La exposición del SARS-CoV-2 a altas temperaturas, incluso en poco tiempo, puede inactivar el virus de tal forma que ya no pueda infectar a otro huésped humano

AGENCIAS

AUSTIN.- Un grupo de científicos de la Universidad de Texas A&M han diseñado un sistema experimental que demuestra que la exposición del SARS-CoV-2 a altas temperaturas, incluso si dura menos de un segundo, puede bastar para neutralizar el virus de modo que ya no pueda infectar a otro huésped humano.

Los expertos calentaron a casi 72 grados Celsius la sección de un tubo de acero inoxidable, a través del cual pasaba la solución que contenía el coronavirus durante aproximadamente medio segundo, enfriándola justo después.

De este modo, se dieron cuenta que el proceso térmico puede reducir la cantidad del virus en la solución en 100,000 veces, lo que bastaría para neutralizarlo y prevenir la transmisión en un tiempo significativamente más corto de lo que hasta ahora se creía posible (entre uno y veinte minutos).

“El potencial impacto es enorme”, explicó Arum Han, coautor del estudio. “Tenía curiosidad por saber cuán altas son las temperaturas que podemos aplicar en un período tan corto y ver si, de hecho, podíamos inactivar por calor el coronavirus en muy poco tiempo”, añadió.

El profesor cree que el método hallado podría implementarse con los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado existentes y podría utilizarse para combatir otros virus como el de la influenza, que también se propaga por el aire, en caso de que logren desarrollar un sistema de purificación de aire a partir de ese descubrimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí