AGENCIAS

EL CAIRO.- Arqueólogos descubrieron en Egipto el cementerio de animales más antiguo, de casi 2,000 años, lleno de restos de gatos y monos que lucen collares con cuentas de conchas, vidrio y piedra.

Los antiguos egipcios son conocidos por momificar innumerables animales para honrar a los dioses, pero este cementerio es diferente, señaló la investigadora líder del estudio Marta Osypinska, zooarqueóloga de la Academia Polaca de Ciencias en Varsovia. A diferencia de algunos animales momificados que fueron enterrados en otros sitios, a veces por inanición o un cuello roto, ninguna de las criaturas en este cementerio, ubicado en las afueras del puerto de Berenice en el Mar Rojo, mostró signos de haber muerto a manos de personas.

En cambio, “tenemos animales viejos, enfermos y deformados que tuvieron que ser alimentados y cuidados por alguien”, dijo Osypinska. “Tenemos animales (casi todos) que se entierran con mucho cuidado. Los animales se colocan en una posición para dormir, a veces envueltos en una manta, a veces cubiertos con platos”.

Otras pistas indicaron que estos animales eran mascotas, incluido el hecho de que muchos de los gatos llevaban collares de hierro o de cuentas, “a veces muy preciosos y exclusivos”.

Muchos estudiosos sostienen que el mundo antiguo no tenía el concepto de “mascotas”, pero “nuestro descubrimiento muestra que los humanos tenemos una profunda necesidad de la compañía de los animales”, precisó Osypinska.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí