Organizaciones de turismo critican las acciones radicales de Ottawa; recomiendan la aplicación de pruebas antes de realizar los viajes

MÉXICO.- La suspensión de vuelos de Canadá a México hasta el 30 de abril como medida de prevención para mitigar los contagios de COVID-19 es una decisión desafortunada que afectará gravemente la economía de ambas naciones, aseguró el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el organismo, las medidas que deben ser tomadas en este momento es aplicar pruebas de bajo costo a la salida de los pasajeros, así como la puesta en marcha de un modelo de rastreo de contactos y no cerrar fronteras o cancelar vuelos de manera drástica.

Gloria Guevara Manzo, presidenta y directora general del WTTC, reconoció que Canadá ha hecho una buena labor con el control de contagios en la primera etapa, pero cerrar fronteras y cancelar vuelos asumiría que 100% de la población de esos países donde dejarán de volar están contagiados. “Es fundamental que Canadá trabaje con otros gobiernos en una estrategia efectiva para enfrentar esta crisis”, apuntó.

Por su parte, la Asociación de Secretarios de Turismo (Asetur), expresó su preocupación por la medida, pues “tendrá serias afectaciones a la industria de los viajes y el turismo”. Juan Carlos Rivera Castellanos, presidente de la Asetur, consideró que la suspensión de vuelos ha demostrado no ser la solución para contener el virus, y lo conveniente es la aplicación de pruebas rápidas en los aeropuertos, así como el uso de mascarillas y todas las medidas de higiene y desinfección. (Con información de La Jornada)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí