finales de la saga, en particular por Harry Potter y las reliquias de la muerte, precisamente por su contenido más duro en relación con las primeras producciones, cuyas penumbras argumentales pudieron haberse integrado de buena manera con su estilo cinematográfico. Se trata, finalmente, de una de esas posibilidades del cine sobre las que nunca habrá certeza, más allá de comentarios y la imaginación de lo que pudo haber sido. (Hipertextual)