Descubren maldición milenaria en tumba de Israel

AGENCIAS

JERUSALÉN.- Arqueólogos israelíes han descubierto inscripciones en las catacumbas de Beit Shearim, la ciudad que se convirtió en el centro de la cultura y la educación judías tras la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. Una de las frases es una maldición escrita en la entrada de una tumba con pintura parecida a la sangre.

Aunque las catacumbas de Beit Shearim han sido ampliamente estudiadas, los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel y de la Universidad de Haifa revelaron el hallazgo de un complejo de cuevas funerarias en las que hace unos mil 800 años fue enterrado un converso al judaísmo llamado Yaakov HaGer, que significa Jacob el Prosélito.

Simultáneamente a la tumba del converso, los investigadores también descubrieron dos inscripciones en griego escritas con pintura roja.

La pequeña inscripción en la pared contiene la palabra ‘Judá’ y, según los científicos, se refiere al propietario de la tumba. Sin embargo, la segunda les resultó más interesante, ya que su objetivo sería disuadir a los ladrones de tumbas de exhumar los restos.

En una losa de piedra situada a la entrada de la tumba, ocho líneas transmiten el siguiente mensaje: «Jacob el Prosélito jura maldecir a quien abra esta tumba, para que nadie la abra. Tenía 60 años».

De acuerdo con los investigadores, la última frase está escrita con un tipo de letra diferente, por lo que creen que pudo haberla añadido otra persona tras la muerte de Jacob.