AGENCIAS

LOS ÁNGELES.- Una investigación focalizada en 817 adultos mayores con COVID-19 concluyó que el delirio es un síntoma común. Así lo determinó un grupo de científicos estadounidenses que observó que 226 ancianos –el 28% de la muestra– fueron diagnosticados con delirio luego de cursar la fase aguda de la enfermedad.

Según advirtieron, se encuentra presente en uno de cada tres casos en mayores de 65 años. El grupo estudiado tenía una edad promedio de 78 años, y 84 pacientes con signos de este cuadro mental (el 37% del total) no tenían ningún síntoma típico o frecuente del nuevo coronavirus tales como fiebre o dificultad para respirar.

Durante el estudio, 84 pacientes con delirio diagnosticado murieron en los hospitales en donde permanecían internados y los investigadores alertaron que este síntoma –descrito por la Clínica Mayo como una alteración seria de las capacidades mentales que genera pensamientos confusos y una disminución de su consciencia sobre el entorno– aumentó el riesgo de muerte en un 24% y la probabilidad de ingreso en una Unidad de Terapia Intensiva (UTI) en un 67%.

“El comienzo del delirio suele ser rápido, en un plazo de horas o algunos días y por lo general, puede deberse a uno o más factores contribuyentes, como una enfermedad grave o crónica, cambios en el equilibrio metabólico (como bajo sodio), medicamentos, infección, cirugía, o intoxicación o abstinencia por alcohol o drogas”, precisa Clínica Mayo.

La afección es causada por problemas en el cerebro y puede hacer que las personas sean más propensas a enfermarse gravemente o morir en el hospital porque sus cuerpos generalmente se vuelven más débiles y menos capaces de recuperarse, y los efectos en el cerebro pueden ser duraderos o permanentes. El estudio fue publicado recientemente en la revista JAMA Network Open y analizó 817 casos de COVID-19 en personas mayores de 65 años en siete hospitales de EEUU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí