DESAPARICIONES, LA PUNTA DEL ICEBERG: DENISSE POHLS

0
37

Periodista y escritora, su libro ‘Hasta Encontrarte…” reseña la dolorosa historia del colectivo Las Rastreadoras del Fuerte, que recorre desiertos y basureros de Sinaloa en busca de fosas clandestinas

 SALVADOR CANTO

La desaparición forzada no es un crimen aislado, es la punta del iceberg de un gran glaciar de violencia, vulnerabilidades y delitos, sentenció la periodista y escritora Denisse Pohls, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

Sostuvo que en México estamos frente a un panorama desalentador que no va a cambiar mientras la sociedad no lo haga, no se dejen de consumir estupefacientes, prostitución, pornografía y todos los negocios asociados al narco.

Pero principalmente “mientras no elijamos otras autoridades y exijamos justicia, no va a cambiar nada”, afirmó la autora del libro ‘Hasta Encontrarte, Crónicas de Búsqueda de Las Rastreadoras del Fuerte’.

De Viva Voz, la también fotógrafa y buzo profesional, además de autora de varios poemarios infantiles que es su especialidad, quien es originaria de León, Guanajuato, en donde radica actualmente, alternando algunos meses al año con estadías en Cozumel, compartió parte de sus anécdotas vividas para el desarrollo de su último libro y señaló que desde el 2006 a la fecha las desapariciones forzadas suman poco más de 89 mil casos en el país.

Reconoció lo complicado y triste que le fue experimentar, entender y ver de primera mano el sufrimiento que la gente pasa al ser víctima de la desaparición forzada de algún familiar en manos del crimen organizado.

Pero más aún —dijo —, por la indolencia y falta de sensibilidad de las autoridades por atender esta situación que cada vez es más grave en todo el país.

 

—¿Qué significa para ti la poesía para niños?

—La poseía infantil es un género espectacular, porque que te abre las puertas de la imaginación, tanto como creador como lector aunque seas adulto, es un género súper amigable e infinito, tiene una plasticidad de color y todo es bien padre. Tengo ya muchos años especializándome en la poesía infantil y ya estoy preparando un poemario sobre las momias de Guanajuato.

 

—Háblanos de tu más reciente libro, ‘Hasta encontrarte’, en donde narras la historia de cómo una madre se convierte en detective forense para encontrar a su hijo desaparecido.

—Para empezar, es un libro de crónicas de no ficción que cuenta la historia de Mirna Medina, quien es la fundadora del colectivo Las Rastreadoras del Fuerte. Se trata de historias reales y está escrito dentro del estilo de periodismo gonzo (subgénero del nuevo periodismo, que plantea un abordaje directo de la noticia, llegando hasta el punto de influir en ella, y convirtiendo al periodista en parte importante de la historia, como un actor más), en donde yo estuve como voluntaria en Sinaloa, viví con las mujeres del colectivo, trabajé con ellas y después narré sus historias. En resumen, el libro habla de Mirna Medina, de cómo en el 2014 fundó el colectivo después de la desaparición de su hijo Roberto Corrales, a quien levantaron, lo desaparecieron y ante la omisión y la indolencia de las autoridades decide buscarlo por su cuenta y primero se va a los hospitales a buscarlo en vida y cuando no lo encuentra comienza a buscarlo en el desierto, en los montes y bueno, lo encuentra después de tres años, pero en una fosa clandestina.

 

—¿Cómo podría interesarse la gente en adquirir el libro?

—Este es un libro para todos aquellos que quieran acercarse al tema de la desaparición en México pero no desde las cifras, sino desde el coste humano, desde el sufrimiento de las familias de las personas desaparecidas que son destrozadas por la ausencia, la espera, el no saber dónde está su ser querido y cuyo único sostén es esta red de mujeres, Las Rastreadoras, hermanas del mismo dolor, con quienes buscan, incansables, valientes, a sus “tesoros”. Lo que te puedo decir es que hay una frase como “Te buscaré hasta encontrarte”, que utilizan Las Rastreadoras, con lo que demuestran cómo su amor incondicional vence el miedo y la muerte. Sólo su amor es capaz de convertir la búsqueda de fosas clandestinas en un acto de esperanza. “No buscamos huesos, buscamos tesoros”, es el lema del colectivo, para recordarnos que cada persona desaparecida es un ser humano y tiene una familia que la espera.

 

—¿Cómo fue tú experiencia en el día a día con el colectivo?

—Fue muy triste experimentar y ver esta realidad de cerca, compartir el dolor de estas mujeres tan valientes, pero a la vez fue muy bonito también porque me adoptaron como parte de su familia y pude compartir con ellas muchas alegrías, me invitaban a comer, ya sabes, como parte de una familia. Pero sí fue durísimo entender y ver de primera mano el sufrimiento de las mamás, de las esposas, de las abuelitas y ser testigo de las múltiples violencias que sufren estas familias a causa del crimen de la desaparición forzada. Hay muchas personas vulnerables, de la tercera edad que en verdad han sufrido violencia de género, pobreza, falta de oportunidades, y entonces conocer esta realidad fue sumamente impactante y emocionalmente desgastante y muy triste, y sí me llenó de impotencia por no poder cambiar la realidad de tantas personas que sufren este problema.

 

—Desde tu perspectiva, ¿cuántas historias más existen en México como el caso de Mirna Medina que no son escuchadas?

—La última actualización del comité de búsquedas es que hay más de 89 mil personas desaparecidas desde el 2006, en lo que fue el inicio de la guerra en contra del narcotráfico, entonces, en el libro yo cuento los testimonios de al menos unas 10 rastreadoras de manera protagónica, pero alrededor de ellas hay muchas más, el colectivo está formado por más de mil miembros y entonces, este libro es una probadita nada más para poderle poner rostro a los números. Esto es muy diferente de cuando te dicen una cifra “oficial” de personas desaparecidas, a cuando estás en el día a día con esas mujeres que no saben en donde está su hijo o hija y eso provoca que su vida se detenga y vivan en un limbo total de tristeza y desesperación porque son muchas familias.

 

— ¿Crees que dentro de estos números oficiales de personas desaparecidas existe también alguna cifra negra?

—Totalmente de acuerdo, de hecho la misma señora Mirna Medina nos comenta que la cifra “oficial” hay que multiplicarla por tres, primero porque no todas las personas denuncian por vergüenza o porque piensan que no va a servir de nada y aceptémoslo, muchas veces no sirve de nada poner una denuncia, existe temor y también nos pone a pensar qué tanto nos está diciendo la verdad el gobierno, pues sabemos que las cifras no son exactas, las burocracias gubernamentales son bastante ineficientes y que además, posiblemente no convenga decir toda la verdad.

 

—Adentrada en este tema por lo vivido con el colectivo Rastreadoras, ¿cuál es el panorama que ves de México en torno al tema de las desapariciones?

—Es un panorama negro en todo el país, no nada más en el norte; es que antes hablábamos de estados o ciudades conflictivas, de puntos rojos, pero ahorita la verdad es que todo el país está envuelto en una violencia inusitada. La verdad es que los ciudadanos ya nos acostumbramos, también ya normalizamos la violencia. Yo me acuerdo que tan sólo en la ciudad de Cancún, las personas asesinadas víctimas del narco pasaron de 500 casos solamente en el 2018, nada más que las cifras no se van a compartir porque es un estado turístico, pero también así estamos en Guanajuato en donde acaban de encontrar en Salvatierra una zona de fosas clandestinas, también en Veracruz y entonces, estamos frente a un panorama desalentador que no va a cambiar mientras la sociedad no cambiemos, no dejemos de consumir estupefacientes, prostitución, pornografía y todos estos negocios asociados al narco, además mientras no elijamos otras autoridades y exijamos justicia, no va a cambiar nada.

 

—¿Crees que la ciudadanía tendría que ser más sensible?

—Yo creo que sí, creo que como ciudadanos tenemos que dejar de juzgar, callarnos la “bocota” cuando una persona es víctima de desaparición forzada. No debemos de revictimizar a la víctima con frases como que seguramente andaba mal, tenemos que sensibilizarnos, tenemos que ayudar como sociedad, tender la mano a otras personas. Si algo aprendí con este libro, es que la desaparición forzada no es un crimen aislado, es la punta del iceberg de un gran glaciar de violencia, vulnerabilidades y delitos, entonces creo que nos tenemos que poner las pilas como sociedad, ayudar a los otros, sensibilizarlos mucho sobre el tema y ser más empáticos.

 

—Denisse, aunque ahora estás radicando en León, sabemos que alternas tu estancia en Cozumel, en ese sentido, ¿qué le dirías a la gente de Quintana Roo?

—Hago un llamado a que se cuide mucho el asunto de la desigualdad, Quintana Roo es un estado hermosísimo y quienes nos dedicamos al turismo es por tanto trabajo y descuidamos a nuestras familias, mucho el medio ambiente y creo que cada lugar tiene sus retos, creo que debemos de ser bien conscientes hoy en cuanto a los problemas que aquejan a nuestra sociedad y sobre todo, participar activamente y con esto no se trata ser activista de escritorio o de redes sociales, sino ponerse las pilas en lo que esté a tu alcance hoy en tu ciudad, en tu comunidad para ayudar y a conservar el ambiente para disminuir un poco las vulnerabilidades que hay como el darle de comer a quien no tenga que comer, cuidarle los hijos a una mamá que tenga que trabajar y así sucesivamente.

 

*****

 

EL DATO

 

En México la cifra oficial de personas desaparecidas supera las 89 mil víctimas y los “tesoros” encontrados no siempre vuelven a casa: hay más de 37 mil cuerpos sin identificar en las morgues de los estados, más un número indeterminado de osamentas no identificadas y sin prueba de ADN que han sido sepultadas en las fosas comunes de los cementerios municipales de todo el país. Más de 100 colectivos en México se dedican a buscar a sus familiares desaparecidos.

 

*****

 

‘Hasta Encontrarte’: reseña

‘Hasta Encontrarte’ cuenta la historia de Mirna Medina y Las Rastreadoras del Fuerte: un colectivo de mujeres que recorren los desiertos y basureros de Sinaloa en busca de fosas clandestinas.

Habla de cómo con palas, machetes y una varilla horadan la tierra en busca de su ser querido desaparecido, en busca del “aroma”, de un “tesoro”: un cuerpo humano escondido en una fosa clandestina.

Son madres, abuelas, esposas, hermanas, hijas y sobrinas de personas desaparecidas a manos del crimen organizado. Estas son las crónicas de sus búsquedas y sus testimonios.

Se trata de un libro de crónicas de no ficción escrita por la poeta y periodista Denisse Pohls y a diferencia de otros libros sobre personas desaparecidas, ‘Hasta Encontrarte’ está escrito dentro del estilo periodístico gonzo, gracias a que la autora trabajó como voluntaria para el colectivo durante seis meses en 2019.

GALERÍA

 

*****

¿Quién es Denisse Pohls?

Nació en León, Guanajuato en 1986, es poeta, periodista, fotógrafa y buzo. Ha publicado los poemarios ‘Navíos’, ‘Hora Pico’, ‘Eres Delicioso’, el poemario para niños ‘La Isla Azul Poemarinos’ y el álbum ilustrado para niños ‘Guacamayo y sus pelos parados’. Es creadora del proyecto Poesía Itinerante que promueve poetas mexicanos desde 2014. Becaria del PECDA Guanajuato 2021. Actualmente trabaja en el libro para niños ‘Macabras leyendas en verso de la Niña Momia descalza’. Es licenciada en periodismo por la escuela Carlos Septién. Radica en su tierra natal, pero alterna algunos meses viviendo en Cozumel, Quintana Roo.

El libro ‘Hasta Encontrarte: Crónicas de Búsqueda de Las Rastreadoras del Fuerte’ está disponible en https://www.amazon.com.mx/dp/B097WSB5KZ.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí